Sentencia 8597 de enero 22 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

FACTURAS

Doble numeración

EXTRACTOS: «Corresponde en esta oportunidad a la Sala determinar si configura hecho sancionable a la luz de los artículos 617 y 652 del Estatuto Tributario, el que el número preimpreso de las facturas no corresponda con el número con el cual se efectúan los registros contables.

Para el efecto resulta pertinente transcribir los artículos 617 y 652 del Estatuto Tributario.

“ART. 617.—Requisitos de la factura. Para efectos tributarios, la expedición de factura a que se refiere el artículo 615, consiste en entregar el original de la misma con el lleno de los siguientes requisitos:

a) Apellidos y nombres o razón social y número de identificación tributaria del vendedor o de quien presta el servicio.

b) Llevar un número que corresponda a un sistema de numeración consecutiva.

c) Fecha de expedición.

d) Descripción específica o genérica de los artículos vendidos o servicios prestados.

e) Valor total de la operación.

Al momento de la expedición de la factura, los requisitos de los literales a y b deben estar previamente impresos, a través de los medios litográficos, tipográficos o de técnicas industriales de carácter similar” (subraya la Sala).

“ART. 652.—Sanción por expedir facturas sin requisitos. Quienes estando obligados a expedir facturas, lo hagan sin el cumplimiento de los requisitos establecidos, incurrirán en las siguientes sanciones.

a) Derogado expresamente por la Ley 6ª de 1992 artículo 140. 

b) Una sanción del uno por ciento del valor de las operaciones facturadas sin el cumplimiento de los requisitos legales, sin exceder de un millón de pesos (1.000.000.), (valor año base 1987).

c) Cuando haya reincidencia, se podrá aplicar la sanción de clausura o cierre del establecimiento de comercio, oficina o consultorio, o sitio donde ejerza la actividad, profesión u oficio de conformidad con lo dispuesto en los artículos 640, 657 y 658.

Cuando la sanción a que se refiere el presente artículo, se imponga mediante resolución independiente, previamente se dará traslado de cargos a la persona o entidad a sancionar, quien tendrá un término de un (1) mes para responder”.

De las normas transcritas es claro que el hecho sancionable lo constituye el que quien estando obligado a expedir facturas, lo haga sin el cumplimiento de los requisitos exigidos, que no son otros que los contenidos en el artículo 617 del estatuto tributario.

A su vez, tal disposición impone la obligación de que la factura se encuentre numerada mediante un sistema de numeración consecutiva, el cual debe estar previamente impreso.

Tal como determinó el tribunal en el fallo recurrido, las facturas elaboradas por Productos Quaker S.A., presentan dos numeraciones.

Una en la parte superior, la cual se halla previamente denominada como “factura cambiaria de compraventa Nº”, y otra que no tiene denominación alguna y se encuentra ubicada en la parte inferior izquierda del documento. Es de advertir que el primero de los referidos números, el denominado como “Factura cambiaria de compraventa Nº”, es el arrojado por el computador y con base en el cual se efectúan los registros contables; y que el segundo corresponde al preimpreso.

Hecha la anterior precisión, llama la atención de la Sala el hecho de que la sociedad arguya que el número de la factura es el preimpreso y no aquél que aparece claramente como “factura cambiaria de compraventa”.

Para la Sala no parece lógico que la sociedad utilice una doble numeración en su facturación, que no es otra cosa que una doble facturación, toda vez que una misma operación posee dos registros distintos otorgados por la propia sociedad actora, quien para efectos de su contabilidad les asigna una numeración diferente a la dada para presentar ante el ente administrativo. De suerte que su contabilidad resulta acomodada formalmente a los requisitos legales, a pesar no ser eficaz para los fines de la norma en cuestión.

De suerte que cuando no existe norma expresa que prohiba numerar doblemente las facturas, es apenas lógico que atendiendo la obligación de no llevar doble contabilidad, el que se requiera establecer cuál es el verdadero número de cada uno de éstos documentos, para determinar si el mismo cumplió con la obligación de hallarse previamente impreso, infringe la prohibición (sic). Además no puede pasarse por alto que las previsiones de carácter contable como la contenida en el artículo 617 del Estatuto Tributario, deben tener una aplicación contable, y no meramente formal para cumplir una exigencia legal, pero sin acatar su finalidad, pues tal proceder equivale a dejar sin efectos la disposición.

Así las cosas y atendiendo el material probatorio obrante en el juicio, para la Sala es claro que el número de las facturas no es otro que el que la sociedad utiliza para todos los efectos contables al registrar sus operaciones, de manera que no puede ser admisible entender cumplida la exigencia de su preimpresión, pues la numeración referida corresponde a la otorgada por el computador al momento de expedir el documento; y sin que sea factible entender cumplido el requisito con la preimpresión de otro número, cuya única finalidad es dar alcance formal al artículo 617, pero el cual en realidad no corresponde al número de la factura».

(Sentencia de enero 22 de 1998. Expediente 8597. Consejero Ponente: Dr. Germán Ayala Mantilla).

______________________________