SENTENCIA 6483 DE NOVIEMBRE 22 DE 1991

 

Sentencia 6483 de noviembre 22 de 1991 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

LUCRO CESANTE

VÍCTIMAS QUE NO LABORABAN

EXTRACTOS: «Ahora bien, al valorar los perjuicios materiales en la modalidad de lucro cesante en el dictamen pericial se descarta la posibilidad de reconocer un lucro cesante consolidado porque “se trata de una menor de 7 años 8 meses, que en el momento de los hechos estudiaba; es decir no era productiva ...”. No obstante, con fundamento en las tablas de valoración para accidentes de trabajo del Código Laboral que fija una indemnización de 24 meses de salarios para estas incapacidades, en la experticia se estimó lucro cesante futuro de $ 615.297.60, criterio pericial que acogió el a-quo para efectuar a su vez la liquidación correspondiente.

No comparte la Sala, sin embargo, el sistema de liquidar esta modalidad de los perjuicios materiales, por cuanto la tabla contenida en el Código Sustantivo de Trabajo se aplica para “Valuación de incapacidades permanentes de accidentes de trabajo” y en el caso de la niña lesionada, por la falta de capacidad laboral al producirse el daño, no se puede catalogar como si el mismo fuera consecuencia de un accidente laboral.

No significa lo anterior que la víctima en su mayoría de edad vaya a quedar desprovista de indemnización. De ninguna manera. En el caso presente, Edith María Sánchez Cadavid es una de las personas demandantes y el valor de la indemnización por lucro cesante es para ella, no para sus padres. Los daños que la accidentada sufrió física y sociológicamente fueron TAN GRAVES que su incapacidad laboral presente y futura es cierta y absoluta.

En tales condiciones, si como jurisprudencialmente se ha previsto, a los 18 años de edad, los hijos se consideran en capacidad de proveer a sus propias necesidades, sin el auxilio económico de sus progenitores, resulta evidente en el caso examinado, que Edith María por razón de sus lesiones se encuentra imposibilitada para desempeñarse laboralmente, para sostenerse por sí misma de donde surge el derecho a su indemnización.

Reitera en esta oportunidad la Sala, el criterio plasmado en providencia del 29 de junio de 1989; proceso 5225; actor: Javier de Jesús Ángel Herrera, donde, con ponencia del Consejero de Estado Gustavo de Greiff Restrepo, cuando al resolver un caso similar al presente, no idéntico, en lo pertinente se dijo:

“Olvidó el sentenciador aquí, que la víctima es uno de los varios demandantes y que él no está pidiendo indemnización para sus progenitores porque los sostuviera económicamente, sino para él. Él sufrió unos perjuicios no por futuros menos ciertos: En primer lugar tendrá que usar prótesis que reemplacen los miembros amputados y ellas tendrán que ser cambiadas a medida que se desarrolle físicamente; en segundo lugar, no podrá trabajar y sostenerse cuando alcance la mayoría. Estos perjuicios son susceptibles de evaluarse y por ello se impone la condena a su pago”. (Extractos, T. IV, pág. 429).

En el mismo fallo se recomendó como criterio para calcular el monto indemnizatorio, el valor del salario mínimo que “podría haber devengado el menor a partir de los 18 años y durante toda su vida probable si tuviera capacidad física ...”.

Consecuente con el anterior razonamiento, se procede en el sub-lite a liquidar los perjuicios materiales sufridos por Edith María Sánchez Cadavid, así:

La fecha de su nacimiento fue el 2 de noviembre de 1972 (f. 3)7 es decir, que alcanzó su mayoría de edad el 2 de noviembre de 1990, fecha ésta a partir de la cual la cobija el valor indemnizatorio, hasta el cumplimiento del término de su vida probable, acortado o disminuido por razón de las lesiones sufridas, a 65 años, de acuerdo con el criterio pericial que obra al folio 341 del proceso, plazo a cumplirse el 2 de noviembre del año 2.037. Como ingreso se tomará el valor del salario mínimo legal, que para el año 1991 era de 51.720, de acuerdo con el Decreto 3074 de 1990

Se tomarán en cuenta dos períodos: el primero, vencido o consolidado, que va desde el 2 de noviembre de 1990 (mayoría de edad) hasta d 21 de noviembre de 1991 (fecha de esta sentencia), y el segundo, desde el 2 de noviembre de 1991 hasta el 2 de noviembre de 2.037 (cumplimiento del término máximo probable de vida).

Indemnización vencida

Se aplica la fórmula:

 

donde: S, es la suma que se busca; R es la renta mensual ($ 51.720); i, es el interés puro o técnico mensual (0.0004867); n, es el número de meses que comprende el período indemnizatorio (12 meses).

(1 + 0.004867)12 

S = 51 720 ————————- = 12 3264908

0.004867

S = 51.720 = x 12.3264908 = 637.526.10

Indemnización futura

Se aplica la fórmula:

( 1 + i)n - 1 

S R ——————— 

i (1 + i)n 

donde: S, es la suma buscada; R, es la renta o ingreso mensual establecido en noviembre de 1991 ($ 51.720); i, es el interés mensual puro o técnico (0.004867); n, es el número de meses que comprende el período indemnizatorio (552 meses);

Luego:

(1 + 0.004867)552-1 13.5860754 

S= 51.720 ————————————————- = ———————— 

0.004867(1 + 0.004867)552 0.070990428 

1913789750 x 51.720 = $ 9.898.120.62

Indemnización futura: $ 9.898.120.62 

Indemnización vencida: $ 505.694.28 

$ 10.403.814.90» 

(Sentencia de noviembre 22 de 1991. Expediente 6483. Consejero Ponente: Dr. Daniel Suárez Hernández).

_______________________________________________