Sentencia 6345 de diciembre 12 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

CADUCIDAD DE LA ACCIÓN

EQUIVOCACIONES AL PRESENTAR LA DEMANDA

EXTRACTOS: «Se procede en primer término a examinar lo relacionado con la caducidad de la acción declarada en el fallo recurrido. La determinación que en tal sentido tomó el a-quo resulta de considerar presentada la demanda ante el Tribunal cuando habían transcurrido tres años del accidente, es decir, entre el 24 de febrero de 1980 y el 24 de febrero de 1983. El libelo demandatorio con sus anexos fue recibido en el Tribunal Administrativo de Cundinamarca el 15 de marzo de 1983, por remisión que hiciera el Consejo de Estado, Sección Tercera, por razón de competencia. Antes de su admisión y con fecha 10 de marzo se amplió y adicionó la demanda. La incorporación del libelo demandatorio ante el Tribunal, después de cumplido el término legal de caducidad, fue entendida por el a-quo como suficiente para configurar la excepción aludida. Sin embargo, estima la Sala que tal interpretación no se acomoda a un acertado entendimiento del trámite desarrollado. En efecto, no puede ser igual, ni recibir similar tratamiento procesal, el que la demanda arribe al Tribunal competente porque la parte actora deje vencer el término que la ley le otorga para accionar, a que llegue por remisión del Consejo de Estado, en donde equivocada pero oportunamente la accionante la había presentado. Dicho de otra manera, en este caso se accionó en tiempo, aunque equivocadamente ante juez que no era el competente.

En relación con la caducidad cuando ésta se ha declarado probada, por haber llegado extemporánea la demanda en virtud de remisión de autoridad jurisdiccional al juez competente, el Consejo de Estado ha sostenido en distintas oportunidades que en tales casos “se persigue salvaguardar los intereses del administrado demandante que se equivoca en la escogencia del organismo judicial competente dentro de la misma jurisdicción, en cuyo caso quien no lo es lo enviará al competente, pero en todo caso y como es lógico y razonable conservándose la fecha de presentación ante el Tribunal a donde fue dirigida originalmente. No tiene porqué el actor correr con la contingencia del tiempo que transcurre durante el envío de uno a otro ente jurisdiccional”. (Sección Primera, Consejero Ponente Dr. Simón Rodríguez Rodríguez, expediente N° 28. Auto noviembre 12 de 1986). Similar criterio se sostuvo por esta Sala en auto de 28 de enero de 1988, actor: Franz Sierra Martínez, con ponencia del Dr. Antonio J. de Irisarri Restrepo, donde se dijo: “... La Sala observa que no existe incompatibilidad alguna entre el auto que inadmite la demanda, por carencia de competencia del Tribunal ante el cual ella se presenta y los efectos que produce esa presentación frente a la caducidad de la acción. Es decir: la presentación del libelo ante el Tribunal que no resulta ser el competente para adelantar la tramitación del proceso y fallarlo, en única o en primera instancia, interrumpe el término de caducidad de la acción de reparación directa y cumplimiento, siempre— claro esta— que la demanda se haya presentado en tiempo oportuno y que el libelo reúna los demás requisitos y formalidades ...”. Con los criterios relacionados es dable concluir que habiéndose presenta do la demanda el día 27 de enero de 1983 ante el Consejo de Estado, tal presentación se cumplió oportunamente y, por consiguiente, impide que se consolide el fenómeno de caducidad.

.....................................................................................

Lo anterior conduce a la Sala a la conclusión de que al presentarse la demanda dentro del término de tres años ante el Consejo de Estado luego admitirse y darle curso por parte del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, no hay lugar a considerar que el transcurso del tiempo originó la caducidad de la acción y, consecuencialmente, deberá revocarse la decisión del a-quo que declaró probada la excepción antes referida, pues hoy se reitera que la exigencia de ley, por este aspecto, es solamente la presentación oportuna de la demanda ante la jurisdicción, así no lo sea ante el juez competente».

(Sentencia de diciembre 12 de 1991. Expediente 6345. Consejero Ponente: Dr. Daniel Suárez Hernández).

____________________________________