Sentencia 8608 de julio 17 de 1995 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN SEGUNDA

INSUBSISTENCIA DE EMPLEADA EMBARAZADA

CONOCIMIENTO DEL ESTADO DE GRAVIDEZ POR EL NOMINADOR

EXTRACTOS: «1. Mediante Resolución 454 de mayo 14 de 1987 emanada del Superintendente de Control de Cambios, se declaró la insubsistencia del nombramiento de la actora en el cargo de jefe 2045-08 de la oficina seccional de Medellín, a partir de mayo 16 de 1987 (fl. 2). Esta decisión fue comunicada a la afectada mediante oficio de la misma fecha de expedición del acto (fl. 3).

2. En la hoja de vida de la demandante la administración anotó que la declaratoria de insubsistencia “obedeció por razones del buen servicio público”. No aparece ninguna constancia de que para la época del retiro la empleada hubiera informado de su estado de embarazo.

3. Con fecha junio 26 de 1987 la demandante envía comunicación a la administración anexando una certificación médica de la Caja Nacional de Previsión que da cuenta de que el 3 de junio presentaba 14 semanas de gestación. Con ella la accionante precisa que la remite “a fin de que proceda de conformidad con la ley al momento de efectuar la liquidación de las prestaciones a que tengo derecho” (fl. 37).

4. La administración certificó que revisada la hoja de vida de la demandante, así como la correspondencia llegada hasta la fecha de la declaratoria de su insubsistencia, no se encontró ningún informe o notificación sobre el estado de gravidez de la citada profesional. Que la comunicación al respecto se recibió el 6 de julio a las 15:45 p.m. (fl. 36).

De lo anterior se concluye que ciertamente la administración al momento de proferir la insubsistencia desconocía el estado de gravidez de la actora y en consecuencia que no fue éste el motivo del acto acusado. Si bien el artículo 21 del Decreto 3135 de 1968 dispone que se presume que el despido de una empleada se ha efectuado por motivo del embarazo cuando ha tenido lugar durante dicho estado, esta presunción sólo puede aplicarse cuando se demuestra que el nominador tenía conocimiento en la fecha de la desvinculación de que la empleada se encontraba en estado de gravidez, pues la razón de esta especial protección a la mujer embarazada es impedir que por el hecho de su estado se prescinda de sus servicios.

El medio por el cual se haya enterado carece de relevancia porque, como lo dice el recurrente, pueden existir otros medios diferentes a la información de la empleada, pero en lo que no tiene razón el señor Procurador es en endilgar a la administración el deber de informarse, pues salvo los casos en que el embarazo sea notorio, el nominador no tiene por qué estar enterado de las circunstancias íntimas de los empleados. En el caso sub lite no puede afirmarse que el estado de gravidez de la actora era notorio, da-do que según la certificación médica que con posterioridad a su retiro allegó, a la fecha de la insubsistencia tenía tres meses de gestación y su estado apenas tenía comprobación inmunológica ya que la ecografía que en definitiva probó la gravidez se produjo con posterioridad.

En estas condiciones considera la Sala que hizo bien el Tribunal en no dar aplicación a la presunción legal de retiro por estado de embarazo que reclama el recurrente y por ello habrá de confirmarse la sentencia apelada».

(Sentencia de julio 17 de 1995. Expediente 8608. Consejera Ponente: Dra. Dolly Pedraza de Arenas).

_____________________________