Sentencia 7370 de marzo 27 de 2003 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

RESPONSABILIDAD FISCAL

SUBALTERNOS QUE NO SON FUNCIONARIOS DE MANEJO

EXTRACTOS: «El artículo 546 del Código Fiscal, prevé:

“Unidad de responsabilidad. Consiste en la responsabilidad que recae sobre el ordenador de gastos y el empleado de manejo a cuyo cargo está la oficina por aquellas acciones u omisiones que lesionen los intereses del Distrito, sin perjuicio del derecho a repetir contra cualquier subalterno por fraude o malversación. No obstante el Distrito se reserva la facultad para proceder contra los subalternos cuando estos sean los directos responsables.

Cuando sean varios los empleados de manejo que intervengan en una sola operación serán responsables solidariamente”.

A juicio del apelante, la norma transcrita consagra la acción fiscal contra los subalternos solamente cuando sean directos responsables y la acción de repetición cuando se les compruebe fraude o malversación, pero que ello no equivale a la responsabilidad solidaria que se le aplicó en los actos acusados.

El punto central de la controversia en el recurso se circunscribe a establecer si no obstante que el actor no era funcionario de manejo, podía responsabilizársele solidariamente, como se hizo en los actos acusados.

En orden a dilucidar lo anterior, se tiene en cuenta lo siguiente:

Está claro para la Sala que el actor no tenía dentro de sus funciones recaudar dinero por concepto de los servicios que se prestaban en el Cementerio Central de Bogotá, empero de las pruebas que se relacionan en los actos acusados, concretamente, en el Auto 87 de 8 de agosto de 1996 se infiere que su participación en los hechos consistió en prestar el servicio sin que se acreditaran los requisitos, destacándose la conducta de vender y arrendar bóvedas de propiedad de la EDIS (fl. 50), hecho este que le fue imputado por el testigo Raúl H. Barragán, reconocido también por José Ricardo Ríos Restrepo, en cuya declaración adujo que los que participaron en la defraudación “de común acuerdo prestaban servicios de inhumación, exhumación y cremación de cadáveres cobrándolos directamente y luego se repartían el valor de lo recaudado” (fl. 23).

De tal manera que resulta irrelevante que el cargo del actor no fuera de manejo o que dentro de sus funciones no estuviera la de recaudar dineros, sino que lo verdaderamente trascendente es que con su conducta contribuyó al detrimento patrimonial de la EDIS, pues la entidad dejó de percibir los dineros que le correspondían por los servicios prestados en el Cementerio Central, dineros de los cuales se aprovechó el demandante, al permitir que los valores por concepto de inhumaciones y exhumaciones no ingresaran a las arcas de la entidad.

Estima la Sala que el artículo 546 del Código Fiscal, si bien alude a la responsabilidad solidaria de los funcionarios de manejo, no lo es menos que también prevé la responsabilidad de los subalternos por fraude o malversación y por su participación directa en los hechos que dan lugar a la misma, lo cual no excluye que sean solidarios entre sí, como subalternos, o con aquellos, entre otras razones porque lo que determina la solidaridad no es la calidad del funcionario, de manejo o no, sino la pluralidad de personas que intervienen en la realización de una conducta causante de un daño.

De otra parte, de lo que ha quedado reseñado no se infiere que al actor se le endilgue una participación indirecta, sino directa y, para derivar de la misma una responsabilidad, el Distrito, conforme a la norma transcrita, está plenamente facultado».

(Sentencia de 27 de marzo de 2003. Expediente 7370. Consejero Ponente: Dr. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo).

_________________________________