Sentencia 6898 de septiembre 6 de 2001 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

LICENCIA DE FUNCIONAMIENTO

CANCELACIÓN POR INOBSERVANCIA DE LAS CONDICIONES EN QUE FUE CONCEDIDA

EXTRACTOS: «El artículo 73 Código Contencioso Administrativo establece:

“ART. 73.—Cuando un acto administrativo haya creado o modificado una situación jurídica de carácter particular y concreto o reconocido un derecho de igual categoría, no podrá ser revocado sin el consentimiento expreso y escrito del respectivo titular.

Pero habrá lugar a la revocación de esos actos, cuando resulten de la aplicación del silencio administrativo positivo, si se dan las causales previstas en el artículo 69, o si fuere evidente que el acto ocurrió por medios ilegales.

Además, siempre podrán revocarse parcialmente los actos administrativos en cuando sea necesario para corregir simples errores aritméticos, o de hecho que no incidan en el sentido de la decisión”.

El accionante invoca este artículo aduciendo que no podía revocársele la licencia de funcionamiento concedida mediante Resolución 154 del 21 de abril de 1993 y con vigencia de dos años, sin su consentimiento expreso y escrito, por tratarse de un acto de carácter particular y concreto.

La Sala distingue entre la revocatoria de un acto particular y la cancelación de una licencia de funcionamiento por haberse configurado alguna de las causales previstas en las normas vigentes. Mientras que la revocación directa se da por oposición manifiesta a la Constitución o a la ley, o porque el acto administrativo no está conforme con el interés público o social o atenta contra él o porque causa agravio injustificado a una persona, en el caso de la cancelación de una licencia los motivos que llevan a esa decisión no tienen que ver con el acto inicial en sí, sino con el comportamiento posterior a su expedición, por parte del particular que incumple con los parámetros fijados para su ejercicio.

Son pues dos situaciones esencialmente distintas que, por lo mismo, tienen un tratamiento diferente. Mal podrían aplicarse los requisitos para la revocación directa de actos particulares y concretos que supone el consentimiento escrito y expreso del particular, en los casos de cancelación de licencias de funcionamiento por inobservancia de las condiciones dentro de las que fue concedida. Las patentes de funcionamiento son actos de permiso condicionados al buen uso de ellos; por lo tanto, cuando se incurre en una de las causales señaladas en las normas de policía, se revoca el permiso porque no se había creado una situación intangible».

(Sentencia de septiembre 6 de 2001. Expediente 6898. Consejera Ponente: Dra. Olga Inés Navarrete Barrero).

___________________________________