CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO 

SECCIÓN CUARTA

Consejera Ponente:

Dra. Consuelo Sarria Olcos

Ref.: Radicación 8149

Santafé de Bogotá, D.C., mayo nueve de mil novecientos noventa y siete.

Apelación sentencia de septiembre 5 de 1996 del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en juicio de nulidad y contra los actos administrativos expedidos por el comité de entidades sin ánimo de lucro.

(...).

EXTRACTOS: «Consideraciones de la Sala

“De conformidad con los términos de los recursos de apelación interpuestos, la controversia que debe resolver la Sala se concreta en determinar la procedencia o no de la exención de parte del beneficio neto o excedente obtenido por la fundación durante los años gravables de 1991 y 1992.

En el caso de autos, el comité de entidades sin ánimo de lucro, con fundamento en lo previsto en los artículos 125 del estatuto tributario y 4º parágrafo 2º del Decreto 868 de 1989, declaró improcedente la exención de parte del beneficio neto obtenido por la actora en los años gravables de 1991 ($ 1.648.740) y 1992 ($ 2.796.485), que fue destinado a efectuar donaciones a personas naturales.

Con respecto a las donaciones a personas naturales efectuadas por las entidades sin ánimo de lucro, como la fundación actora, la Sala no encuentra aceptable lo afirmado por el comité de entidades sin ánimo de lucro, en el sentido de la no deducibilidad de dichas donaciones.

Los artículos 125 del estatuto tributario y 4º parágrafo 2º del Decreto 868 de 1989, citados por la entidad demandada como fundamento de la actuación acusada, no prohíben la deducibilidad de las donaciones a personas naturales efectuadas por las entidades sin ánimo de lucro, ya que la primera de las citadas normas, que regula la “deducción por donaciones” y no enumera a las personas naturales dentro de las destinatarias de las donaciones deducibles, no es una disposición aplicable a las entidades del régimen tributario especial, las cuales se rigen por lo previsto en los artículos 356 a 364 del estatuto tributario y en las normas reglamentarias; y el artículo 4º parágrafo 2º del Decreto 868 de 1989, tampoco prohíbe la deducibilidad en cuestión, sino que se limita a establecer que las donaciones que realicen las entidades pertenecientes al régimen especial a otras instituciones sin ánimo de lucro que desarrollen las actividades señaladas en el decreto, constituyen una forma indirecta de ejecución de los excedentes.

De acuerdo con lo anterior, la Sala observa que las entidades sin ánimo de lucro pueden efectuar donaciones a personas naturales y obtener la exención del beneficio neto o excedente, siempre que las mismas, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 5º del Decreto 868 de 1989, estén destinadas al desarrollo directo o indirecto de una o varias de las actividades señaladas en el literal b) del artículo 4º del citado decreto, esto es, salud, educación, cultura, deporte aficionado, investigación científica y tecnológica, o a programas de desarrollo social, siempre y cuando las mismas sean de interés general y que a ellas tenga acceso la comunidad”».

________________________________