SENTENCIA 8004 DE MAYO 10 DE 1994

 

Sentencia 8004 de mayo 10 de 1994 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

CLAUSULA COMPROMISORIA

NO TIENE DEROGATORIA IMPLICITA

EXTRACTOS: «Textualmente dijo la Sala en dicha oportunidad:

“Ahora bien, se plantea por parte del establecimiento demandado que la cláusula compromisoria no podía surtir efectos de ninguna naturaleza por cuanto si a pesar de existir la cláusula compromisoria, una de las partes acude ante la jurisdicción y la demandada no excepciona por dicha cláusula, el juez ante quien se demandó recupera su jurisdicción entendiéndose así un convenio tácito modi-ficatorio de la estipulación compromisoria. En otras palabras, la demandante hizo una oferta tácita concluyente para modificar la cláusula referida y el demandado la aceptó al no excepcionar sobre la misma. Respalda su planteamiento con apoyo en dos decisiones del Tribunal Superior de Bogotá —Sala Civil— y una transcripción de un fallo de la Corte Suprema de Justicia(*). Concluye su argumentación el apoderado del banco demandado, solicitando que no debe ser fallada una falta de competencia, tal como solicita el apelante, por cuanto “... la cláusula en la cual se amparan los apelantes, fue derogada tácitamente por las partes, recobrando así su competencia la justicia administrativa”.

Para la Sala el criterio antes expresado no tiene carácter absoluto o irreversible, por cuanto, sin desconocer las apreciaciones consignadas en las decisiones referidas, lo cierto es que la misma Corte en otras ocasiones ha sostenido un enfoque diferente cuyo sentido se comparte en este fallo al declarar la nulidad de la actuación cuando las partes han establecido la cláusula compromisoria, así el demandado se haya mostrado conforme con el trámite judicial y no haya propuesto la excepción previa de pacto arbitral. Tal fue el criterio plasmado en el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia, al decidir el proceso ordinario de Candelaria Navarro contra Jorge Molano, fechado el 30 de junio de 1979, en el cual, en lo pertinente se expresó:

“Tiene pues, plena aplicación en el caso sub júdice en virtud de lo expuesto hasta aquí, lo que dijo la Sala en sentencia del 17 de abril del año en curso aún no publicada: “...por la cláusula compromisoria, o el compromiso en su caso, se sustrae válidamente de la jurisdicción del Estado el conocimiento y la decisión de las controversias que en aquella se determinan, con el resultado de que la rama jurisdiccional del poder público pierde la jurisdicción sobre tales controversias. De consiguiente, si de ella conoce, el proceso es nulo por la primera de las causales previstas en el artículo 152 del Código de Procedimiento Civil, que reza así...”” (subrayado fuera del texto).

Para la Sala, la circunstancia de no haberse propuesto la excepción de pacto arbitral no puede comportar el efecto que el demandado pretende, cual es la declinatoria del fuero arbitral, dado que se trata de una situación de carencia de jurisdicción, cuyo saneamiento no puede lograrse tan ligeramente como se sugiere por la parte demandada, pues por sabido se tiene que solamente el legislador puede regular tan importante aspecto” (Sentencia del 18 de junio de 1992. Magistrado ponente: Dr. Daniel Suárez Hernández. Expediente Nº 6761).

La Sala reitera entonces la posición sostenida en la sentencia transcrita, en la cual se considera que el hecho de que el demandante, desconociendo la cláusula compromisoria, acuda a la jurisdicción y el demandado no formule la excepción de compromiso, no debe entenderse como la derogación del pacto arbitral.

Aquí parte la Sala, compartiendo en ese punto la posición de la Corte, de que se trata de una situación de carencia de jurisdicción. Y en este punto el término jurisdicción debe entenderse en la acepción que la ley procesal le otorga (arts. 12 del C.P.C. y 82 del CCA).

Por lo tanto, una demanda así formulada, debe ser rechazada in límine por FALTA DE JURISDICCIÓN; si ello no acontece, el demandado puede proponer la excepción de pacto arbitral, la cual no requiere ser alegada para que el juez pueda pronunciarse sobre ella al aparecer probada en el expediente, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 85 del Código de Procedimiento Civil.

Si el demandado no propone dicha excepción, el proceso queda afectado de una nulidad insaneable por falta de jurisdicción (art. 144 C. de P.C.), por lo cual no puede operar entonces el artículo 100 del precitado código, que señala que “los hechos que configuran excepciones previas, no podrán ser alegados como causal de nulidad por el demandante, ni por el demandado que tuvo oportunidad de proponer dichas excepciones, salvo cuando sea insaneable (sic)” (subraya fuera de texto).

Admitir que la jurisdicción de los árbitros puede ser derogada en un proceso por la sola presentación de la demanda y la aceptación implícita de la parte demandada, equivaldría a afirmar que si una entidad es demandada ante la jurisdicción ordinaria debiendo serlo ante la contencioso-administrativa, el hecho de que no se alegue la falta de jurisdicción como excepción previa otorgaría jurisdicción a un juez que legalmente no la tiene para tal fin.

El proceso no puede convertirse en el escenario en el cual una parte haga una oferta de jurisdicción a la otra, la que tendrá entonces la oportunidad de aceptarla o rechazarla, proponiendo o no excepciones. Esta oferta de supresión del pacto arbitral, es de naturaleza extra-procesal; si la voluntad de las partes es celebrar una convención modificatoria del contrato para suprimir el arbitramento, deben proceder de la misma manera que lo hicieron para incluirlo; esto es, mediante un acuerdo de voluntades perfeccionado y expresado por escrito».

(Sentencia de mayo 10 de 1994. Expediente 8004. Consejero Ponente: Dr. Carlos Betancur Jaramillo).

_________________________________________________