Sentencia 8350 de julio 25 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejera Ponente:

Dra. Consuelo Sarria Olcos

Ref.: Radicación 8350

Santafé de Bogotá, D.C., julio veinticinco (25) de mil novecientos noventa y siete (1997).

Apelación sentencia de enero 21 de 1997 del tribunal administrativo de Santander, en juicio de nulidad y restablecimiento del derecho de carácter fiscal impuesto ventas bimestres 1º a 6º de 1991.

Actor: Gaseosas Hipinto S.A.

Fallo

(...).

Consideraciones de la Sala

De conformidad con los términos del recurso de apelación interpuesto por la entidad demandada, debe la Sala determinar la procedencia o no de los impuestos descontables solicitados por la sociedad actora respecto de la compra de envases de vidrio utilizados para envasar las gaseosas que produce.

En relación con los impuestos descontables, los artículos 485 literal a) y 488 del estatuto tributario establecen que:

“ART. 485.—Los impuestos descontables son:

“a) El impuesto sobre las ventas facturado al responsable por la adquisición de bienes corporales muebles y servicios, hasta el límite que resulte de aplicar al valor de la operación que conste en las respectivas facturas o documentos equivalentes, la tarifa del impuesto a la que estuvieren sujetas las operaciones correspondientes; la parte que exceda de este porcentaje constituirá un mayor valor del costo o del gasto respectivo, y”

“ART. 488.—Sólo son descontables los impuestos originados en operaciones que constituyan costo o gasto. Sólo otorga derecho a descuento, el impuesto sobre las ventas por las adquisiciones de bienes corporales muebles y servicios, y por las importaciones que, de acuerdo con las disposiciones del impuesto a la renta, resulten computables como costo o gasto de la empresa y que se destinen a las operaciones gravadas con el impuesto sobre las ventas (se subraya).

De acuerdo con las normas transcritas, el impuesto sobre las ventas facturado al responsable por la adquisición de bienes corporales muebles otorga derecho al “descuento” desde que constituya un “costo o gasto” de la empresa, destinado a las operaciones gravadas con el impuesto sobre las ventas, condicionando la procedencia de dichos impuestos descontables a que las respectivas operaciones (compra de envase) sean constituidas de costos o gastos dentro del proceso productivo.

Al respecto, con fundamento en el Concepto 010 de marzo 2 de 1979 emitido por la Dirección de Impuestos Nacionales, en el cual se concluyó que “no constituyendo el envase un activo fijo, el impuesto pagado en la compra del mismo constituye un gravamen imputable a un costo de producción y venta, el cual es eminentemente descontable del impuesto sobre las ventas a pagar”, y en la sentencia del Consejo de Estado de octubre 25 de 1991, Expediente 3517, Consejero Ponente Dr. Guillermo Chahín Lizcano, actor Gaseosas Hipinto S.A., la Sala observa que el envase no constituye un activo fijo, toda vez que, en la entrega de las bebidas gaseosas se presenta la enajenación del líquido y de la botella en la cual va envasado, enajenación que ocurre dentro del giro ordinario de la actividad de la empresa productora, sin que el hecho de la permanencia en stock o en existencias convierta a los envases en activos fijos, porque así como lo indicó el a quo, los mismos se van utilizando gradualmente a lo largo del proceso productivo y se venden conjuntamente con el líquido.

Así las cosas, no resultan aceptables los planteamientos expuestos por la parte demandada en la sustentación del recurso de apelación, relativos al carácter de activos fijos de los envases, pues como ya se dijo, en la entrega de las bebidas gaseosas se presenta la enajenación del líquido y de la botella en la cual va envasado, enajenación que ocurre dentro del giro ordinario de la actividad de la empresa productora, constituyendo el impuesto pagado en la adquisición de tales envases un costo de producción, que otorga el derecho al descuento del impuesto sobre las ventas por la adquisición de dichos bienes corporales muebles, de acuerdo con lo previsto en el citado artículo 488 del estatuto tributario.

De otra parte, en cuanto a la alegada inaplicabilidad al caso de autos de la sentencia del Consejo de Estado de octubre 25 de 1991 y del Concepto DIN 010 de marzo 2 de 1979, porque a juicio de la parte recurrente se refieren a “los envases que realmente vende la empresa”, la Sala advierte que en los citados sentencia y concepto, no se efectúa la distinción pretendida por la entidad demandada (entre la enajenación inicial cuando el adquirente no posee el envase y las posteriores enajenaciones del solo líquido), sino que se precisó que en la venta de las bebidas gaseosas se presenta la enajenación conjunta del líquido y de la botella en la cual va envasado, enajenación que ocurre dentro del giro ordinario de la actividad de la empresa productora, constituyendo el impuesto pagado en la adquisición de tales envases un costo de producción, que otorga el derecho a descontar el impuesto sobre las ventas por la adquisición de dichos bienes corporales muebles.

De conformidad con las anteriores razones, la Sala concluye la procedencia de los impuestos descontables solicitados por la sociedad actora respecto de la compra de envases de vidrio utilizados para envasar las gaseosas que produce, cuyos valores no fueron cuestionados, y en consecuencia, confirmará la sentencia apelada que declaró la nulidad de la actuación administrativa acusada y la firmeza de las declaraciones privadas en relación con el impuesto sobre las ventas correspondiente a los bimestres 1º a 6º de 1991, no estando llamado a prosperar el recurso de apelación interpuesto por la entidad demandada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

Falla:

Confírmase la sentencia apelada.

Se reconoce al doctor Enrique Guerrero Ramírez como apoderado de la entidad demandada, en los términos y para los efectos del memorial anexo.

Cópiese, notifíquese, comuníquese y devuélvase al tribunal de origen. Cúmplase.

Esta providencia fue estudiada y aprobada en la sesión de la fecha.

_______________________________