Sentencia 7834 de octubre 6 de 1994 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

PERJUICIOS MORALES

MUERTE DE UN HERMANO

EXTRACTOS: «Sobre la negativa del a quo a reconocer indemnización por los perjuicios morales en favor de la menor Soraida ..., la Sala patrocina la decisión por las siguientes razones:

La menor aludida nació con posterioridad a la muerte de su hermano, fecha para la cual aún no estaba concebida, circunstancia que permite concluir que la menor no sufrió pena, dolor o aflicción.

La asimilación que hace el actor entre la menor mencionada y el hijo póstumo, no resulta aceptable; es diferente que el niño nazca después de muerto su padre, pues, amén del sufrimiento que padece dentro del vientre materno, deberá sobrellevar su ausencia en todas las etapas de su crecimiento y desarrollo; nada de esto ocurre en el evento de la ausencia de un hermano a quien no conoció y cuya presencia, en tales condiciones, deja de ser indispensable para la formación adecuada de su personalidad. En este caso quien falleció fue su hermano, por lo cual no se puede argüir que era el difunto quien iba a velar por la menor, máxime si sus padres se hallaban vivos en el momento de su nacimiento.

La situación del hijo póstumo es completamente distinta; sobre este punto la Sala ha tenido la oportunidad de pronunciarse, así por ejemplo en sentencia de noviembre 16 de 1989 (*) , con ponencia del Dr. Gustavo de Greiff Restrepo».

(Sentencia de octubre 6 de 1994. Expediente 7834. Consejero Ponente: Dr. Juan de Dios Montes Hernández).

____________________________________