SENTENCIA 634 DE SEPTIEMBRE 21 DE 1992

 

Sentencia 634 de septiembre 21 de 1992 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

CONGRESISTAS

PROHIBICIÓN DE SER ELEGIDOS EN MÁS DE UN CARGO

EXTRACTOS: «Esta Sala tampoco ha compartido el criterio de interpretación dado por la de Consulta y Servicio Civil de la Corporación a la previsión del numeral 8º, art. 179, de la Constitución Política.

Con ponencia de quien redacta la presente así lo expresó (auto de marzo 5 de 1992, exp. Nº 0595, actor: Félix Eduardo Martínez Ramírez) reiterándolo ahora con toda consideración por el concepto de la Sala de Consulta, basándose simplemente en el texto literal de la norma que no prohíbe INSCRIBIRSE sino SER ELEGIDO “para más de una corporación o cargo público, ni para una corporación y un cargo, si los respectivos períodos coinciden en el tiempo, así sea parcialmente . . . ” .

En nuestra legislación la inscripción es apenas acto previo, sin efectos jurídicos distintos a los de colocar al inscrito en aptitud de ser elegido. Ninguna atribución o facultad legal confiere ese acto, por lo que es de entender que las restricciones establecidas en le art. 6º del Acto Constituyente Nº 2 de 1991 a la inscripción de candidaturas no se encaminaron a prever el ejercicio abusivo de prerrogativas de allí derivadas sino, simplemente, la de revestir de seriedad la inscripción, exigiendo la proclamación de la candidatura por determinado número de adherentes y la constitución de caución, o el aval de un partido o movimiento legalmente reconocido. Se buscó evitar la proliferación de candidaturas a gobernador y de listas de candidatos al Senado o a la Cámara, como que muchos de los que se habrían inscrito de no existir esas restricciones lo podrían haber hecho por mero afán de figuración, sin atender a que con ello dificultaban los procesos de elección y de escrutinio, y generaban gastos inoficiosos al erario público. Prueba de lo que pudo ocurrir sin esas restricciones fue el debate presidencial de 1990, cuando suspendida la vigencia de la norma que exigía acreditar calidades ante el Consejo de Estado para inscribir la candidatura, aspirantes de toda laya comparecieron a los comicios, la mayoría sin posibilidades para ser elegidos.

Volviendo a lo que es materia de análisis, la Sala considera que más que una inhabilidad el numeral 8º del art. 179 de la Carta estatuye una incompatibilidad, en cuanto prohíbe ser elegido para más de una corporación o cargo público, o para una corporación y un cargo. Desde hace bastante tiempo se venían dando pasos en orden de suprimir la práctica inconveniente de elegir a alguien para el Congreso de la República por más de una circunscripción, o al Senado y a la Cámara de Representantes dentro del mismo período constitucional. La infracción de esa prohibición viciaba de nulidad ambas elecciones, o la vacante en la Cámara para la cual se hubiere sido primeramente elegido senador o representante (art. 24, A.L. Nº 1 de 1945). Esta disposición fue reiterada en el art. 32 del Acto Legislativo Nº 1 de 1968, no obstante lo cual subsistió la posibilidad de ser elegido miembro del Congreso y diputado o concejal, o diputado y concejal por varios círculos y distritos electorales.

Al consagrar el Acto Legislativo Nº 1 de 1986 la elección popular de alcaldes, el inciso segundo del art. 3 estatuyó la prohibición de “ . . . ser elegido simultáneamente alcalde y congresista, diputado, consejero intendencial o comisarial, o concejal . ..”. Pero quedó abierta la posibilidad para que los congresistas fueran elegidos alcaldes durante la segunda mitad de su período constitucional.

Es más: La Ley 45 de 1989 despejó las dudas acerca de la posible inhabilidad que pudiera generar el desempeño de las funciones de senador, representante, diputado o concejal para ser elegido nuevamente concejal, al disponer que para ese efecto aquellos no son empleados oficiales.

La norma del numeral 8º del art. 179 de la Constitución cortó de raíz esa práctica dañina subsistente hasta la vigencia de la Carta de 1991, de ser elegido, no de ser inscrito, simultáneamente para más de una corporación o cargo público, o para una corporación y un cargo, sin fijar término para la presentación de la renuncia a la función pública que se viniera ejerciendo con miras a posibilitar la nueva elección. La Sala de Consulta, diciendo armonizar ese precepto con el artículo 2º transitorio de la Constitución, fijó el vencimiento del período de inscripción de las candidaturas como fecha límite que posibilitara a los concejales, consejeros y diputados concurrir válidamente a la elección de senadores y representantes a la Cámara el 27 de octubre de 1991. Pero esa fecha resulta arbitraria, pues que también pudo ser la del vencimiento del período de modificación de las listas de candidatos, el 27 de agosto de 1991, o la que dicho art. 2º transitorio fijó para los funcionarios de la rama ejecutiva y aún, la de la víspera de la elección.

El constituyente no hizo precisión al respecto y mientras así no ocurra es viable entender que el aspirante a ser elegido para una corporación o cargo público lo que debió evitar, frente a la causal de incompatibilidad anotada, era el ejercicio de función pública al tiempo de la elección, sin perjuicio, como lo expresó la Sala de Consulta, “de las demás inhabilidades e incompatibilidades previstas por la misma Constitución o la Ley - . . . ”».

(Sentencia de septiembre 21 de 1992. Expediente 0634. Consejero Ponente: Dr. Amado Gutiérrez Velásquez).

______________________________