Sentencia 8122 de enero 24 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Julio E. Correa Restrepo

Ref.: Expediente 8122

Santafé de Bogotá, D.C., enero 24 de mil novecientos noventa y siete.

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

Como quiera que los argumentos expuestos en el recurso de apelación, en manera alguna desvirtúan las consideraciones del Tribunal Administrativo de Cundinamarca para declarar la nulidad de los actos administrativos acusados, esta corporación impartirá confirmación a la sentencia recurrida.

En efecto, el artículo 507 del estatuto tributario, si bien consagra como requisito a cargo de los exportadores para solicitar devolución, la inscripción en el registro nacional de exportadores, exigencia que fue reglada por la Resolución 437 el 1º de abril de 1993 expedida por el Incomex, por su parte el Decreto 621 de 1993 también consagra la exigencia de registrarse ante la Dirección de Impuestos Nacionales, así:

Estatuto tributario

“ART. 507.—Obligación de inscribirse en el registro nacional de vendedores. Todos los responsables del impuesto sobre las ventas, incluidos los exportadores, deberán inscribirse en el registro nacional de vendedores.

Quienes inicien actividades, deberán inscribirse dentro de los dos (2) meses siguientes a la fecha de iniciación de sus operaciones.

A partir del 1º de enero de 1993, constituirá requisito indispensable para los exportadores, solicitantes de devoluciones o compensaciones por los saldos del impuesto sobre las ventas, generados por operaciones efectuadas desde tal fecha, la inscripción en el “registro nacional de exportadores” previamente a la realización de las operaciones que dan derecho a devolución”.

Decreto 2076 de 1992

“ART. 43.—Registro nacional de exportadores. Los exportadores que realicen operaciones durante el primer trimestre de 1993, que den derecho a devoluciones y/o compensaciones, deberán inscribirse en el registro nacional de exportadores a más tardar el día 31 de marzo del año 1993 y sólo a partir de dicha fecha podrá exigirse el cumplimiento de tal requisito para efecto de proceder a la respectiva devolución o compensación por las operaciones efectuadas desde el primero de enero de 1993.

La renovación del registro será anual y deberá efectuarse en las fechas que para el efecto señale el Gobierno Nacional”.

Decreto 621 de 1993

“ART. 1º—Prorrogar hasta el día dos (2) de mayo de 1993, el plazo establecido en el artículo 43 del Decreto 2076 de 1992 para efectuar la inscripción en el registro nacional de exportadores con derecho a devolución del impuesto sobre las ventas.

ART. 2º—Para efectos de la inscripción en el registro nacional de exportadores con derecho a devolución del impuesto sobre las ventas, de que trata el artículo 507 del estatuto tributario, los exportadores interesados en solicitar devoluciones, deberán registrarse ante la Dirección de Impuestos Nacionales o la entidad que haga sus veces.

Para poder efectuar dicha inscripción, el exportador deberá adjuntar al formulario de inscripción en el registro único tributario, RUT, la constancia de encontrarse inscrito en el registro de exportadores que para efectos de comercio exterior lleve el Instituto Colombiano de Comercio Exterior, Incomex, cuando éste sea reglamentado”.

Como palmariamente se observa de las normas transcritas, sólo para efectos del registro nacional de exportadores que se debía adelantar ante el Incomex, fue fijado término para llevarse a cabo, so pena de tornar en improcedentes las solicitudes de devolución o compensación. Hasta el 31 de marzo de 1993, fecha que fue ampliada posteriormente al 2 de mayo de 1993.

Sin embargo, no se advierte disposición en este sentido, que determine el plazo para cumplir con el registro único tributario, de suerte que si bien podía ser necesario para acceder a una devolución, no era relevante la época en que hubiese sido solicitado, como sí lo era la fecha del registro único de exportadores.

De manera que no podía la administración hacer extensiva la sanción referente a negar la devolución pedida, a quien a tal época no se hubiere inscrito en el registro único tributario, puesto que jurídicamente sólo estaba consagrado como causal de improcedencia de la devolución, el no haberse inscrito en el registro único de exportadores.

En el mismo sentido la Sala falló el juicio 7950 promovido por la misma sociedad, con idénticos argumentos, pero por un período diferente del IVA.

Por ser suficientes las anteriores razones, la Sala confirmará la sentencia recurrida, que declaró la nulidad de los actos administrativos que negaron la procedencia de la devolución solicitada por la sociedad actora».

(...).

Magistrados: Delio Gómez Leyva, presidente—Germán Ayala Mantilla—Julio E. Correa Restrepo—Consuelo Sarria Olcos.

Carlos Alberto Florez Rojas, secretario.

________________________________