Sentencia de homologación 6441 de noviembre 8 de 1993 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN PRIMERA

FACULTADES DE LOS ÁRBITROS

LIMITACIÓN A PUNTOS DEL PLIEGO DE PETICIONES

EXTRACTOS: «Conforme lo ha expresado esta Sala en oportunidades anteriores al resolver otros recursos de homologación, donde también ha sido planteada la tesis referente a la supuesta facultad de los árbitros de resolver sin límite alguno la denuncia total o parcial de la convención colectiva de trabajo por parte de la entidad empleadora, en el derecho colectivo nacional la denuncia de la convención puede provenir bien sea de los empleadores o del sindicato, pero sólo a este último o a los trabajadores no sindicalizados tratándose de pactos colectivos les es permitido iniciar el conflicto colectivo con la presentación del pliego de peticiones.

Es así como la denuncia de la convención colectiva por ambas partes las autoriza para que se aparten de las condiciones laborales que antes hubieren pactado, es decir que de común acuerdo pueden convenir nuevas condiciones de trabajo, mientras que los árbitros ante la misma situación solamente tienen potestad para modificar las condiciones de trabajo dentro de los límites establecidos por el pliego de peticiones, adicionalmente también pueden hacerlo dentro del marco de la denuncia de la convención por el empleador que coincida con el pliego. Entonces, cualquier otro asunto que resuelvan los árbitros no previsto en el pliego de peticiones trae consigo un desbordamiento de su competencia.

Siendo lo anterior así, no es procedente atender la solicitud del SENA de que se devuelva al tribunal de arbitramento el expediente para que éste resuelva la totalidad de los puntos planteados por sus negociadores en la etapa de arreglo directo.

El anterior criterio jurisprudencial no afecta el derecho de negociación colectiva de las partes, previsto en el artículo 55 de la Constitución Nacional, pues éstas tienen la facultad dispositiva de acordar nuevas fórmulas que armonicen sus intereses dentro de los límites previstos por la ley, pero los árbitros no tienen la misma amplitud puesto que el artículo 458 del C.S. del T. restringe sus facultades al determinar “Los árbitros deben decidir sobre los puntos respecto de los cuales no se haya producido acuerdo entre las partes en las etapas de arreglo directo y de conciliación y su fallo no puede afectar derechos o facultades de las partes reconocidos por la Constitución Nacional, por las leyes o por las normas convencionales vigentes”; preceptiva razonable en consideración a que la negociación colectiva en el derecho laboral posee una concepción distinta a la que orienta otras ramas del derecho, vale decir la civil y comercial, pues uno de sus principios fundamentales es la protección del trabajador como parte débil en las relaciones laborales, por ello se explica que la norma mencionada impida a los árbitros modificar las normas convencionales vigentes que no hayan sido objeto del pliego de peticiones. Sin embargo, los tribunales de arbitramento pueden restringir hasta donde sea necesario y justo las nuevas aspiraciones de las asociaciones sindicales, o de los trabajadores regidos por pactos colectivos, cuando la situación económica del empleador lo aconseje así, siempre que aquéllas no hayan sido materia de acuerdo en la etapa de arreglo directo».

(...)

CONCEPTO DE AUXILIOS

EN EL DERECHO LABORAL

EXTRACTOS: «En lo concerniente a la expresión de auxilios empleada en la decisión arbitral impugnada, se encuentra que ella es utilizada en los convenios colectivos o en su defecto en los laudos arbitrales con el significado de contraprestación en favor de los trabajadores por el cumplimiento de sus servicios y también en beneficio de la asociación sindical que los representa, como retribución por la prestación de su concurso en la negociación colectiva, en la ejecución de sus obligaciones derivadas del acuerdo colectivo y por la realización de sus funciones de concertación en la empresa o entidad oficial y aún fuera de ella en los diferentes campos de la actividad económica, no sólo en provecho equitativo de trabajadores y empleadores sino que también en beneficio de la Nación según se concibe en el sindicalismo moderno (artículos 55, 56, 57, 103 y 107 C.N.).

La denominación de auxilios en el derecho individual y colectivo del trabajo para referirse a ciertas prestaciones legales y contractuales o convencionales tiene una connotación distinta a la que el artículo 355 de la Constitución Nacional otorga a tal vocablo. En este precepto se utiliza esa palabra como sinónimo de donación o apoyo por mera liberalidad, que les está prohibido a los órganos del poder público conceder en beneficio de personas naturales o jurídicas de derecho privado.

En el derecho laboral se utiliza el término aludido para designar determinadas prestaciones establecidas para la solución del conflicto colectivo mediante el acuerdo contractual de las partes que culmina en la convención colectiva de trabajo o bien sea con el laudo arbitral cuando quiera que subsistan diferencias que no hubiesen sido solucionadas por medio del arreglo directo. Estas prestaciones son convenidas u otorgadas en favor del sindicato con la finalidad principal, entre otras, de que la agremiación pueda cumplir con las obligaciones a su cargo originadas en el convenio colectivo o el laudo arbitral y que por consiguiente el contrato convencional tenga una cumplida ejecución, es decir no son concesiones gratuitas».

(...).

PENSIONADOS

APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN O DEL LAUDO

EXTRACTOS: «La convención colectiva de trabajo por disposición perentoria del artículo 467 del C.S. del T. sólo regula las condiciones que rigen los contratos de trabajo o las relaciones laborales vigentes, por tanto únicamente es aplicable a los trabajadores aforados y por extensión a todos los no sindicalizados cuando en la convención sea parte un sindicato cuyos afiliados excedan de la tercera parte del total de los trabajadores de la empresa, según lo dispone el artículo 471 del mismo estatuto.

Entonces, los pensionados en principio no son beneficiarios de puntos de la convención colectiva, salvo cuando el empleador consienta en ello, en ejercicio de su libertad de contratación colectiva, pues respecto de ellos no existe ninguna relación laboral.

En consecuencia los árbitros no están facultados para establecer beneficios indiscriminados en favor de los ex trabajadores pensionados, con anterioridad a la expedición del laudo arbitral, por cuanto ellos son ajenos al conflicto colectivo. Situación distinta cuando en el laudo están previstas prestaciones extralegales en favor de los trabajadores activos, para cuando ellos adquieran el status de pensionados, dado que se está regulando una condición en favor de los trabajadores vinculados mediante contratos de trabajo vigentes, por tanto personas comprometidas en el conflicto colectivo».

(Sentencia de homologación, noviembre 8 de 1993. Radicación 6441. Magistrado Ponente: Dr. Manuel Enrique Daza Álvarez).

___________________________________