Sentencia 8553 de septiembre 16 de 1999 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

SUBSECCIÓN A

COEXISTENCIA DE SINDICATOS

AFILIACIÓN A SINDICATO DE EMPRESA Y A SINDICATO DE INDUSTRIA

EXTRACTOS: «Se trata de dilucidar la legalidad de las resoluciones 969 STIV GES de 1992 y 102 STIV de 1993, por las cuales el Ministerio de Trabajo inscribió la Junta Directiva del Sindicato Nacional de Trabajadores de la industria de manteca, margarinas, aceites, sebos, oleaginosas, concentrados y demás derivados grasos “Sintraimagra”, seccional Yumbo, cuya elección se efectuó no en la asamblea general de delegados del 28 de junio de 1992, como en ella se dice, sino en la asamblea general de trabajadores de Lloreda Grasas S.A. afiliados a Sintraimagra el día 29 de junio de 1992 (fls. 4 a 8, cdno. 2), acto administrativo que se impugna por el sindicato de trabajadores de Lloreda Grasas S.A., con fundamento en los argumentos resumidos anteriormente, para cuyo mejor análisis y valoración se hace necesario precisar lo siguiente:

— De conformidad con sus estatutos Sintraimagra “es una organización sindical de primer grado y de industria la cual funcionará de conformidad con la Constitución Nacional, Código Sustantivo del Trabajo y demás disposiciones pertinentes sobre la materia. El sindicato estará formado por trabajadores dedicados a la producción, extracción, procesamiento y distribución de aceites, mantecas, margarinas, oleaginosas, sebos, concentrados y demás derivados grasos de origen vegetal y animal, en el territorio nacional (fl. 19 y 20, cdno. 2).

— Según voces del literal b del artículo 356 del Código Sustantivo del Trabajo, modificado por el artículo 40 de la Ley 50 de 1990, los sindicatos de industria son aquellos formados por individuos que prestan sus servicios en varias empresas de la misma industria o rama de actividad económica.

— Por mandato del artículo 55 de la ley mencionada “todo sindicato podrá prever en sus estatutos la creación de subdirectivas seccionales, en aquellos municipios distintos al de su domicilio principal y en el que tenga un número no inferior a veinticinco (25) miembros. Igualmente se podrá prever la creación de comités seccionales en aquellos municipios distintos al del domicilio principal o el domicilio de la subdirectiva y en el que se tenga un número de afiliados no inferior a doce (12) miembros. No podrá haber más de una subdirectiva o comité por municipio”.

— No se establecen en este artículo requisitos especiales para la creación de subdirectivas sindicales de los sindicatos de industria, ni se condiciona la misma, a la pertenencia de los sindicalizados a varias empresas.

— En los estatutos de Sintraimagra está prevista la creación de seccionales y la creación de comités seccionales cuando, en relación con las seccionales, el sindicato “tenga afiliados en un municipio o municipios de una o varias empresas, diferentes al de su domicilio principal, en un número no inferior a veinticinco (25)”, y en cuanto a los comités cuando en las mismas condiciones cuente “con un número no inferior a diez (10) afiliados” (fl. 19, cdno. 2).

— Consta en la certificación de la Cámara de Comercio de Cali, obrante a folios 156 a 159 cuaderno 2, que la sociedad Lloreda Grasas y Aceites Vegetales S.A., tiene como uno de sus objetos “la fabricación, distribución y venta de aceites y grasas, tales como aceites crudos y refinados, vegetales o animales, manteca, mantequillas, margarinas, soap-stock, lecitina, así como cualquiera (sic) otras clases de productos, coproductos o subproductos en cuya composición entran derivados de materias primas minerales vegetales o animales” (fl. 156 vto. cdno. 2).

Lo anterior significa que los trabajadores de la mencionada sociedad, que desarrollan actividades relacionadas con el objetivo a que se ha hecho referencia, pueden afiliarse válidamente a Sintraimagra, pues sus labores se identifican con la especialidad de este sindicato.

Ahora bien, la prohibición contenida en el artículo 360 del Código Sustantivo del Trabajo en el sentido de que no se puede ser miembro a la vez de varios sindicatos, apunta a la pertenencia a dos sindicatos de la misma clase o actividad, mas no a la afiliación a un sindicato de base, o de empresa, como la Ley 50 de 1990 en su artículo 40 que modificó el artículo 356 del Código Sustantivo del Trabajo, definió a los sindicatos anteriormente distinguidos como de base, los cuales según el ordenamiento jurídico están conformados por trabajadores de una misma empresa, independientemente de la actividad que desarrollen o de las profesiones que ejerzan y a la adhesión a un sindicato clasificado como de industria, ya que se trata de una agremiación sindical de diferente clase, pues está constituido por individuos que prestan sus servicios en varias empresas de la misma industria o rama de actividad económica.

Así las cosas, encuentra la Sala que las irregularidades atribuidas al acto acusado, en virtud de que los trabajadores de Lloreda Grasas S.A. cuando se afiliaron a Sintraimagra, pertenecían al sindicato de base de esa empresa, ya que las renuncias que hicieron a éste no se presentaron en debida forma, carecen de sustento, pues aún perteneciendo a Sintralloreda podían ser miembros de Sintraimagra sin vulnerar la aludida prohibición, pues uno y otro sindicato son de diferente clase.

