Sentencia 8049 de febrero 7 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Delio Gómez Leyva

Ref.: Expediente 8049

Santafé de Bogotá, D.C., siete de febrero de mil novecientos noventa y siete.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Se discute en este proceso si las pruebas allegadas por la contribuyente desvirtúan o no el cargo formulado por la administración de no ser reales las compras de mercancías efectuadas por la actora a las sociedades Inversiones Lusagt Ltda. y Asegran Ltda., y por ende que los impuestos descontables, solicitados por las mismas, son inexistentes, en razón de los hechos irregulares consignados en el acta de inspección tributaria, que indican que las operaciones fueron ficticias o simuladas.

Al examinar el acervo probatorio que contiene el expediente la Sala observa que las pruebas que la actora aduce para que se le reconozcan las compras desestimadas, no son conducentes ni idóneas para demostrar la realidad de las mencionadas compras, cuando por mandato de la ley estaba obligada por una parte a exigir facturas con el lleno de requisitos legales por las compras efectuadas con discriminación del IVA pagado, documentos estos que constituirán el soporte contable de las operaciones realizadas y por otra al correcto manejo de la cuenta de mayor o balance “impuesto a las ventas por pagar”, de tal manera que permitiera tener certeza sobre la realidad de las operaciones realizadas. En defecto, y como bien lo anota el Ministerio Público, al no haber podido la administración efectuar tales verificaciones, debió acudir a los registros contables de sus proveedores que tampoco pudo constatar el ente administrativo porque en el sitio señalado como domicilio de la proveedora no se encontró indicios de su existencia o funcionamiento; por el contrario las personas allí ubicadas expresaron que la oficina pertenecía a la sociedad aduanera comercial, o aportar pruebas idóneas y convincentes para acreditar su existencia, pues los testimonios allegados al proceso no permiten comprobar de manera convincente tal realidad, menos aún, cuando con relación a tales operaciones exige la misma ley tributaria, por lo menos, la expedición de facturas con el lleno de requisitos legales, la retención en la fuente por el comprador, el pago del IVA, las declaraciones de industria y comercio, etc. o en últimas la práctica de experticio a la contabilidad de los proveedores.

Tampoco encuentra la Sala que la administración, al rechazar las compras haya violado el artículo 671 del estatuto tributario, que establece la sanción de proveedor ficticio, porque de ninguna manera la ley ha condicionado el rechazo del impuesto descontable a este procedimiento, ni a éste se refiere el desconocimiento de los efectos tributarios de transacciones que no son reales.

No desvirtuado el acto administrativo que desconoció las compras calificadas por la administración como inexistentes, han de confirmarse tanto la sanción por inexactitud, que por el mismo hecho y con fundamento en el artículo 647 del estatuto tributario se impuso en los actos administrativos de determinación del impuesto, como la sanción por devolución improcedente, ya que el saldo a favor se originó como consecuencia de los débitos por impuestos descontables inexistentes».

_____________________________