Sentencia 8677 de enero 30 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Consejero Ponente:

Dr. Delio Gómez Leiva

Ref.: Expediente 8677

Santafé de Bogotá, D.C., 30 de enero de 1998.

Actor: Aluminios y sistemas Ltda. impuestos: renta

Fallo

EXTRACTOS: «Consideraciones de la sección:

La Sala, debe dilucidar en el presente proceso la procedencia de la solicitud de compensación efectuada por la sociedad actora del saldo a favor determinado en la declaración de renta del año gravable de 1992, ya que para la administración la presentada el día 11 de septiembre de 1995 (5 meses después del auto inadmisorio Nº 000577 del 95-04-26) fue extemporánea, mientras que para la demandante no lo es por cuanto a través de la misma se efectuó corrección a la inicial presentada el día 4 de enero de 1994.

Sobre el particular, la Sala precisa, en primer lugar, que el término para solicitar la compensación, es el establecido en el artículo 816 del estatuto tributario, norma que, como ya lo ha expresado la corporación en otras oportunidades, consagra un término perentorio dentro del cual el interesado debe presentar la correspondiente solicitud, esto es, “a más tardar dos años después de la fecha de vencimiento del término para declarar” por lo cual las presentadas fuera de este lapso resultan extemporáneas, y por consiguiente, a términos del artículo 857 ibídem, “deberán rechazarse definitivamente”.

Según lo admite el apoderado judicial de la sociedad actora el artículo 857 del estatuto tributario (anterior a la L. 223/95) que consagra el procedimiento para el “rechazo de las solicitudes de devolución” no contempla un término preclusivo para que el contribuyente subsane los errores formales que dan lugar al auto inadmisorio; situación que, como ya lo ha expresado la Sala en las sentencias que menciona la parte demandada y la procuradora séptima delegada, debe entenderse en el sentido de que el derecho a subsanar los errores debe ser ejercido sin sobrepasar el término consagrado para presentar las solicitudes de devolución y/o compensación, de ahí que el artículo 858 ibídem, hubiera establecido un término perentorio para que la administración profiera el auto inadmisorio (máximo 15 días).

Por ende, no está de acuerdo la Sala, con la solución que ha planteado el apoderado de la actora en los alegatos de conclusión, y el Tribunal, en el sentido de que en ausencia de un término legal, el funcionario administrativo debió fijar uno especial, “conforme al artículo 119 del CPC, aplicable en el proceso administrativo según el artículo 267 del CCA”, pues tal facultad no la consagran las normas especiales, y de otra parte, la remisión que hace el artículo 267 del CCA es aplicable a las actuaciones y procesos que correspondan a la jurisdicción contencioso administrativa, no respecto a los procedimientos administrativos especiales como se pretende.

En esta forma, precisado que en vigencia del artículo 857 del estatuto tributario (anterior a la L. 223/95), la corrección de errores referentes a las solicitudes de devolución y/o compensación, se encontraban supeditadas al término previsto para la presentación de las mismas, encuentra la Sala, que la solicitud de compensación del saldo a favor determinado en la declaración de renta del año gravable de 1992, presentada el día 11 de septiembre de 1995, como lo estimó la administración y la aclaración de voto, es extemporánea, habida cuenta que si el vencimiento del término para declarar por el año gravable de 1992, para el caso de la sociedad, ocurrió el 6 de mayo de 1993 (fecha en la cual se presentó la declaración), el término para presentar la solicitud de compensación (dos años) venció el 6 de mayo de 1995, por lo cual la solicitud del 11 de septiembre de 1995, se presentó por fuera del término legal.

Ahora bien, como lo puso de manifiesto la aclaración de voto a la sentencia del tribunal, es cierto, que con anterioridad a la solicitud del 11 de septiembre de 1995, la sociedad radicó “oportunamente” tres solicitudes más y que, en todos los casos, fueron inadmitidas por “falta de requisitos formales”; pero, no comparte la Sala, la apreciación del magistrado que aclara su voto, en cuanto que, “Es la incuria de la administración la que produjo la extemporaneidad de la petición del 11 de septiembre de 1995 por cuanto la sociedad estuvo siempre atenta a corregir las inconsistencias que se le informaron en los distintos autos inadmisorios, mientras que las oficinas de impuestos frente a cada una de las nuevas solicitudes produjo las inadmisiones con fundamento en inconsistencias que debió observar desde un principio...”.

No está de acuerdo con tal apreciación, por cuanto no corresponde a la realidad procesal, porque:

La sociedad actora, por primera vez, radicó la solicitud de compensación del saldo a favor determinado en la declaración de renta del año gravable de 1992, el día 30 de noviembre de 1993, respecto de la cual la administración profirió el Auto Inadmisorio 11397 del 22 de diciembre de 1993, por falta de requisitos formales, ya que no acreditó la calidad de “autorretenedor” y además, no anexó fotocopias de las declaraciones de retención en la fuente correspondiente a los períodos de enero a diciembre de 1992, cuyos saldos a cargo constituían el objeto de la compensación incoada (fl. 00002 c.a.).

