Sentencia 6957 de noviembre 11 de 1994 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SECCIÓN SEGUNDA

TRABAJADORES DEL SERVICIO DOMÉSTICO

CONCEPTO

EXTRACTOS: «El Tribunal concluyó que la demandante no tenía la calidad de trabajadora del servicio doméstico con fundamento en que no laboró en el hogar de la demandante sino en una unidad de explotación económica de su propiedad y porque cumplió funciones de celaduría, con base en el análisis de la prueba testimonial y como esos soportes permanecen incólumes, porque no fueron desvirtuados, ni podían serlo por la vía escogida por el recurrente, la decisión recurrida debe mantenerse.

Lo anterior no obsta para observar que, en todo caso, no le asiste razón al recurrente pues la jurisprudencia de antaño ha señalado que “...la denominación de trabajadores del servicio doméstico se refiere únicamente a aquellos que presten sus servicios en un hogar o casa de familia, pero en forma alguna puede hacerse extensiva a quienes trabajen en un hotel que constituye una empresa, es decir, una unidad de explotación económica (cas. 28 de junio de 1963)” y ese criterio es válido para entender el alcance del artículo 1º del Decreto 824 de 1988.

En consecuencia, el concepto de hogar como beneficiario de los servicios, por sí sólo no es suficiente para determinar quién es trabajador del servicio doméstico, pues además se precisa que las funciones desarrolladas sean atinentes al aseo, cocina, lavado, planchado, vigilancia de niños y las demás inherentes al hogar, como lo dispone el artículo primero del Decreto 824 de 1988.

Por manera que los trabajadores que cumplen actividades preferentes de celaduría en fincas o casas de recreo, carecen de la connotación del servidor doméstico y están sujetos a las normas generales del régimen prestacional ordinario».

(Sentencia de casación, noviembre 11 de 1994. Radicación 6957. Magistrado Ponente: Dr. José Roberto Herrera Vergara).

___________________________________