De otra parte, no es dable admitir que porque la sociedad Lloreda Grasas S.A. tenga como uno de sus objetivos la fabricación, distribución y venta de aceites y grasas, Sintralloreda sea un sindicato de industria, por cuanto, en primer término, fue creado como de base y en segundo lugar, el hecho de que la empresa tenga además del mencionado, estos objetos: “b) La fabricación, distribución y venta de productos alimenticios tales como harinas, sémolas y semolinas derivados de la soya o de cualquier otra materia vegetal. c) La fabricación, distribución y venta de concentrados o productos alimenticios para animales. d) La producción, distribución y venta de productos de aseo para uso doméstico, industrial y derivados de la parafina. e) La distribución y venta de productos elaborados por terceros. f) La importación de materias primas, productos manufacturados o semimanufacturados, artefactos de toda especie, frutos, maquinarias y similares que sirvan al desarrollo del giro social. g) La adquisición de derechos de propiedad sobre marcas, dibujos, inventos, formas, nombres y mejoras, la consecución de registros, patentes y privilegios, su cesión a cualquier título y en general, el ejercicio de actos y la celebración de contratos relacionados con la propiedad industrial y comercial. h) La creación o formación de empresas industriales o comerciales y el aporte a ellas de toda clase de bienes. i) La exportación de productos y materias primas nacionales. j) La celebración de contratos de comisión mercantil” (fl. 157, cdno. 2), descartan cualquier posibilidad jurídica que el sindicato que conforman los trabajadores de tal sociedad pueda estimarse como de la industria de grasas y aceites.

La disimilitud de objetos de la sociedad Lloreda Grasas S.A., hacen que las actividades de la misma sean también diversas y que sus trabajadores, además de las relacionadas con la industria de aceites y grasas, desarrollen labores y profesiones ajenas a esta materia.

No se configura entonces quebranto alguno del artículo 360 del Código Sustantivo del Trabajo, porque los trabajadores de la sociedad Lloreda Grasas S.A., pertenecientes a Sintralloreda, se hayan afiliado a Sintraimagra, pues lo hicieron a una agremiación sindical de una clase distinta a la de aquél, que se repite, es un sindicato de base mientras que Sintraimagra es un sindicato de industria.

Tampoco se presenta la transgresión del artículo 357 del citado código, que conjura la coexistencia dentro de una misma empresa de dos o más sindicatos, ya que si bien la seccional Yumbo de Sintraimagra se conformó exclusivamente con trabajadores de Lloreda Grasas S.A., ello no implica que en esta empresa se haya creado otro sindicato. La creada fue una seccional de una agremiación sindical —Sintraimagra Yumbo—; que es ajena a Sintralloreda, mas de ninguna manera, un sindicato nuevo, cuestión diferente jurídicamente, como que la creación de un sindicato se regula por lo normado en el capítulo II de título I de la parte segunda del Código Sustantivo del Trabajo, mientras que la conformación de directivas seccionales de un sindicato, se gobierna por lo dispuesto en el artículo 55 de la Ley 50 de 1990 que adicionó con un artículo más, al capítulo \/l del título I de la parte segunda del citado código.

Si no se trató de la conformación de un nuevo sindicato, mal puede decirse que en Lloreda Grasas S.A. existan dos agremiaciones sindicales. Cosa distinta es que varios de sus trabajadores se hayan afiliado a una seccional de un sindicato de industria, se insiste, diferente al de base que en su seno existía.

(...).

Y en cuanto a la representatividad de los trabajadores ante la empresa, que es una cuestión que preocupa al sindicato demandante, la Sala se remite a lo dispuesto en el artículo 357 del Código Sustantivo del Trabajo que otorga al sindicato mayoritario la preferencia en cuanto a la representación de sus afiliados; de modo, que no se puede aceptar que el Ministerio del Trabajo al expedir los actos acusados tuviera el propósito de menguar la fuerza representativa de los trabajadores ante Lloreda Grasas S.A., ya que Sintralloreda, si es sindicato mayoritario, continuará ostentando la representatividad de aquéllos frente a ésta.

Es inane entonces la censura del acto enjuiciado por desviación de poder, pues se descarta el ánimo de la administración al inscribir la junta directiva de la seccional Yumbo de Sintraimagra, de soslayar la representatividad del Sindicato de Trabajadores de Lloreda Grasas S.A., Sintralloreda, ante la empresa, por cuanto por ministerio de la ley, el derecho preferencial en este aspecto, lo ostenta el sindicato mayoritario.

Por último, se destaca que revisado el procedimiento administrativo que culminó con las resoluciones acusadas, no se establece la existencia de un proceder parcializado de la administración, ni que la indebida notificación de alguna o algunas de las providencias dictadas dentro del mismo hayan impedido al sindicato demandante el ejercicio del derecho de impugnación o vulnerado el debido proceso consagrado en el ordenamiento jurídico.

Siendo infundada la impugnación que Sintralloreda hace a los actos enjuiciados, la presunción de legalidad de éstos continúa incólume. Por tanto, las pretensiones del demandante carecen de vocación de prosperidad».

(Sentencia de septiembre 16 de 1999. Expediente 8553. Consejero Ponente: Dr. Nicolás Pájaro Peñaranda).

___________________________________