Sentencia 8565 de marzo 9 de 1995 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

PORTE ILEGAL DE ARMAS

CONCURSO CON EL HOMICIDIO

EXTRACTOS: «La teoría de la “unidad de acción” que predica el actor con el objeto de subsumir el ilícito de porte ilegal de armas en los homicidios no es aceptable, pues como bien lo señala el Ministerio Público, se trata de dos comportamientos claramente deslindables, que se adecuan a diferentes tipos penales, con los que se tutelan distintos bienes jurídicos.

El porte ilegal es un tipo de mera conducta, razón por la cual se consuma con el simple hecho de llevar consigo el arma sin la respectiva autorización. Si ese instrumento se llega a utilizar para matar a una persona, como ocurrió en el caso en estudio, este último delito es independiente y no subsume el porte, porque la primera conducta no está comprendida en la segunda ni legal ni fácticamente.

Como se trata de una infracción de las denominadas de conducta permanente, es obvio que el hecho de que el arma fuera portada en los momentos previos a ser usada no conduce a que se deban imputar “varios portes”, como erradamente lo entiende el libelista, pues simplemente es uno de los casos en los que la consumación del punible se prolonga hasta tanto no se le ponga fin a la conducta.

Otra apreciación del actor que no puede ser compartida, es aseverar que el tipo de homicidio comprende el porte, porque sin el empleo del arma no se podría cometer el atentado contra la vida, como si la única posibilidad de matar a una persona fuera usando un arma de fuego. El tipo que describe el homicidio es abierto, en el sentido de que no exige que la conducta se realice de una determinada manera, ni que para obtener el resultado se emplee un arma en especial, de modo que no es correcta la apreciación del recurrente».

(Sentencia de casación, marzo 9 de 1995. Radicación 8565. Magistrado Ponente: Dr. Ricardo Calvete Rangel).

________________________________________