Sentencia 7712 de agosto 5 de 1996 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

AGENCIA OFICIOSA

EN ASUNTOS TRIBUTARIOS

EXTRACTOS: «En primer término, se observa que, como lo anotó el demandante en su alegato de conclusión, la administración en la sustentación del recurso de apelación no esgrimió argumento alguno acerca de la vigencia del artículo 142 del Decreto-Extraordinario 1651 de 1961; sino que se limita a interpretar el artículo 557 del estatuto tributario en el sentido de que al tenor de esta norma la agencia oficiosa no procede para firmar las declaraciones tribu-tarias, porque el mencionado artículo no otorgó esta facultad al preceptuar que solamente los abogados pueden actuar como agentes oficiosos para contestar requerimientos e interponer recursos.

Ahora bien, en cuanto a la aplicación del artículo 142 del Decreto-Extraordinario 1651 de 1961, la Sala comparte el criterio expresado por el tribunal de que esta norma se encuentra vigente y autoriza a personas que no tengan la condición de representante, mandatario o apoderado del contribuyente, presenten por éste la declaración de renta, haciéndolos directamente responsables de las obligaciones que surjan de tal actuación, hasta cuando se verifique la correspondiente ratificación.

El anterior criterio se fundamenta simplemente en el hecho de que el artículo 142 del Decreto 1651 de 1961 así lo ordena, como bien lo relieva el tribunal en la sentencia recurrida.

Resumiendo entonces los aspectos debatidos en este proceso la Sala destaca los siguientes:

1. En materia de impuestos se acepta la representación como forma válida para que los contribuyentes cumplan con sus obligaciones de carácter formal.

2. La agencia oficiosa puede ser utilizada sin limitación alguna para el cumplimiento de todas y cada una de las obligaciones formales, incluida la presentación de las declaraciones tributarias.

3. El artículo 142 del Decreto 1651 de 1961 no fue derogado por el artículo 557 del estatuto tributario, pues el alcance de uno y otro es complementario, toda vez que mientras el primero regula, en términos generales, la agencia oficiosa, el segundo establece ciertos requisitos adicionales como es el tener la condición de abogado cuando se da respuesta a requerimientos o se interponen recursos.

Por lo anteriormente expuesto, sin más consideraciones, la Sala habrá de confirmar la sentencia recurrida por encontrarla en lo fáctico y en lo jurídico ajustada a derecho».

(Sentencia de agosto 5 de 1996. Expediente 7712. Consejero Ponente: Dr. Germán Ayala Mantilla).

______________________________