Sentencia 8494 de abril 3 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Germán Ayala Mantilla

Ref.: Expediente 8494

Actor: Luis Carlos Sáchica A.

C/ La Nación. Acción de nulidad parcial contra la Circular Externa 7 de 1996 (modificada por las circulares externas 61/96 y 33/97), de la Superintendencia Bancaria.

Santafé de Bogotá, D.C., tres de abril de mil novecientos noventa y ocho.

Fallo

(...).

El cargo formulado es concreta en la violación al derecho fundamental de igualdad por parte de las normas acusadas, teniendo en cuenta que, a juicio del actor, no existen razones para establecer diferencias entre el monto de las transacciones en efectivo sujetas a registro que deben cumplir las instituciones financieras, respecto del monto que sobre las mismas transacciones obligan a las casas de cambio...

...para la Sala es evidente que sí existen desigualdades funcionales y de hecho. Entre las personas destinatarias de las normas que regulan la actividad económica, no es posible la uniformidad en el tratamiento que a las mismas deba darse por parte del legislador.

En efecto, si las distinciones y clasificaciones establecidas en las normas tienen como fundamento circunstancias fácticas diferentes, estas circunstancias justifican objetiva y razonablemente una regulación diferenciada, sin que por ello pueda acusarse el desconocimiento del derecho fundamental de la igualdad. Obviamente que en este evento, los hechos que sirven de causa a la norma deben guardar proporcionalidad con los fines perseguidos por ella.

En el caso específico como bien lo señala el Ministerio Público, entre las instituciones financieras y las casas de cambio existen aspectos relacionados con su creación y funcionamiento, que las hacen sustancialmente diferentes, lo cual implica que no pueda tratárseles como iguales en los términos y condiciones que reclama el actor.

(...).

...existe una clasificación previa de los intermediarios del mercado cambiario que limita su capacidad operacional así:

• Las instituciones financieras que pueden realizar la totalidad de las operaciones autorizadas a los intermediarios del mercado cambiario.

• Las corporaciones de ahorro y vivienda y las compañías de financiamiento comercial que por distintas razones establecidas en las normas están limitadas a las operaciones que puedan realizar.

• Las casas de cambio que sólo pueden realizar las operaciones que expresamente le sean autorizadas.

(...).

...existan diferencias normativas, según se trate de regular las operaciones realizadas por las instituciones financieras o las casas de cambio ya que del mismo contenido de las disposiciones que definen las operaciones de cambio, surgen claras distinciones respecto de la naturaleza de las transacciones autorizadas que exigen la definición de mecanismos de control y supervisión acordes con la magnitud y trascendencia de las mismas.

(...).

Por su parte el artículo 103 del mismo estatuto establece como mecanismo de control a cargo de la Superintendencia Bancaria el registro y definición del monto de las transacciones en efectivo que realicen las entidades autorizadas para incursionar en el mercado cambiario. Luego en este caso, igualmente y con mayor razón le son aplicables los criterios definidos en el mismo estatuto para efectos de adoptar las medidas tendientes a garantizar la efectividad de los mecanismos de control adoptados por parte de las entidades vigiladas.

(...).

Quiere decir entonces, que los procedimientos adoptados por la entidad supervisora, son constitucional y legalmente viables, en la medida en que garanticen la efectividad del control sobre las operaciones autorizadas y se justifican las diferencias de trato a los destinatarios de las normas que los contengan como en efecto ocurre en el caso objeto de análisis, cuando con ella se alcance el mismo objetivo.

Las consideraciones expuestas, permiten concluir que efectivamente existen diferencias entre las instituciones financieras y las casas de cambio que justifican la existencia de mecanismos de control y supervisión disímiles pues sólo en la medida en que tales mecanismos consulten la realidad fáctica tendrán efectividad.

Por ello, la diferencia en la definición del monto de las transacciones en efectivo que deban registrarse por parte de las instituciones financieras y de las casas de cambio, a que se refieren las normas demandadas, son razonables y se justifican en la medida que permiten ejercer un control efectivo por parte de la Superintendencia Bancaria. En consecuencia no tiene prosperidad el cargo según el cual se consideran violatorias del derecho fundamental de la igualdad a que se refiere el artículo 13 de la constitución política.

(...).

_____________________________