Sentencia 9660 de junio 25 de 1998 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

•SALA DE CASACIÓN PENAL

AGRAVACIÓN DE LA PENA

EL ABOGADO LITIGANTE NO OCUPA POSICIÓN DISTINGUIDA

EXTRACTOS: «La circunstancia contenida en el numeral 11 de la norma en referencia (la posición distinguida que el delincuente ocupe en la sociedad por cargo, oficio o ministerio), por lo general implica un juicio de valor. Aunque en el caso de altos funcionarios del Estado, suele ser de carácter objetivo. Pero ya respecto de abogados litigantes por sí sola no tiene esas implicaciones; el cargo, oficio o ministerio, a los que se refiere la agravante, no es solamente aquél ejercicio de una profesión que requiera de conocimientos especiales, sino aquella actividad que por su preeminencia y reconocimiento dentro de la sociedad exige de quien lo ejecuta, la concurrencia de valores éticos y morales e incluso, en muchos casos, una cierta posición jerárquica, con facultades de representar, disponer y gozar de ciertos privilegios, acordes con la actividad que desempeñe.

Si bien el ejercicio de la abogacía requiere de una especial preparación para el eficaz desempeño de dicha labor, no por ello se puede deducir la agravante en comento por el solo hecho de que el sujeto activo sea un profesional del derecho, porque este factor por sí solo, no tiene la connotación que en ella se involucra».

(Sentencia de casación, junio 25 de 1998. Radicación 9660. Magistrado Ponente: Dr. Carlos E. Mejía Escobar).

______________________________