Sentencia 7132 de julio 21 de 1995 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

TÉRMINO PARA NOTIFICAR EL REQUERIMIENTO ESPECIAL

SUSPENSIÓN POR PRÁCTICA DE INSPECCIÓN TRIBUTARIA

EXTRACTOS: «Los artículos 703 y 705 del estatuto tributario, determinan el plazo para la expedición y notificación del requerimiento especial, previo a la liquidación de revisión, y precisan lo relativo a la suspensión por práctica de inspección tributaria, bien sea de oficio o a solicitud de parte y por emplazamiento para corregir.

Disponen los citados artículos:

“ART. 705.—Término para notificar el requerimiento. El requerimiento de que trata el artículo 703, deberá notificarse a más tardar dentro de los dos (2) años siguientes a la fecha de vencimiento del plazo para declarar. Cuando la declaración inicial se haya presentado en forma extemporánea, los dos (2) años se contarán a partir de la fecha de presentación de la misma. Cuando la declaración tributaria presente un saldo a favor del contribuyente o responsable, el requerimiento deberá notificarse a más tardar dos (2) años después de la fecha de presentación de la solicitud de devolución o compensación respectiva.

ART. 706.—Suspensión del término. Cuando se practique inspección tributaria, el término para practicar el requerimiento especial se suspenderá mientras dure la inspección, cuando ésta se practique a solicitud del contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, y hasta por tres (3) meses cuando se practique de oficio.

También se suspenderá el término para la práctica del requerimiento especial, durante el mes siguiente a la notificación del emplazamiento para corregir”.

Palmariamente las disposiciones transcritas, prevén que el término para notificar el requerimiento especial, es de dos años contados a partir del vencimiento del plazo para presentar la respectiva declaración y que el mismo se SUSPENDE, mientras dure la inspección tributaria, cuando se practique a solicitud del contribuyente, y hasta por tres (3) meses cuando ésta se practique de oficio, esto es, que en el último evento, el término se suspende únicamente por el tiempo exacto de su duración.

Da cuenta el expediente que el 1º de febrero de 1993, el ente fiscalizador ordenó la práctica de inspección tributaria y al efecto, dictó entre otros, el Auto Comisorio 004, a través del cual se facultó a los funcionarios investigadores para recibir testimonios, solicitar la exhibición de libros, comprobantes de contabilidad, practicar interrogatorios, etc. (fl. 6, cuaderno de antecedentes Nº 3-A).

Advierte la Sala que la administración, previo el Auto Comisorio 004 de 1993, llevó a cabo una serie de diligencias encaminados a verificar los datos contenidos en la declaración de renta de la contribuyente, para lo cual no se requirió en manera alguna que se decretara una inspección, pues dicha actuación no fue necesaria para expedir actos como el Requerimiento Ordinario 067 del 28 de enero de 1993, a través del cual se solicitó a la actora el envío de anexos detallados de activos, pasivos, ingresos, costos, deducciones, inventarios, etc.

El 11 de febrero de 1993, la sociedad dio respuesta al citado requerimiento, en la cual envió la información solicitada (fl. 15 ib.). El 25 de febrero de 1993, se libró el Requerimiento Ordinario 011, en el cual se pidió a la sociedad la ampliación de la información solicitada en el Requerimiento 067 del 28 de enero de 1993, diligencias estas para las cuales no se requirió en manera alguna de auto que decretara la inspección, además porque para producir válidamente requerimientos ordinarios, no es necesario que medie auto de inspección.

A juicio de la Sala, las diligencias llevadas a cabo en desarrollo del Auto Comisorio 004 de 1993, están constituidas por la visita practicada a las instalaciones de la empresa el 22 de abril de 1993, a efecto de “emitir informe sobre libros de contabilidad”, en desarrollo de la cual fueron verificados los libros de contabilidad que lleva la actora, dándose por concluida en la misma fecha, en la forma como consta en el folio 751 del expediente. Así mismo, la diligencia de testimonios llevada a cabo el mismo día “en desarrollo de los Autos de Inspección números 004, 005, 006”, con la administradora del establecimiento de comercio de la sociedad (fl. 753).

Lo anterior evidencia que si bien la administración efectuó investigaciones relacionadas con la declaración de renta de la sociedad, únicamente las dos anotadas, practicadas el 22 de abril de 1993, fueron consecuencia del Auto de Inspección 004 de 1993. Las demás, como cruces de información relativos a las compras de la sociedad actora efectuadas el 15 de febrero de 1993, folios 177 y 179, interrogatorio al señor revisor fiscal de la sociedad y los requerimientos ordinarios, no pueden tenerse como pruebas obtenidas en desarrollo del referido auto, como quiera que para su obtención no medió aquél. Esto es, son diligencias que normalmente se pueden desarrollar sin necesidad de orden de inspección, sino directamente en ejercicio de las amplias facultades de fiscalización que a la administración le otorga la ley.

Como lo ha precisado en otras oportunidades la Sala, la práctica efectiva de la diligencia de inspección es la que tiene la virtualidad de suspender el término para notificar el requerimiento especial, y no la sola notificación del auto comisorio, toda vez que éste por sí mismo no constituye la diligencia a que hace referencia el artículo 706 del E.T., puesto que éste es un acto previo o preparatorio de la misma. De suerte que de notificarse dicho auto, si la comisión no se hace presente en el lugar en el que le corresponde desempeñar el encargo, no puede entenderse que se ha empezado a practicar la inspección y menos aún puede darse por suspendido el término para notificar el requerimiento.

Establecido, entonces, que la suspensión de términos para practicar el requerimiento especial tuvo lugar por un solo día, el 22 de abril de 1993, fecha en que se hizo visita de verificación de libros y de recepción de testimonio, encuentra la Sala que habiendo empezado a correr el término para requerir el día 9 de mayo de 1991, éste venció el 10 de mayo de 1993; de donde se concluye que el practicado el 3 de agosto de 1993 resultó extemporáneo».

(Sentencia de julio 21 de 1995. Expediente 7132. Consejero Ponente: Dr. Julio Enrique Correa Restrepo).

_____________________________