Sentencia 6047 de abril 21 de 1994 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN PRIMERA

DECLARATORIA DE UNIDAD DE EMPRESA

LITISCONSORCIO DE LAS SOCIEDADES AFECTADAS

EXTRACTOS: «Se duele el censor de la aplicación que le dio el Tribunal al artículo 51 del C. de P.C. en cuanto apreció que al no haberse constituido el litisconsorcio necesario para integrar el contradictorio, faltaba uno de los presupuestos procesales para fallar y consecuencialmente se declaró inhibido de hacerlo.

La ley establece cuándo es necesaria la conformación del litisconsorcio imponiéndolo expresamente o remitiendo a la naturaleza sustantiva del asunto jurídico a tratar. Sobre la manera de establecer cuándo este litisconsorcio es necesario el artículo 83 del C. de P.C. establece la regla general, obligando su conformación cuando el proceso verse sobre actos jurídicos o relaciones sobre los cuales no sea posible resolver de mérito sin la comparecencia de las personas que sean sujetos de tales relaciones.

En el sub examine se discute acerca de si cuando el demandante acude a la jurisdicción con el fin de obtener la declaratoria de unidad de empresa de varias sociedades creadas independientemente, es necesario que todas ellas sean citadas a comparecer dentro del proceso, o si por el contrario, el hecho de señalar a una sola de estas como matriz de las otras, lo libera de tal citación, habilitándolo para dirigir la demanda únicamente contra esta última.

Pues bien, la declaración de unidad de empresa consiste en un reconocimiento administrativo o judicial que tiene por objeto impedir el desmejoramiento de la situación del trabajador provocada por la fragmentación del capital o del tiempo necesario para obtener algunas prestaciones establecidas por la ley o las convenciones colectivas. Tal declaración al ser administrativa, beneficia a todos los trabajadores que en el momento de expedirse la resolución prestan sus servicios efectivos para las diferentes personas que conforman la empresa, y obliga a las personas jurídicas sobre las cuales recae tal declaración. De otra parte, la declaración de unidad de empresa judicial, beneficia a los trabajadores implicados en el proceso correspondiente, pero sigue obligando a las personas que la providencia señala como sujetos de la unidad de empresa.

Dijo la Corte al referirse al litisconsorcio necesario “La característica esencial del litisconsorcio necesario es el supuesto de que la sentencia haya de ser única y de idéntico contenido para la pluralidad de partes en la relación jurídico procesal, por ser única la relación material que en ella se controvierte; unicidad ésta que impide hacerle modificaciones que no puedan operar conjuntamente frente a varios sujetos”.

Al confrontar la característica esencial del litisconsorcio necesario con la norma sobre la que el ad quem consideró que resultaba indispensable el litisconsorcio, se tiene que la sentencia que declare la unidad de empresa vincula no sólo a la sociedad que el demandante considere como matriz, sino también a las que aparezcan como filiales de aquélla.

Para la procedencia de declaratoria de unidad de empresa y poder predicarla respecto de varias personas jurídicas, es menester establecer la interrelación económica que se presenta entre las implicadas para los efectos vinculantes conforme a la ley.

La unidad de empresa declarada sobre varias personas jurídicas las vincula con respecto a las obligaciones laborales que la declaración genere, no pudiéndose señalar que esas obligaciones estén únicamente a cargo de la sociedad matriz, sino a cargo de ésta y de cada una de las filiales y en especial, a cargo de la última sociedad para la que el trabajador prestó sus servicios. Se trata entonces de declarar la existencia de una sola relación material entre varios entes jurídicos, relación que resulta indivisible entre ellos y que los vincula coercitivamente, por lo que la decisión en que se produzca una declaración de este tipo, se dicta unívocamente para todas las sociedades implicadas.

De esta suerte la aplicación que le dio el ad quem al artículo 51 del C. de P.C. en relación con el artículo 194 del C.S. del T. resulta acertada pues considera que la declaración de unidad de empresa es indivisible y vincula a las varias sociedades sobre las cuales se pretende conseguir esa declaratoria, lo que no es posible hacer sin llamar al proceso a todas las sociedades comprometidas, para que la declaración que se haga en la resolución judicial, resulte vinculante para todas, determinando si es del caso el nacimiento de las obligaciones laborales generadas por la declaración. Consecuencialmente el cargo no prospera».

(Sentencia de casación, abril 21 de 1994. Radicación 6047. Magistrado Ponente: Dr. Ramón Zúñiga Valverde).

___________________________________