Sentencia 650 de julio 10 de 1992 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN QUINTA

PARTIDOS POLITICOS MINORITARIOS

DERECHO A PARTICIPAR EN MESAS DIRECTIVAS

EXTRACTOS: «El problema se centra en la interpretación del art. 112 de la C. N. La norma en estudio es del siguiente tenor:

“Los partidos y movimientos políticos que no participen en el gobierno podrán ejercer libremente la función crítica frente a éste y plantear y desarrollar alternativas políticas. Para estos efectos, salvo las restricciones legales, se les garantizan los siguientes derechos: de acceso a la información y a la documentación oficiales; de uso de los medios de comunicación social del Estado de acuerdo con la representación obtenida en las elecciones para Congreso inmediatamente anteriores; de réplica en los medios de comunicación del Estado frente a tergiversaciones graves y evidentes o ataques públicos proferidos por altos funcionarios oficiales, y de participación en los organismos electorales. Los partidos y movimientos minoritarios tendrán derecho a participar en las mesas directivas de los cuerpos colegiados, según su representación en ellos.

Una ley estatutaria regulará íntegramente la materiá''.

De la transcripción anterior se deduce claramente que en la misma se establece, entre otras cosas, y para efectos del caso en estudio, el derecho de los movimientos y grupos minoritarios a participar en las mesas directivas de las corporaciones colegiadas.

Pero, la misma norma, prevé también que una ley estatutaria reglamentará íntegramente la materia.

En tales condiciones no pueden hacerse suposiciones respecto del sentido u orientación que puede tener una ley no expedida al momento en que ocurrieron los hechos que dieron origen al presente juicio.

Es claro que hasta hoy, ser la mayoría en materia electoral significa haber obtenido la más alta votación en una elección y la mayoría sólo puede obtenerla uno de los partidos, grupos o movimientos políticos que se presenten en una contienda electoral. El resto son minorías para efectos electorales, salvo que una ley diga lo contrario.

No puede sostenerse, entonces, mientras una ley no lo regule así, que para el caso concreto, el partido liberal y el partido conservador, formen para efectos electorales, un solo bloque mayoritario frente al resto de partidos o movimientos políticos, cuando en realidad hay uno que es mayoritario por haber obtenido la más alta votación en las elecciones correspondientes y, por ende, el mayor número de curules respecto de todos los demás, sin exclusión alguna.

En este orden de ideas, si se eligió para ocupar una de las vicepresidencias a un representante de un partido o movimiento distinto del que ostenta la mayoría, es claro que se dio cumplimiento a lo previsto por el art. 112 de la C. N. puesto que cuando se realizó la elección cuestionada no se había dictado una ley estatutaria que regulara la materia en forma diferente a la utilizada en el caso concreto.

Lo anterior conduce a la Sala a concluir que no hubo violación del art. 112 de la C. N. con la elección acusada y tampoco violación de las demás normas invocadas en la demanda, porque el hecho de que quienes resultaron elegidos no pertenecieran al Movimiento Político M-19 significa tan solo que pertenecían a una minoría política diferente de dicho movimiento (el partido conservador), pero en ningún caso a la mayoría constituida por el partido liberal, como se argumenta en la demanda».

(Sentencia de julio 10 de 1992. Expediente 0650. Consejera Ponente: Dra. Miren de la Lombana de Magyaroff).

__________________________________