Sentencia 9438 de abril 17 de 1997 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Radicación 9438

Acta Nº 14

Magistrado Ponente:

Dr. Francisco Escobar Henríquez

Santafé de Bogotá, D.C., abril 17 de 1997.

(...).

EXTRACTOS: «La oposición al cargo. Expresa que la normatividad aplicable en este caso es la Ley 100 de 1993, por encontrarse vigente al momento de estructurarse el estado de invalidez de la demandante, que de acuerdo con el dictamen médico visible a folio 16 del cuaderno de instancia, corresponde al 29 de septiembre de 1994.

Además afirma que la trabajadora no reunía, para la fecha referida, los requisitos previstos en el artículo 39 de la Ley 100 de 1993 para adquirir el derecho a la pensión de invalidez, de acuerdo con la información contenida en el documento de folio 82.

Se considera

El sentenciador de segundo grado después de establecer en la decisión acusada que el estado de invalidez de la demandante se estructuró a partir del 29 de septiembre de 1994, con una incapacidad permanente total, concluyó que la normatividad aplicable en este caso era la Ley 100 de 1993, por encontrarse vigente en ese momento.

Siendo esto así, no aparece que el sentenciador haya incurrido en la violación directa denunciada, puesto que el sistema general de pensiones previsto en la ley referida comenzó a regir a partir el 1º de abril de 1994.

Además se observa que la circunstancia de que la trabajadora con anterioridad a Ley 100, cotizara para el riesgo de invalidez, bajo el imperio de los reglamentos del ISS no significa que éstos sean los aplicables para definir su situación, ya que en virtud del principio de la aplicación inmediata de la ley y su efecto retrospectivo acogido en el artículo 11 de la citada Ley 100 de 1993, el régimen propio del denominado sistema general de pensiones produce un efecto derogatorio inmediato de la reglamentación anterior, quedando desde luego a salvo los derechos adquiridos con arreglo a ésta. De otra parte en materia de invalidez no se previeron mecanismos de transición que hicieran ultractivos en el tiempo los requisitos determinados en los acuerdos del I.S.S.

Consiguientemente, si conforme a los derechos aceptados por el Tribunal, la invalidez de la demandante se definió bajo el nuevo régimen de seguridad social, corresponde reconocer tan solo los derechos que en este se definen».

(...).

El examen médico practicado a la accionante por los facultativos del Seguro Social, el día 6 de octubre de 1994, indica que el estado de invalidez de dicha trabajadora se estructuró el 29 de septiembre de 1994, a raíz de la enfermedad de lupus eritematoso sistemático que se le comenzó a manifestar tres (3) años atrás (fl. 16 y 17 C. de I.).

En consecuencia con el documento que contiene el examen mencionado, obra en el juicio la historia clínica de la demandante (fl. 25 a 70 del C. de I.) en la cual se menciona que la enfermedad arriba aludida fue detectada en 1992, pero sin que su parte legible mencione la época en que surgió la invalidez de la trabajadora.

Así que no surge de esas pruebas que el sentenciador ad-quem haya incurrido en una equivocación manifiesta al establecer que la invalidez de la trabajadora se estructuró el 29 de septiembre de 1994, como lo determinaron los médicos del I.S.S., pues una cosa es que la enfermedad hubiese aparecido varios años atrás y otra muy distinta la fecha o la época en que dicha afección generó la invalidez o incapacidad para laborar de la actora».

Francisco Escobar Enríquez—José Roberto Herrera Vergara—Rafael Méndez Arango—Jorge Iván Palacio Palacio—Germán G. Valdés Sánchez—Fernando Vásquez Botero—Ramón Zúñiga Valverde. 

Laura Margarita Manotas González, Secretaria.

__________________________