Sentencia 9229 de febrero 26 de 1997 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Radicación 9229

Acta Nº 8

Magistrado Ponente:

Dr. JOSÉ ROBERTO HERRERA VERGARA

Santafé de Bogotá D.C., febrero 26 de mil novecientos noventa y siete.

EXTRACTOS: «Cuestión bien distinta sucede con la indemnización moratoria fulminada en segunda instancia, a partir de la terminación del contrato de trabajo, con base en el artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo, porque contrariamente a lo sostenido por la censura, de esa sanción no puede exonerarse la parte demandada por el hecho de “no haberse probado la mala fe patronal”, pues es precisamente ella quien tiene la carga probatoria de acreditar las circunstancias configurantes de buena fe para desquiciar lo resuelto en contrario, y con mayor razón frente al recurso extraordinario en el que ha habido una condena por la sentencia atacada, y que por lo mismo, habida consideración de la vía escogida, es menester acreditar de manera ostensible el desatino fáctico del fallador con fundamento en pruebas calificadas, y en verdad las reseñadas no lo logran en la medida en que la conclusión del ad quem sobre este tópico es razonable toda vez que entre las partes no se suscribió un nuevo vínculo que novará el contrato de trabajo expreso inicial, así como tampoco se variaron esencialmente las condiciones de la prestación de servicios del actor. Por lo visto, no basta afirmar —así sea de manera reiterada— la simple creencia de que el demandante no fue trabajador dependiente, sino que dadas las características de este recurso es menester que quede acreditada a simple vista esa justificada convicción analizando específicamente las pruebas que la edifican y desvirtuando las que soportan la decisión recurrida.

Así las cosas, el cargo prospera sólo parcialmente.

Dado el planteamiento del cargo en relación con la presunta incompatibilidad de las dos condenas por indemnización moratoria dispuestas por el fallador —aspecto de puro derecho—, estima la Sala necesario precisar por vía de doctrina que cuando se ordenen ambas en un proceso, no se infringe el principio del non bis in idem, por cuanto ellas tienen diferente fuente de causación: porque la primera se cimienta en el no depósito oportuno a los fondos de cesantía en los casos en que existe obligación patronal de consignarles los saldos de esa prestación causados durante la vigencia del contrato en las fechas prescritas por la ley, mientras que la del artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo obedece a la falta de pago a la terminación del contrato de las acreencias laborales señaladas por el legislador debidas por el empresario al trabajador en ese momento.

En sede de instancia, se observa que el juez de primer grado no condenó a la sanción moratoria debida a la extinción del vínculo, pero en cambio sí a la indexación. En consecuencia, se confirmará la absolución de la indemnización moratoria consagrada en el artículo 99 ordenada por el juzgado, no así de la debida a la terminación del contrato de trabajo —Código Sustantivo del Trabajo, art. 65—, que queda como la dispuso el tribunal. ».

_____________________________