El día 4 de enero de 1994, la sociedad radicó la segunda solicitud acompañando los documentos solicitados, la cual fue, igualmente, inadmitida por medio del Auto Inadmisorio 00123 del 26 de enero de 1994, en el cual se le advirtió que: debía acreditar la calidad de Revisor fiscal de quien firmó las declaraciones de retención en la fuente por los períodos 1º al 12 de 1992, inscrito previamente a la presentación de las privadas, en la cámara de comercio (L. 43/90, art. 13), y que en caso contrario, se tendrían como no presentadas, literal d) del artículo 580 del estatuto tributario. Así mismo, se indicaron algunas inconsistencias con relación a los retenedores Arquividrios y Obralum Ltda. (fl. 00001 c.a.).

Como lo reseña el apoderado judicial de la demandante en el libelo introductorio, la sociedad actora con el objeto de subsanar la causal prevista en el literal d) del artículo 580 del estatuto tributario que dejaba sin valor las declaraciones de retención en la fuente por los períodos 1º al 12 de 1992, objeto de la compensación, se vio en la necesidad de presentar a la administración proyectos de corrección el día 22 de diciembre de 1994 de conformidad con el procedimiento consagrado en el artículo 589-1 del estatuto tributario (fl. 3, cdno. ppal.).

El día 3 de abril de 1995, la sociedad presentó por tercera vez, la solicitud de compensación del saldo a favor determinado en la declaración de renta del año gravable de 1992, acompañando fotocopia de los proyectos de corrección y las declaraciones de retención en la fuente del año de 1992 y un certificado de la cámara de comercio sobre la existencia y representación legal de la sociedad. Al respecto, la administración profirió el auto Inadmisorio 000577 del 26 de abril de 1995, en donde se le indicó que:

“1. Se le reitera lo manifestado en el Auto Inadmisorio 000123 del 26-01-94 en el sentido que debe acreditar la calidad de revisor fiscal de quien firmó las declaraciones de retención en la fuente de los períodos 1º al 12 de 1992, inscrito previamente a la presentación de estas en la cámara de comercio artículo 13 Ley 43 de 1990. Decreto 422 de 1991, artículo 28, literal b), artículo 580 estatuto tributario. 2. Verificada la relación de retenedores se encontró que las sociedades Arquividrios Ltda. (41.729.342) y Constructora Colmena (860040196) se encuentran mal identificadas toda vez que con estos NIT figuran razón social diferentes. Las fotocopias de los recibos de caja en que acreditan la retención efectuada por la sociedad distribuidora de obras en aluminio Ltda. (Obralum) NIT: 860.527.693 no es la plena prueba puesto que son documentos de la misma sociedad solicitante“ (subraya la Sala).

Para la Sala, es evidente que los antecedentes administrativos que se han dejado reseñados, permiten deducir con meridiana claridad que no fue la “incuria de la administración” la que generó la extemporaneidad de la solicitud del 11 de septiembre de 1995, sino la falta de diligencia de la sociedad actora, toda vez que existiendo la obligación de presentar las declaraciones de retenciones en la fuente que contenían los saldos a cargo que se pretendían compensar, no las presentó con la primera solicitud; con la segunda solicitud, las aportó, pero adolecían de la falta prevista en el literal d) del artículo 580 del estatuto tributario que las dejaba sin valor; y finalmente, los proyectos de corrección a las declaraciones de retención en la fuente con los que se pretendía subsanar la falta inicial, de una parte, a la fecha de la tercera solicitud (abr. 3/95) aún no habían sido aprobados por la división de liquidación, y de otra, en tal oportunidad tampoco se acreditó la calidad de revisor fiscal de quien suscribía las declaraciones (proyectos), pues ésta solo vino a demostrarse con oportunidad de la solicitud extemporánea mediante certificado de la cámara de comercio de Bogotá de fecha agosto 10 de 1995, oportunidad en la cual se pretendió compensar ya no los valores de las declaraciones de retenciones en la fuente del año de 1992, sino los valores del mes de septiembre de 1993 del impuesto a las ventas y de los meses septiembre y octubre de 1993 por concepto de retenciones en la fuente (fl. 00071 y 00076 c.a.).

Así las cosas, la Sala, concluye que la actuación administrativa plasmada en los actos administrativos acusados se ajusta a derecho, razón por la cual, la sentencia del Tribunal en cuanto declaró su nulidad y ordenó la devolución del saldo a favor determinado en la declaración de renta del año gravable de 1992, debe ser revocada tal y como lo solicita la procuradora séptima delegada.

En mérito de lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Cuarta, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

1. Revócase la sentencia del 31 de julio de 1997 proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca dentro del proceso distinguido con el 11.828.

2. Niéganse las súplicas de la demanda».

_______________________________