Sentencia 6710 de agosto 23 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

LICENCIA AMBIENTAL

AUTORIDAD COMPETENTE PARA OTORGARLA

EXTRACTOS: «El acto acusado:

“DECRETO Nº 2353

23 de Noviembre de 1999

Por el cual se modifica parcialmente el Decreto 1753 de 1994.

El Presidente de la República de Colombia, en ejercicio de sus facultades constitucionales y, en especial de las conferidas por el numeral 11 del artículo 189 de la Constitución Política,

DECRETA:

ART. 1º—El parágrafo primero del artículo 8º del Decreto 1753 de 1994, quedará así:

PAR. 1º—Salvo lo dispuesto con el artículo 12 del presente decreto, las actividades de que trata este artículo que sean desarrolladas o adelantadas directa o indirectamente por las entidades territoriales son de competencia de la corporación autónoma regional.

ART. 2º—El parágrafo segundo del artículo 8º del Decreto 1753 de 1994, quedará así:

PAR. 2º—Cuando las actividades enumeradas en este artículo sean adelantadas por las corporaciones autónomas regionales o por las entidades creadas para desempeñar funciones de autoridad ambiental en los municipios, distritos y áreas metropolitanas, a que se refiere el artículo 12 del Decreto 1753 de 1994, la licencia ambiental será otorgada por el Ministerio del Medio Ambiente”.

(...).

2. Autoridades competentes para conceder licencias ambientales.

El punto central del presente asunto tiene que ver con el desconocimiento, por parte de las disposiciones acusadas, de la facultad que tienen las corporaciones autónomas regionales para el otorgamiento de licencias ambientales en el caso de los municipios, distritos y áreas metropolitanas con más de un millón de habitantes, así como del supuesto carácter de juez y parte que se configura en el caso de las licencias de estas entidades.

Para esclarecer este punto es necesario remitirse a la Ley 99 de 1993, mediante la cual se creó eI Ministerio del Medio Ambiente, se reordenó el sector público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables, se organizó el Sistema Nacional Ambiental SINA, y se dictaron otras disposiciones.

El artículo 6º de la citada ley establece una cláusula general de competencia en lo relacionado con el medio ambiente y los recursos naturales renovables por parte del Ministerio del Medio Ambiente, respecto de las funciones que no hayan sido expresamente atribuidas por la ley a otra autoridad. El artículo 51, ibídem, señala que las licencias ambientales serán otorgadas por el Ministerio del Medio Ambiente, las corporaciones autónomas regionales y algunos municipios y distritos, de conformidad con lo previsto en la ley.

Por su parte, el artículo 55 de la Ley 99 de 1993, consagra:

“ART. 55.—De las competencias de las grandes ciudades. Los municipios, distritos y áreas metropolitanas cuya población urbana sea superior a 1.000. 000 de habitantes serán competentes, dentro de su perímetro urbano, para el otorgamiento de licencias ambientales, permisos, concesiones y autorizaciones cuya expedición no esté atribuida al Ministerio del Medio Ambiente”.

En el artículo 66, ibídem, se establece que los municipios, distritos o áreas metropolitanas cuya población urbana fuere igual o superior a un millón de habitantes ejercerán dentro del perímetro urbano las mismas funciones atribuidas a las corporaciones autónomas regionales, en lo que fuere aplicable al medio ambiente urbano.

En desarrollo de la Ley 99 de 1993, se expidió el Decreto 1753 de 1994 por el cual se reglamentaron parcialmente los títulos VIII y XII sobre licencia ambiental, entendiéndose por tal, la autorización que otorga la autoridad ambiental competente, a una persona, natural o jurídica, pública o privada, para la ejecución de un proyecto, obra o actividad que pueda producir daño o deterioro grave a los recursos naturales renovables o al medio ambiente.

En los artículos 7º y 8º de este decreto en mención se establece la competencia del Ministerio del Medio Ambiente y de las corporaciones autónomas regionales, respectivamente, en materia de otorgamiento de licencias ambientales y en el artículo 12 se reitera lo establecido en el artículo 66 de la Ley 99 de 1993, así:

“Decreto 1753 de 1994. ART. 12.—Los municipios, distritos y áreas metropolitanas, cuya población urbana sea superior a un millón de habitantes, serán competentes, dentro de su respectivo perímetro urbano, para otorgar licencias ambientales en los mismos casos definidos para las corporaciones autónomas regionales”.

Dentro de este marco general, se expide el Decreto 2353 de 1999, cuyos artículos 1º y 2º son objeto de la presente acción de nulidad y mediante los cuales se modificaron los parágrafos 1º y 2º del artículo 8º del Decreto 1753 de 1994, que establecían:

Decreto 1753 de 1994.

“ART. 8º—Competencia de las corporaciones autónomas regionales. Las corporaciones autónomas regionales son competentes en su respectiva jurisdicción para otorgar licencia ambiental en los siguientes casos: (...).

PAR. 1º—Todas las actividades de que trata este artículo cuando quiera que elIas sean desarrolladas o adelantadas directa o indirectamente por las entidades territoriales son de competencia de la corporación autónoma regional.

