Sentencia 6702 de septiembre 22 de 1999 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN CIVIL Y AGRARIA

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Santos Ballesteros

Santafé de Bogotá, D.C., veintidós de septiembre de mil novecientos noventa y nueve.

EXTRACTOS: «8-5. Así las cosas, emerge del texto mismo de la sentencia de la cual se ha ocupado la Corte, que mediante ella se declaró, por solicitud de la adoptante, ratificada por el adoptado, la adopción de este último, luego de surtido el procedimiento de rigor ante el juez del domicilio de aquella, procedimiento de naturaleza voluntaria en el cual han de suponerse satisfechos a cabalidad los requisitos procesales destinados a asegurar la debida citación de los interesados y el ejercicio del derecho de defensa en juicio.

8-6. No obstante lo anterior, la sentencia extranjera dictada por un tribunal de Italia y que es ahora objeto de exequatur, no cumple con la exigencia, sine qua non, de no ser opuesta a las leyes colombianas de orden público, por cuanto contradice en forma manifiesta principios fundamentales en que se inspira el ordenamiento jurídico nacional respecto a la adopción.

En efecto, mediante disposición oficiosa de esta corporación (fl. 39), se incorporó a la actuación copia auténtica de la parte pertinente de la ley italiana sobre adopción, que en su título VIII del libro I del Código Civil “De la adopción de personas mayores de edad”, establece que la adopción puede ser revocada por indignidad del adoptante o del adoptado, artículo 307 del Código Civil Italiano (fl. 113), en caso que el adoptado mayor de 14 años haya atentado contra la vida del adoptante o de su cónyuge, artículo 51 de la Ley 184 de 1983 (fl. 109), o promovida por el Ministerio Público por violación de los deberes que le corresponden a los adoptantes, artículo 53 de la misma ley (fl. 111), lo cual evidentemente se opone al régimen interno colombiano que consagra la institución de la adopción con el carácter de irrevocable, sin ninguna excepción, según lo preceptúa el artículo 88 del Código del Menor, aplicado igualmente cuando se trata de adopciones de mayores de edad, principio del cual emerge el carácter definitivo del lazo paterno-filial surgido con ocasión de esta filiación».

_____________________________