Sentencia 6319 de junio 29 de 1994 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN PRIMERA

SUSTITUCIÓN PENSIONAL ENTRE CÓNYUGES

LA SOCIEDAD CONYUGAL PUDO ESTAR DISUELTA

EXTRACTOS: «Considera el recurrente que el Tribunal interpretó erradamente el parágrafo 2º del artículo 1º de la Ley 113 de 1985, porque en su sentir para la operancia de la sustitución pensional a favor de la cónyuge sobreviviente, no sólo se requiere que el vínculo matrimonial permanezca vigente, sino que también es menester que la sociedad conyugal no haya sido disuelta válidamente. Lo anterior lo ampara en el artículo 1781 del C.C. que incluye dentro de los bienes que componen el haber de la sociedad conyugal, los salarios y emolumentos de todo género de empleos y oficios devengados durante el matrimonio.

La Sala estima que las obligaciones y derechos de carácter económico existentes entre los cónyuges, no nacen sólo de las fuentes derivadas de la constitución de la sociedad conyugal que surge con la celebración del matrimonio, como que éste es una figura compleja que determina además de la conformación de tal vínculo patrimonial, el advenimiento de obligaciones personales que ligan a los cónyuges en relaciones de ayuda, asistencia y colaboración mutua que perduran con independencia de la disolución de la sociedad conyugal.

Por otra parte, las normas de derecho laboral son de naturaleza especial y consecuencialmente independientes de las que rigen el derecho civil, por lo que la reglamentación de la transmisión de la sustitución pensional es autónoma y privativa del ámbito que domina, sin que a pesar de ello, esta condición determine rompimiento con las demás ramas del derecho.

La legislación en este sentido es del todo armónica, pues la pensión de jubilación se sustituye, no como un derecho procedente del haber de la sociedad conyugal, sino como la prolongación de las obligaciones de asistencia mutua entre los cónyuges, que se extiende con posterioridad a la muerte del pensionado, en virtud de la subsistencia del vínculo matrimonial.

Son estas razones por las que la legislación laboral regula la sustitución de la pensión sin tener en cuenta las reglas de la sociedad conyugal al no considerarse como simple ganancial, y de que el derecho a la sustitución pensional nazca cuando en efecto se disuelve la sociedad al fallecer el cónyuge pensionado y de que la sustitución de la pensión no se rija por las normas de la sucesión intestada respecto de los diversos órdenes sucesorales.

De otra parte, ni la norma acusada ni alguna de las referenciadas condiciona el otorgamiento de la sustitución pensional a la circunstancia de que la sociedad conyugal no se hubiese disuelto en vida del cónyuge pensionado.

No existiendo tal condición, se concluye, que el Tribunal le dio a la norma una inteligencia correcta, por lo que consecuencialmente el cargo no prospera».

(Sentencia de casación, junio 29 de 1994. Radicación 6319. Magistrado Ponente: Dr. Ramón Zúñiga Valverde).

___________________________________