PAR. 2º—Cuando las actividades enumeradas en este artículo sean adelantadas por las corporaciones autónomas regionales, la licencia Ambiental será otorgada por el Ministerio del Medio Ambiente”.

El claro propósito de esta norma fue dejar en manos de una instancia superior el otorgamiento de licencias de entidades públicas, correspondiéndole, entonces, a las corporaciones autónomas el otorgamiento de las licencias para entidades territoriales y al Ministerio del Medio Ambiente el de aquellas solicitadas por las corporaciones autónomas regionales.

El texto de los artículos demandados es del siguiente tenor:

Decreto 2353 de 1999.

“ART. 1º—El parágrafo primero del artículo 8º del Decreto 1753 de 1994, quedará así:

PAR. 1º—Salvo lo dispuesto en el artículo 12 del presente decreto, las actividades de que trata este artículo que sean desarrolladas o adelantadas directa o indirectamente por entidades territoriales son de competencia de la corporación autónoma regional”.

ART. 2º—El parágrafo 2º del artículo 8º del Decreto 1753 de 1994, quedará, así:

Parágrafo 2º. Cuando las actividades enumeradas en este artículo sean adelantadas por las corporaciones autónomas regionales o por las entidades creadas para desempeñar funciones de autoridad ambiental en los municipios, distritos y áreas metropolitanas, a que se refiere el artículo 12 del Decreto 1753 de 1994, la licencia ambiental será otorgada por el Ministerio del Medio Ambiente”.

3. Análisis de las normas demandadas.

El artículo 1º del Decreto 2353 de 1999, que se demanda, no hace cosa distinta que agregar la expresión “salvo lo dispuesto en el artículo 12 del presente decreto”, la cual no se encontraba en el texto inicial contenido en el parágrafo 1º del artículo 8º del Decreto 1753 de 1994 y que, efectivamente, sustrae de la competencia de las corporaciones autónomas regionales el otorgamiento de licencias ambientales en los casos de que trata el artículo 12 del citado decreto. Esto significa que las actividades enumeradas en el artículo 8º, que sean adelantadas o desarrolladas directa o indirectamente por las entidades territoriales, siguen siendo de competencia de las corporaciones autónomas regionales con excepción de lo dispuesto en el artículo 12, que se refiere a los municipios distritos y áreas metropolitanas, con población urbana superior a un millón de habitantes. Estos últimos, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 55 y 66 de la Ley 99 de 1993, son competentes, dentro de su respectivo perímetro urbano, para otorgar licencias ambientales en los mismos casos definidos para las corporaciones autónomas regionales y ejercen, dentro de su jurisdicción, las mismas funciones que corresponden a las corporaciones autónomas regionales.

El artículo 2º del Decreto 2353 de 1999, que se demanda, establece que cuando las actividades previstas en el artículo 8º del Decreto 1753 de 1994, sean adelantadas por las corporaciones autónomas regionales o por las entidades creadas para desempeñar funciones de autoridad ambiental en los municipios, distritos y áreas metropolitanas a que se refiere el artículo 12 del Decreto 1743 de 1994, la licencia es otorgada por el Ministerio del Medio Ambiente.

En el caso de las grandes ciudades como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, cuya población urbana supera el millón de habitantes, respecto de las obras citadas en el artículo 8º del Decreto 1743 de 1994, el propio municipio o distrito, es competente, dentro del perímetro urbano, para otorgar licencias ambientales, tal como lo haría la respectiva corporación autónoma, siempre que la licencia sea solicitada por una persona particular o por una persona pública, distinta al municipio, distrito o área metropolitana; pues, en el caso de estos últimos, cuando las obras van a ser desarrolladas o adelantadas por las entidades que se han creado en estos entes territoriales para el manejo ambiental, las licencias deben ser otorgadas por el Ministerio del Medio Ambiente.

El hecho de asignar en forma directa a este Ministerio el otorgamiento de estas licencias, no viola disposición alguna, pues en forma clara el artículo 51 de la Ley 99 de 1993 había señalado como autoridades competentes para conceder licencias ambientales, al Ministerio del Medio Ambiente, a las corporaciones autónomas regionales y a algunos municipios y distritos, asignándole, además, al ministerio una cláusula general de competencia.

Se sigue garantizando así la imparcialidad y transparencia que desde un comienzo se quiso establecer en los trámites de otorgamiento de licencias ambientales, pues, en oposición a lo afirmado por el demandante, no se da la situación de que el municipio solicite la licencia y él mismo se la autorice: en el caso de municipios, distritos o áreas metropolitanas con población inferior al millón de habitantes, esta función está en cabeza de las corporaciones autónomas regionales y en el de municipios, distritos y áreas metropolitanas con más un millón de habitantes, el otorgamiento de la licencia corresponde al Ministerio del Medio Ambiente.

La Sala procederá entonces a denegar las pretensiones de la demanda.

En mérito de lo expuesto, la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Consejo de Estado, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

No prospera la excepción de inepta demanda.

DENIÉGANSE las pretensiones de la demanda.

Cópiese, notifíquese, comuníquese, publíquese y cúmplase».

(Sentencia de agosto 23 de 2001. Expediente 6710. Consejera Ponente: Dra. Olga Inés Navarrete Barrero).

_____________________________