Sentencia 5975 de agosto 30 de 1993 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN SEGUNDA

CONVENCIÓN COLECTIVA

AUTENTICACIÓN DE LAS COPIAS

EXTRACTOS: «El Tribunal confirmó la absolución dispuesta por el juez de primera instancia porque prohijó el desacertado criterio de su inferior, según el cual para que la copia de la convención colectiva aportada al proceso tuviera fuerza probatoria era necesario que por el funcionario que la expidió se hubieran rubricado todos los folios de la misma, pues estimó que era dable aplicar analógicamente lo dispuesto en el artículo 85 del Decreto 960 de 1970, norma que exige al notario que expide una copia que rubrique todas las hojas del documento y las selle.

Indudablemente esta exigencia de los falladores de instancia constituye un craso error, pues, como lo sostiene acertadamente el recurrente, lo relativo a las formalidades que debe cumplir la convención colectiva para que produzca efectos como tal está previsto en el artículo 469 del C. S. T.; y en cuanto a la forma de probar la existencia de la convención, jurisprudencialmente tiene dicho la Corte que debe acudirse a la copia expedida por el correspondiente funcionario en cuya oficina se encuentre depositado el convenio colectivo; pero sin que en ningún momento se haya exigido que dicha copia reúna los requisitos indicados en el artículo 85 del Decreto 960 de 1970. Quiere esto decir que por este aspecto le asiste razón al cargo y rigurosamente este error lo cometió la sentencia.

Sin embargo de lo anterior, en lo que sí no le asiste razón al recurrente es cuando presenta el yerro como un error de hecho manifiesto, pues, de acuerdo con la argumentación del juez de la causa y que el Tribunal de apelación hizo suya, la carencia de autenticidad de la convención colectiva fue debida a la circunstancia de no haberse cumplido por el funcionario que autorizó la copia obrante en autos la exigencia legal que el artículo 85 del Decreto 960 de 1970 le impone al notario que expide copia de los documentos que reposan en su archivo. Requisitos exigidos por la ley que consideró aplicables por analogía a la autenticación de las copias que expida cualquier otro funcionario público de un documento que repose en su archivo. Este notorio desacierto del fallador de alzada no implicó, sin embargo, un error de hecho manifiesto sino una aplicación indebida de la ley».

(Sentencia de agosto 30 de 1993. Radicación 5975. Magistrado Ponente: Dr. Rafael Méndez Arango).

___________________________________