CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Delio Gómez Leiva

Ref.: Expediente 8517

Santafé de Bogotá, D.C., 12 de diciembre de 1997.

Actor: Colombiana de comercio Ltda.

Impuestos: Renta (compensación impuestos)

Fallo

Consideraciones de la sección:

Por medio de los actos acusados la división de recaudación de la administración especial de impuestos nacionales grandes contribuyentes de Santafé de Bogotá, resolvió una solicitud de compensación elevada por la sociedad actora con fecha 7 de abril de 1995 y en consecuencia, reconoció a favor de la sociedad actora el saldo a favor originado en la declaración de renta y complementarios por el año gravable de 1994, por la suma de $ 1.175.617.000, valor que se compensó con las deudas por concepto del impuesto a las ventas por los bimestres 6º de 1994 y 1º de 1995, y deudas por concepto de retenciones en la fuente por los meses de enero, febrero y abril de 1995, así:

Compensar a:PeríodoNº. DeclaraciónConceptoValor $
Ventas6 bim/9407044250510458impuesto$ 103.219.000
Ventas1 bim/9507044250516228impuesto$ 301.461.000
RetefuenteAbril/9507044250528053impuesto$ 214.094.000
RetefuenteEne./9507044250512920impuesto$ 189.345.000
RetefuenteFeb./9507044250515751impuesto$ 206.902.000
Total compensado$ 1.015.021.000

La diferencia, esto es, la suma de $ 160.596.000 fue objeto de devolución a través de títulos de devolución de impuestos, Tidis, emisión 1993, de donde se deduce, que la totalidad del saldo a favor originado en la declaración de renta del año gravable de 1994, fue materia de la compensación y devolución reseñada.

La sociedad actora acusó la actuación anterior, porque la administración, previamente, le exigió el pago de la declaración de retención en la fuente correspondiente al mes de diciembre del año gravable de 1994, con los intereses moratorios causados hasta el 16 de mayo de 1995, fecha en la cual se efectuó el pago; al verificar a través de visita a los libros de contabilidad de la sociedad actora, ordenada mediante el auto de verificación de cruce del 11 de abril de 1995, que de las autorretenciones declaradas (renglón 54) de la declaración de renta del año gravable de 1994 por valor de $ 2.129.039.000, se encontraba pendiente de pago el mes de diciembre de 1994 ($ 207.897.000), por lo cual el saldo a favor que se pretendía compensar no se encontraba consolidado (fl. 81 cdno. a.).

Fue así como la sociedad efectuó el pago de la declaración de retenciones en la fuente (autorretenciones) correspondientes al mes de diciembre del año gravable de 1994, el día 16 de mayo de 1995, valor sobre el cual se le cobraron los intereses moratorios por la suma de $ 34.455.000, pago que se cuestiona dentro del presente proceso, pues a juicio del accionante el pago extemporáneo de la declaración de retención por el mes de diciembre de 1994 no genera intereses moratorios, porque al consolidarse el impuesto de renta el 31 de diciembre del año gravable de 1994, y resultar éste inferior al valor de las autorretenciones declaradas y canceladas, correspondientes a los meses de enero a noviembre de tal año, en ese momento se convierte el Estado en deudor del contribuyente autorretenedor y por consiguiente, al vencerse el término para declarar y pagar la declaración de retención en la fuente el día 17 de enero de 1995, opera la compensación al convertirse el contribuyente de manera simultánea con el Estado en acreedor y deudor.

Al respecto, la Sala estima que contrario a lo que consideró el tribunal no le asiste razón al demandante en su argumentación y pretensión encaminada a obtener la devolución de los intereses moratorios cobrados por la administración de impuestos por el pago extemporáneo de la declaración de retenciones en la fuente por el mes de diciembre del año gravable de 1994, dentro del proceso de la solicitud de compensación de impuestos elevada por la sociedad actora respecto del saldo a favor originado en la declaración de renta del año gravable de 1994.

En efecto, la Sala estima, que no debe pasarse por alto que las normas tributarias consagran un procedimiento para la presentación y pago de las declaraciones de retención en la fuente, y que al igual que las demás declaraciones tributarias existen plazos para su presentación y cancelación del valor respectivo. Que para el caso de la declaración de retención en la fuente correspondiente al mes de diciembre del año gravable de 1994, el plazo, como lo admite el apoderado de la sociedad actora, vencía el día 17 de enero de 1995, según lo consagra de manera expresa el artículo 20 del Decreto 2511 de 1993.

