•Sentencia 9717 de 1997

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

Ref.: Exp. 9717

Indemnizaciones

Actor: Luz Stella Rivera y otros

Demandada: Instituto de Seguros Sociales, ISS

Santafé de Bogotá, D.C., febrero veintiuno de mil novecientos noventa y siete

EXTRACTOS: «5. Frente a lo sostenido por el Ministerio Público y por la entidad demandada en esta instancia, debe señalarse, de un parte, que la historia clínica evidencia la urgencia de la operación con la anotación a la que se hizo antes referencia; y que, de otra, la poca posibilidad de éxito de la operación, que indudablemente habría tenido incidencia en la cuantía de la condena, fue una circunstancia que si bien fue afirmada por la demandada, careció de todo respaldo probatorio en el proceso, pues a ella sólo se refirieron los propios oftalmólogos del ISS, sin que su dicho en este punto sea suficiente para demostrarla, debiendo anotarse aquí que, tal como se refirió antes una de dichas oftalmólogas admitió que la intervención oportuna habría representado para la víctima la oportunidad de no perder totalmente su ojo.

En este punto la Sala reitera que estos aspectos científicos deben ser acreditados por las entidades demandadas, cuando pretendan prevalerse de ellos para desvirtuar la presunción de falla que se establece en su contra luego de demostrado el daño causado con su acción u omisión.

A este respecto la Sala dijo en sentencia del 13 de julio de 1995 (demandante Ramiro Suárez, ponente Dr. Carlos Betancur Jaramillo).

“En el sub iudice, la entidad demandada no acreditó el cumplimiento diligente de su obligación para poder exonerarse de responsabilidad. La afirmación hecha en la contestación de la demanda en el sentido de que en este tipo de operaciones es necesario interrumpir el riesgo sanguíneo momentáneamente para tener visualización, lo que implica riesgos de complicaciones por el déficit sanguíneo en el nervio, que se presentan en una por mil intervenciones, no tiene ningún respaldo probatorio en el proceso”.

“No está demostrado en el expediente que esta intervención quirúrgica significaba tal riesgo; que no obstante esto la intervención quirúrgica realizada era el único procedimiento al que podía acudirse para obtener la curación del paciente; que el propio paciente tenía conocimiento de tal situación; y, que la intervención fue practicada correctamente, con la utilización de equipos y personal idóneos para tal fin”.»

_______________________________________