Sentencia 9741 de enero 23 de 1998 

• CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

Aprobado Acta Nº 004

(Enero 21)

Expediente: 9741

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge E. Córdoba Poveda

Santafé de Bogotá, D.C., veintitrés de enero de mil novecientos noventa y ocho.

VISTOS:

(...).

De otra parte, la censura está fundamentada en un error de derecho porque los falladores no desecharon “por sospechosos” los testimonios recaudados cuando, bien se sabe, en el área penal no existe tal clasificación, propia del procedimiento civil, no pudiéndose, por otra parte, acudir al principio de integración, como lo hace el casacionista, pues la valoración de la prueba y, concretamente, de la testimonial, está expresamente regulada por el artículo 294 del Código de Procedimiento Penal, en concordancia con el 254, que consagran la sana crítica como criterio de apreciación, el cual permite darle credibilidad a personas vinculadas con la víctima o el victimario de un delito, dentro de las reglas de la sicología, la lógica y el sentido común. No existe norma del procedimiento penal que ordene al funcionario judicial desechar las declaraciones de los amigos o parientes de las partes involucradas en la realización de un hecho punible.

Tampoco esas circunstancias convierten per se a tales testigos en inverídicos. Es más, la ley procesal civil tampoco descalifica, a priori, al testigo sospechoso, sino que, al tenor del artículo 218, el juez deberá apreciarlo “de acuerdo con las circunstancias de cada caso”, lo que significa que, simplemente, debe examinarlo con mayor cuidado, pero puede merecerle plena credibilidad.

_______________________