Por tanto, si como ocurrió, en el presente caso, la sociedad actora presentó su declaración de retención en la fuente por el mes de diciembre del año gravable de 1994, el día señalado “sin pago” el cual efectuó según recibo 0704425052765-7, el 16 de mayo de 1995, es evidente, que incurrió en mora en el pago del valor correspondiente a las autorretenciones en la fuente declaradas por el mes de diciembre del año gravable de 1994, infracción que, a términos del artículo 634 del estatuto tributario, da lugar a la sanción por mora que se traduce en el pago de los intereses moratorios “por cada mes o fracción de mes calendario de retardo en el pago” motivo por el cual los intereses cobrados tienen causa legal.

Ahora bien, es cierto que la figura de la compensación ha sido acogida por la legislación tributaria como un mecanismo de pago de las deudas fiscales por concepto de impuestos, anticipos, retenciones, intereses y sanciones que figuren a cargo del contribuyente; pero la misma no opera ipso jure como lo ha sostenido el apoderado judicial de la actora, sino que para ello es necesario cumplir con el procedimiento establecido en las normas tributarias para el efecto, lo que significa que mientras no se solicite a la administración y ésta a su vez no determine su procedencia luego de verificar la realidad y origen de los saldos a favor no puede afirmarse que ha operado como medio de pago de las deudas fiscales.

Por ello, no es válido afirmar que el día 17 de enero de 1995, fecha en la cual se venció el término para presentar y cancelar la declaración de retención en la fuente por el mes de diciembre del año gravable de 1994, operó la compensación automática del valor correspondiente a dicha declaración, porque tal compensación no la prevé las normas tributarias, las que, por el contrario, consagran de manera expresa la forma y término para utilizar tal medio de pago de las deudas fiscales (E.T., arts. 815 y 816), normas que por ser de procedimiento son de obligatorio cumplimiento tanto para la administración como para el administrado.

Tal y como se dejó precisado la sociedad actora solicitó y obtuvo la compensación y devolución total del saldo a favor consignado en la declaración de renta del año gravable de 1994, previa consignación del valor correspondiente a la declaración de retención en la fuente (autorretenciones) del mes de diciembre del año de 1994, a instancias de la administración, proceder que para la Sala, se ajusta a derecho, pues no podía aquélla ordenar la compensación del saldo a favor originado en la declaración de renta del año gravable de 1994, cuando existía un pago pendiente por concepto de autorretenciones del mes de diciembre del año de 1994, el cual, a su vez, se pretendía compensar, pues ello equivalía a reconocer una compensación respecto de un valor que jamás ingresó a las arcas del Tesoro Nacional.

Por ello la Sala comparte la apreciación del a quo en el sentido de que “si el autorretenedor no consigna lo retenido para sí, no puede hablarse de que el saldo a favor que genera el denuncio rentístico lo coloca en la calidad de acreedor ante la administración, por la sencilla razón de que el saldo a favor se ha generado con base en retenciones que no han ingresado a las arcas del Estado. No pudiéndose admitir que el hecho que aparezca el saldo a favor en la declaración de renta lo coloca en condición de acreedor fiscal puesto que no existe exceso de retenciones en la medida de que estas no existen en la realidad sino contable y documentalmente”.

Sin embargo, no está de acuerdo la Sala con la razón aducida por el a quo para acceder a las pretensiones del demandante, en el sentido de que como el impuesto de renta a 31 de diciembre del año gravable de 1994, se encontraba satisfecho con las retenciones correspondientes a los meses de enero a noviembre, no había lugar al cobro de los intereses moratorios respecto de la declaración de retención en la fuente del mes de diciembre, pues tal interpretación contradice el precitado artículo 634 del estatuto tributario que ordena efectuar el pago de los impuestos, retenciones en la fuente etc. dentro de los términos previstos en ley sin que tal ordenamiento contemple excepción alguna.

Adicionalmente, para la Sala es claro que la sociedad con la solicitud de compensación en la cual incluyó el mes de diciembre del año gravable de 1994, el cual, como se dejó visto, no había cancelado, pretendía que el Estado le cubriera un valor respecto del cual no era acreedor, por la sencilla razón de que la sociedad (autorretenedora) no había consignado el valor correspondiente, lo que evidencia la doble infracción de la actora, que, por una parte, canceló fuera del término legal las autorretenciones del mes de diciembre lo cual originó la sanción por mora (intereses moratorios) y por la otra, no efectuar el pago al que estaba obligado a realizar para consolidar el saldo a favor originado en la declaración de renta del año gravable de 1994.

En conclusión, la Sala estima que la sentencia del tribunal, en cuanto acogió las súplicas de la demanda, debe ser revocada, y en su lugar denegar las pretensiones del demandante.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la república y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. Revócase la sentencia apelada.

2. Deniéganse las súplicas de la demanda.

______________________________