Sentencia 6681 de julio 15 de 1994 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN SEGUNDA

SEGUROS SOCIALES

INCUMPLIMIENTO EN LA AFILIACIÓN DEL TRABAJADOR

EXTRACTOS: «El sistema de la seguridad social no fue derogatorio de las prestaciones patronales consagradas en el Código Sustantivo del Trabajo pues sus artículos 193 y 259 no lo previeron así sino que por el contrario dispusieron que las prestaciones del dicho Código dejarían de estar a cargo de los empleadores cuando el riesgo de ellas fuera asumido por el Instituto de Seguros Sociales de acuerdo con la ley y dentro de los reglamentos que dictara el mismo Instituto. La permanencia del régimen de las prestaciones patronales se pone de manifiesto en tanto se advierte que el seguro social no tiene cubierta la totalidad del territorio nacional y que su operancia no resultó inmediatamente efectiva respecto de determinadas actividades laborales como, por ejemplo, las que ejecutaban los aviadores civiles o la gente de mar, que eventualmente podían cumplirse fuera del territorio nacional, o respecto de labores como las desempeñadas por los trabajadores petroleros, casos en los cuales se consideró que la asistencia médica podía ser prestada bajo condiciones diferentes a la del seguro social.

La propia Ley 100 de 1993 ha previsto que la obligación de afiliación a los organismos de seguridad social en salud deberá cumplirse para el sector agropecuario “en el momento en que se disponga de la oferta de servicios en la respectiva región” (art. 237).

No puede pasar inadvertido que en materia de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales el Código Sustantivo del Trabajo en los artículos 209 y 210 establece una responsabilidad tarifada, en tanto que el artículo 82 del Acuerdo 155 de 1963, introdujo el sistema de la responsabilidad ordinaria o común que para el trabajador o sus causahabientes representaba una desventaja en el campo probatorio pues los colocó en la necesidad de probar en juicio el daño sufrido.

Este asunto no ha sido intrascendente y por eso el Decreto 2665 de 1988 —que no pudo aplicar el Tribunal por ser norma posterior a la época del accidente de trabajo del demandante— dispuso que el incumplimiento del deber de afiliación se traduce en la asunción por el empleador de las mismas prestaciones a cargo del seguro social.

La solución judicial de los casos en que no se haya cumplido la afiliación del trabajador al régimen de la seguridad social no puede resolverse con la sola determinación de la fecha de la ocurrencia del accidente de trabajo o de la enfermedad profesional en orden a aplicar el sistema del Código Sustantivo del Trabajo o los Decretos 3170 de 1964 y 2665 de 1988, pues la permanencia de las prestaciones patronales del Código Sustantivo del Trabajo y la existencia de situaciones particulares y complejas conducen a rechazar esa conclusión. Así, por ejemplo, determinarán el régimen aplicable y el grado de responsabilidad del empleador la zona geográfica en la que se ejecuta el contrato de trabajo, pues en ella puede no haber sido establecido el sistema del seguro social; la conducta del empleador que por razón del lugar de la prestación del servicio esté obligado a afiliar al trabajador al seguro social e incumpla ese deber por negligencia o culpa; la creencia de ambas partes de estar ligadas por un vínculo de naturaleza jurídica distinta a la laboral y que sólo mediante una sentencia judicial se reconoce como tal, de manera que la falta de afiliación haya sido consecuencia de esa creencia y no de una omisión negligente o culposa; la prestación de servicios de salud forzosamente asumidos por el propio empleador o establecidos convencionalmente en consideración a la naturaleza especial de la actividad empresarial, como ocurre con el que se les suministra a los trabajadores de empresas petroleras o a los aviadores civiles. Todas estas situaciones, cuyos ejemplos desde luego no agotan el tema, inciden en el régimen legal aplicable y naturalmente marcan un grado distinto de responsabilidad patronal que debe ser tenido en cuenta, llegado el caso, por los jueces laborales.

En el caso concreto de autos —y sobre esto no hay discusión de las partes— el seguro social viene establecido de tiempo atrás en la ciudad de Barranquilla, en donde se prestó el servicio convenido sin que la demandada hubiera afiliado al demandante. La solución de este proceso debió darse con base en el régimen del Código Sustantivo del Trabajo, toda vez que la omisión de afiliación —no producida deliberadamente, pues nada se estableció sobre el particular en el juicio—, fue el hecho que determinó que el seguro social no subrogara al empleador demandado en las prestaciones patronales del dicho código».

(Sentencia de julio 15 de 1994. Radicación 6681. Magistrado Ponente: Dr. Hugo Suescún Pujols).

___________________________________