Sentencia 8396 de agosto 15 de 1997 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

LIMITACIÓN DE COSTOS

PARA PROFESIONALES INDEPENDIENTES

EXTRACTOS: «EI aspecto jurídico que debe resolver la Sala en el presente proceso se concreta a determinar si, como lo hizo la Administración de Impuestos y lo acogió el Tribunal, es procedente aplicar la limitación de costos y deducciones prevista en el artículo 87 del estatuto tributario para “profesionales independientes” en lo referente a los costos y deducciones declarados por el contribuyente Juan de Jesús Ospina Aguirre en su declaración de renta del año gravable de 1990, o si, como lo ha sostenido éste tanto en la vida gubernativa como ante la jurisdicción, no le es aplicable dicha disposición.

El artículo 87 del estatuto tributario consagra textualmente lo siguiente:

“Limitación de los costos a profesionales independientes y comisionistas. Los costos y deducciones imputables a la actividad propia de los profesionales independientes y de los comisionistas, que sean personas naturales, no podrán exceder del cincuenta por ciento (50%) de los ingresos que por razón de su actividad propia reciban tales contribuyentes.

Cuando se trate de contratos de construcción de bienes inmuebles y obras civiles ejecutados par arquitectos o ingenieros contratistas, el límite anterior será del noventa por ciento (90%), pero deberán llevar libros de contabilidad registrados en la cámara de comercio o en la Administración de Impuestos Nacionales.

Las anteriores limitaciones no se aplicarán cuando el contribuyente facture la totalidad de las operaciones y sus ingresos hayan estado sometidos a retención en la fuente, cuando ésta fuere procedente. En este caso, se aceptarán los costos y deducciones que procedan legalmente”.

Como se observa, de la disposición transcrita, el legislador consagra una limitación de orden legal, no una presunción como lo ha sostenido el contribuyente, a los costos y deducciones imputables a la actividad de servicios inherentes a los profesionales independientes, personas naturales, en el sentido de que fiscalmente sólo se les reconoce por concepto de costos y deducciones hasta el 50% de los ingresos obtenidos por razón de su actividad.

Limitación, que no es aplicable, cuando se dan los supuestos previstos en el inciso 3º de la disposición que se ha dejado transcrita, es decir, “cuando el contribuyente facture la totalidad de las operaciones y sus ingresos hayan estado sometidos a retención en la fuente, cuando ésta sea procedente”.

De acuerdo con los antecedentes administrativos el contribuyente Juan de Jesús Ospina Aguirre, es un profesional independiente, persona natural, cuyos ingresos provienen de la prestación de servicios médicos que realiza a través de un fondo de asistencia médica denominado “Clínica Fame” de su propiedad, por lo cual se ubica dentro del supuesto consagrado en el inciso 1º de la norma.

Ahora bien, de conformidad con el numeral 5º del artículo 23 del Código de Comercio, la prestación de servicios inherentes a las profesiones liberales, no son mercantiles, y no se pierde tal carácter con el hecho de que los mismos se realicen a través de una unidad económica organizada, pues el artículo 20 de la misma obra no cataloga como mercantiles a la prestación de servicios por un grupo de profesionales, ni porque se realice a través de una unidad económica organizada, lo que significa, que independientemente del medio que se utilice para prestar los servicios profesionales si éstos corresponden a las profesiones liberales, como es la medicina, no son mercantiles.

Así las cosas, del hecho de que el contribuyente preste los servicios médicos mediante una unidad económica organizada, como es una clínica, no deja de ser un profesional independiente (persona natural), ni mucho menos se convierte en un comerciante, como se pretende, para escapar a la restricción fiscal discutida.

Ahora bien, tampoco por la circunstancia de llevar libros de contabilidad y encontrarse contabilizados la totalidad de costos y deducciones declarados, puede afirmarse que el contribuyente está exonerado de la limitación a los costos y deducciones prevista en el artículo 87 del estatuto tributario, como lo alega la apoderada judicial del demandante, ahora apelante, pues, como se dejó visto, si bien existe una excepción a la limitación de costos y deducciones de los profesionales independientes, ésta hace relación a una situación diferente, esto es, cuando el contribuyente factura la totalidad de sus operaciones y sus ingresos se encuentran sometidos a la retención en la fuente.

Excepción, que ni se ha alegado ni mucho menos probado dentro del presente proceso, por lo cual es indiscutible que el contribuyente, como lo estableció la Administración y lo acogió el Tribunal, no podía solicitar fiscalmente por concepto de costos y deducciones un valor que superara el 50% de los ingresos declarados, así el exceso se encontrara contabilizado, porque, por mandato legal, sólo tienen derecho por tal concepto a un 50% de los ingresos obtenidos dentro de su actividad profesional.

Como el contribuyente solicitó por concepto de costos y deducciones la suma de $ 27.162.000 equivalente a un 87.53% de sus ingresos totales por valor de $ 31.031.000, el proceder administrativo, en cuando los limitó al 50% al rechazar la suma de $ 11.646.000, se ciñó a lo preceptuado en el artículo 87 del estatuto tributario».

(Sentencia de agosto 15 de 1997. Expediente 8396. Consejero Ponente: Dr. Delio Gómez Leyva).

________________________________