Sentencia 6183 de septiembre 17 de 1993 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN SEGUNDA

CONVENCIÓN COLECTIVA

ES UNA PRUEBA DEL PROCESO

EXTRACTOS: «Si bien es cierto que la Corte admitió en el pasado la posibilidad de acusar en casación por la vía directa la violación de normas contenidas en convenciones colectivas de trabajo, también lo es que a partir del 21 de febrero de 1990, cuando por decisión de la Sala Plena Laboral (Rad. Nº 3362) se llegó a la conclusión de que para efectos de las causales del recurso extraordinario la convención colectiva de trabajo era apenas una prueba, la jurisprudencia sobre el punto se ha mantenido invariable y es la actualmente vigente.

La Corte Suprema de Justicia, al actuar como juez de casación y máximo tribunal de la justicia ordinaria, cumple primordialmente una función unificadora de la jurisprudencia nacional en los términos señalados por los artículos 234 y 235 de la C.N., 86 del CPL y 365 del CPC, labor que ciertamente no podría ejecutar si pretendiera desarrollarla fijando el contenido o alcance de los convenios colectivos o individuales de trabajo.

No quiere decir lo anterior que la Sala ignore la extraordinaria importancia que en las actuales relaciones económicas y para el derecho laboral tienen los convenios colectivos de trabajo y, en primer término entre ellos, las convenciones colectivas, importancia que, con toda seguridad, los ha erigido en esta época coma una de las más significativas fuentes formales de derecho del trabajo en todos los países organizados políticamente mediante un sistema democrático, cuyo reconocimiento como tal resaltó para el derecho positivo colombiano la Constitución de 1991 (arts. 39 y 55).

Pese a la relevancia de la convención colectiva y no obstante que al examinar la naturaleza jurídica que le es propia y de manera especial su campo de aplicación, se observan características que ciertamente desbordan los límites que la ley y la doctrina han señalado a los contratos de derecho común, es indudable que bajo nuestro sistema legal ese convenio tiene origen y causa contractualistas. Y esta circunstancia determina que sean en primer término las mismas partes que lo celebran las más autorizadas para fijar el alcance o contenido de cualquiera de sus disposiciones, de donde resultaría no sólo innecesaria sino también fácilmente desautorizable cualquier interpretación que la Corte pretendiera hacer, con miras a unificar jurisprudencia, alrededor de un determinado precepto convencional.

De lo anteriormente expuesto se sigue que, por constituir la convención colectiva de trabajo sólo una prueba del proceso y no una norma de alcance nacional, para los efectos del recurso extraordinario el examen de sus disposiciones sólo puede hacerse por la Sala en casación cuando el ataque se plantea por la vía indirecta, mediante la demostración del error de derecho o del error ostensible de hecho en que haya podido incurrir la providencia impugnada.

Como los dos ataques que presenta la recurrente vienen propuestos ambos por la vía directa, el primero por interpretación errónea y el segundo por falta de aplicación de una norma contenida en la convención colectiva de trabajo suscrita entre el Inurbe y el sindicato de los trabajadores a su servicio, sin que le esté legalmente permitido a la Sala modificar de oficio el concepto de la violación que plantea el recurrente, ambos cargos se desestiman».

(Sentencia de septiembre 17 de 1993. Radicación 6183. Magistrado Ponente: Dr. Hugo Suescún Pujols).

___________________________________