Sentencia 9810 de noviembre 10 de 1997 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

TRABAJADORES QUE SE ACOGEN A LA LEY 50

DEBEN ESPECIFICAR A CUÁL DE LAS TRES OPCIONES SE REFIEREN

EXTRACTOS: «Conviene precisar por vía de doctrina que la opción de acogerse a la Ley 50 de 1990 no necesariamente es “integral”, sino que debe delimitarse por escrito en forma específica y clara el alcance de dicha decisión, respecto de cada una de las tres hipótesis básicas contempladas por la mencionada normatividad, esto es, cesantías, salario integral o régimen indemnizado por terminación de contrato.

En efecto:

1. El acuerdo sobre salario integral, precisa que las partes lo convengan por escrito, indicando los factores que se incluyan en dicha estipulación y siempre que se den los presupuestos señalados en el artículo 18 de la Ley 50 de 1990.

2. En tratándose del auxilio de cesantía, es del resorte exclusivo de los trabajadores vinculados con contrato de trabajo celebrado con anterioridad a la vigencia de dicha ley, el acogerse en forma “libre, espontánea y sin presiones” al nuevo régimen, ante notario público o en su defecto ante la primera autoridad política del lugar, para lo cual deben manifestar por escrito su voluntad expresa en tal sentido, señalando la fecha a partir de la cual optan por dicho sistema (artículos 98 de la Ley 50 de 1990 y 114 de la Ley 100 de 1993).

3. La opción de acogerse al nuevo régimen indemnizatorio de terminación del contrato, establecida en favor de quienes al momento de entrar a regir la ley 50 tenían 10 o más años de servicio continuo al empleador, como en el caso precedente, es una decisión exclusiva del trabajador, que exige igualmente para su validez la manifestación explícita de voluntad.

Por manera que cuando la extinguida sección primera de la Sala laboral de la Corte, en sentencia de marzo 16 de 1995, precisó que la vigencia del “artículo 8º, ordinal 5º del Decreto 2351 de 1965 ha de entenderse íntegra e inescindible”, no puede interpretarse en el sentido de que el trabajador que se acogió al nuevo régimen de salario integral, esa decisión por sí misma, automáticamente se extienda a efectos de cesantía e indemnización por despido en la forma novedosa instituida en la prenombrada ley 50, sino que el alcance de dicha expresión, como se aclaró en el mismo proveído es que “... el reintegro que contempla el precepto, de acuerdo con su claro tenor sólo puede tener como alternativa la indemnización del artículo 8º, numeral 4º literal d del Decreto 2351 de 1965 y no la que prevé el artículo 6º, numeral 4º literal d de la Ley 50 de 1990, pues ésta forma parte del nuevo régimen que por disposición de la ley no es aplicable a los operarios de la excepción que se estudia”, lo cual es bien distinto de lo que infirió el ad quem en el caso bajo examen».

(Sentencia de casación, noviembre 10 de 1997. Radicación 9810. Magistrado Ponente: Dr. José Roberto Herrera Vergara).

____________________________________