Sentencia 6065 de agosto 27 de 1993 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN SEGUNDA

PENSIONES DE JUBILACIÓN

LEYES APLICABLES

EXTRACTOS: «En el derecho laboral rige la aplicación inmediata de la ley que tiene por tanto efecto retrospectivo. El artículo 16 del C.S.T. dispone:

“Las normas sobre trabajo, por ser de orden público, producen efecto general inmediato, por lo cual se aplican también a los contratos de trabajo que estén vigentes o en curso en el momento en que dichas normas empiecen a regir, pero no tienen efecto retroactivo, esto es, no afectan situaciones definidas o consumadas conforme a las leyes anteriores”.

El principio de la aplicación inmediata de la ley laboral no sólo rige para las normas que se dictan en orden a regular aspectos relativos al nacimiento, desarrollo o extinción de los contratos de trabajo, sino también para las pensiones de jubilación. Por ello no son retroactivas las leyes sobre reajustes pensionales, las que fijan el límite mínimo de las pensiones, las que establecen la mesada pensional de diciembre, el auxilio para gastos de sepelio de los pensionados, los servicios médicos asistenciales, quirúrgicos, hospitalarios y odontológicos o las que extienden esos beneficios a personas que dependan económicamente del pensionado.

Indiscutiblemente la recurrente plantea en el cargo la irretroactividad de la ley propia de los contratos civiles. Cuando argumenta que al haber terminado en 1964 el contrato que la vinculó con García Posada, ese trabajador adquirió el derecho a la pensión proporcional de jubilación del artículo 8º de la Ley 171 de 1961 y a su vez la empleadora adquirió el derecho a no pagar sino lo que la dicha ley disponía, de manera que jurídicamente no podía ni transmitir ni ser sustituido en la pensión porque para entonces no existía régimen legal alguno ni sobre sustitución ni sobre transmisión, está afirmando equivocadamente que las pensiones adquiridas bajo una legislación no pueden ser modificadas por la ley posterior y a ellas se aplicaría sólo la ley vigente al momento de su adquisición. Con ese argumento, aun cuando García Posada hubiera empezado a devengar la pensión, no sería posible la sustitución, como tampoco otorgarle ninguna prerrogativa o modificación que el legislador estableciera con posterioridad, porque al no contemplarlas la ley vigente cuando se adquirió el derecho, resultaría retroactiva la aplicación de la norma posterior.

Si, de acuerdo con la jurisprudencia de la Sala de Casación Laboral contenida en la sentencia del 31 de enero de 1984, que expresamente invoca el recurrente, García Posada adquirió el derecho a la pensión proporcional de jubilación del artículo 8º de la Ley 171 de 1961 desde el momento en que terminó su contrato de trabajo con la Frontino Gold Mines Limited en 1964, también es válido afirmar que mientras García Posada permaneció con vida (hasta 1984), mantuvo esa calidad o situación jurídica y todas las leyes que fueron dictadas en el interregno, entre el momento en que adquirió su derecho (en 1964) y el momento de su muerte (en 1984), le son aplicables por expreso mandato del artículo 16 del C.S.T., que da a las normas laborales efecto general inmediato.

El argumento de la recurrente según el cual la calidad de sustituible o transmisible de una pensión está ínsita en ella, de modo que quien la adquirió sin esa calidad está imposibilitado para sustituirla o transmitirla, es equivocado, porque mientras esté vigente o en curso una situación jurídica de naturaleza laboral, la ley puede crear el derecho a la sustitución o transmisión, o cualquier otro beneficio, sin que la aplicación de esa ley resulte retroactiva porque no está destinada a regular situaciones pretéritas, ya definidas o consumadas. Y si, como lo dice el recurrente, en el año 1964 ingresó al patrimonio de García Posada el derecho a la pensión de jubilación, ese derecho se mantenía cuando entró en vigencia la Ley 12 de 1975, de manera que podía ser transmitido.

En ese orden de ideas, el Tribunal no aplicó indebidamente el artículo 1º de la Ley 12 de 1975 ni tampoco infringió, por falta de aplicación, el artículo 16 del C.S.T., pues habiéndose producido el fallecimiento de García Posada en 1984, cuando ya se había causado en su favor el derecho a la pensión conforme al artículo 8º de la Ley 171 de 1961, ese hecho generó en favor de su compañera permanente el beneficio de la sustitución pensional que consagra la citada Ley 12 de 1975».

(Sentencia de agosto 27 de 1993. Radicación 6065. Magistrado Ponente: Dr. Hugo Suescún Pujols).

___________________________________