Sentencia 6773 de septiembre 26 de 1994 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN PRIMERA

SERVICIOS PERSONALES PRESTADOS EN EL EXTERIOR

APLICACIÓN EXCEPCIONAL DE LA LEY COLOMBIANA

EXTRACTOS: «El cargo está dirigido a demostrar que la sentencia incurrió en una violación de la ley sustancial nacional al darle alcances de extraterritorialidad para regular el caso de una trabajadora que prestó sus servicios personales íntegramente en el exterior, que por tanto al asumir el ad quem jurisdicción y competencia para conocer de dicho asunto aplicó indebidamente el artículo 2º del Código Sustantivo del Trabajo que establece el principio general de territorialidad de la ley laboral colombiana.

Evidentemente, el precepto mencionado establece en forma categórica la aplicación del estatuto laboral en todo el territorio nacional y para todos sus habitantes sin consideración a su nacionalidad, y no se desprende de su tenor literal ninguna excepción a su mandato como lo consideró el juzgador de segundo grado, pero esta equivocación no implica que la acusación pueda prosperar puesto que las razones que llevaron a esa Corporación a suponer la existencia de una excepción al precepto citado son las que ha tenido en cuenta esta Sala, como hechos singulares, para estimar que frente a determinadas circunstancias fácticas especiales puede el juez laboral conocer de las controversias originadas en la prestación de unos servicios personales que tuvieron cumplimiento en todo o en parte en el exterior, en obedecimiento al poder subordinante que da al empleador la celebración de un contrato de trabajo convenido bajo los términos de la legislación colombiana con la finalidad de satisfacer los requerimientos de los negocios o actividades de éste en Colombia.

El contrato de trabajo tiene de suyo unas características muy propias que lo diferencian claramente de los convenios de naturaleza civil y comercial, siendo fundamental y esencial en él la actividad de la persona natural que se compromete a prestar sus servicios personales en beneficio de un empleador; por ello en el mundo contemporáneo esta área del derecho ha merecido gran atención, no obstante hay ciertos aspectos derivados de los cambios económicos y comerciales internacionales propios de la vida moderna, como es la labor desarrollada por un trabajador en uno o varios países, en ejecución de un contrato de trabajo que tiene origen y causa en un determinado Estado, que no han sido tratadas suficientemente en las diferentes legislaciones del orbe, entre ellas la nuestra. Sin embargo las características del contrato de trabajo que revisten mayor importancia para el tema tratado, dado que permiten superar el vacío comentado en algunos casos, son las de su vocación de permanencia y la subordinación.

La estabilidad del trabajador en el empleo es uno de los objetivos primordiales del derecho laboral, éste propugna como uno de sus principios fundamentales porque los trabajadores gocen de estabilidad en sus puestos de trabajo, es decir quiere la garantía de una permanencia en la empresa mediante la adopción preferente de contratos de trabajo a término indefinido; por consiguiente, este propósito conlleva también la noción de unidad contractual que tiene incidencia prestacional a nivel de seguridad social, al igual que indemnizatoria en nuestro medio cuando la relación laboral termina injustificadamente por culpa del empleador.

No es motivo de excusa entonces que el ex trabajador se desplace al exterior a continuar la prestación personal de sus servicios para que se sostenga que se trata de una relación nueva, distinta de la que tiene lugar en Colombia cuando las partes de mutuo consenso no lo han deseado así, y cuando se entiende que el desplazamiento tiene lugar por una necesidad del empleador surgida en el lugar donde nació la relación laboral; más cuando la movilización del empleado surge del querer patronal amparado en el derecho acordado de imponer traslados, dentro del territorio nacional o fuera de él, a la persona enganchada.

Por su parte, la subordinación como elemento característico del contrato de trabajo, entendida como la facultad del empleador de exigir el cumplimiento de órdenes, en cualquier momento, en cuanto al modo, tiempo o cantidad de trabajo y la de imponer reglamentos durante todo el tiempo de duración del contrato, juega papel importante en el punto relacionado con la prestación de servicios fuera del país, ejecutados en obedecimiento al objeto de la contratación laboral convenida. Pues, precisamente del elemento de la continuada subordinación o dependencia del trabajador respecto del empleador surge el denominado ius variandi geográfico, que autoriza a la parte patronal el traslado de las personas a su servicio dentro de ciertos límites, que son más amplios cuando existe el consentimiento expreso del trabajador, el cual se explica aún más cuando el objeto del contrato laboral consiste en la prestación de servicios en un lugar o lugares distintos a aquel donde tiene asiento el domicilio contractual, bien sea que se trate de una movilización dentro del territorio nacional o fuera de él, o también cuando en el convenio de trabajo se ha dejado pactada la posibilidad de esos traslados cuando lo requiera el empleador; siendo predominante en estos casos, conforme ya se dijo, la finalidad de satisfacer requerimientos de los negocios o actividades del empleador en Colombia.

En este orden de ideas, son los hechos en cada caso los que indican si los servicios personales prestados en el exterior corresponden de acuerdo con el principio general a un contrato de trabajo regido por la ley del país donde se ejecutaron o si por el contrario de manera excepcional, ellos derivan de una relación laboral originada en Colombia. Entonces son circunstancias fácticas semejantes a las establecidas en este asunto, que no son objeto de inconformidad por el recurrente pues el cargo viene orientado por la vía directa, las indicadoras de que el juez colombiano tiene jurisdicción y competencia para conocer de controversias en las que se encuentran comprometidos los servicios personales prestados por un trabajador en el exterior. En efecto, no es materia de discusión en este caso que el contrato de trabajo celebrado entre las partes se sometió en todo a la legislación colombiana, que el domicilio del empleador está en Colombia, que la ex trabajadora se encontraba en la ejecución del contrato en el exterior bajo la subordinación de la empleadora colombiana y que el contrato de trabajo y su liquidación se hicieron bajo las leyes colombianas por expreso acuerdo de los contratantes».

(Sentencia de casación, septiembre 26 de 1994. Radicación 6773. Magistrado Ponente: Dr. Manuel Enrique Daza Álvarez).

___________________________________