Sentencia 9997 de julio 7 de 2000 

CONSEJO DE ESTADO

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN CUARTA

Ref.: Expediente 9997

Magistrado Ponente:

Dr. Germán Ayala Mantilla

Actor: Aplicaciones Técnicas Industriales S.A. C/Municipio de Medellín.

Apelación sentencia del 22 de julio de 1999. Tribunal Administrativo de Antioquia

Santafé de Bogotá D.C., julio 7 de 2000.

EXTRACTOS: «Precisa la Sala que la figura del consorcio, que no tiene una regulación sistematizada en la legislación del país, se caracteriza como un contrato de empresas o empresarios, con vinculaciones de carácter económico, jurídico y técnico, para la realización o ejecución de determinadas actividades o contratos, pero sin que la simple asociación genere una persona jurídica distinta de las de los partícipes o consorciados, quienes conservan su autonomía, independencia y facultad de decisión (C. de Co., v. art. 98). Tampoco es sociedad de hecho, pues no se cumplen los presupuestos de estos entes (v. arts. 498 y 499), dándose por establecido, que los consorciados o partícipes tienen obligaciones y deberes entre sí y frente al destinatario de la propuesta o al contratante, que provienen del acuerdo o contrato en que se origina el consorcio pero no respecto de terceros.

En este sentido se ha pronunciado la Sala en sentencia del 5 de marzo de 1999, magistrado ponente doctor Daniel Manrique Guzmán, expediente 9245.

La Ley 14 de 1983 reguló el impuesto de industria y comercio en todo lo relacionado con el hecho generador, sujetos pasivos, exenciones y prohibiciones a los municipios de gravar con el citado impuesto determinadas actividades.

El artículo 32 de la Ley 14 estableció que el impuesto de industria y comercio recae sobre “todas las actividades comerciales, industriales y de servicio”, ejercidas o realizadas por “personas naturales, jurídicas o por sociedades de hecho, ya sea que se cumpla en forma permanente u ocasional, en inmuebles determinados, con establecimientos de comercio o sin ellos”.

De dichas normas, surge que:

El impuesto de industria y comercio grava a las personas naturales, jurídicas o por sociedades de hecho, no encontrándose señalado como sujetos pasivos los consorcios, ya que como se dijo anteriormente, estos entes no generan una persona jurídica distinta de las de los partícipes o consorciados, quienes conservan su autonomía, independencia y facultad de decisión y tampoco constituyen una sociedad de hecho.

Recae dicho impuesto sobre todas las actividades comerciales, industriales y de servicio que se ejerzan o realicen en las respectivas jurisdicciones municipales, directa o indirectamente, ya sea que se cumplan en forma permanente u ocasional, en inmuebles determinados, con establecimientos de comercio o sin ellos.

En el caso de autos, la actividad desarrollada por la actora de realizar, junto con las otras empresas que integran el Consorcio Hispano Alemán, “el pedido de la empresa de transporte masivo del Valle de Aburrá, Ltda., de Medellín, referente a diseño detallado, suministro, construcción, entrega en funcionamiento y a la capacitación de personal para el tren metropolitano de la ciudad de Medellín y del Valle de Aburrá, así como pedidos de continuación que eventualmente resulten (fl. 3), está gravada como servicio con el impuesto de industria y comercio, pues no se encuentra expresamente excluida.

Así las cosas, de conformidad con los términos del artículo 32 de la Ley 14 de 1983, la sociedad actora, como persona jurídica que es, sí es sujeto pasivo del impuesto de industria y comercio, por lo cual la administración, quebrantó las normas superiores mencionadas por la sociedad actora, al desconocer la calidad de sujeto pasivo de dicho impuesto y cancelarle la matrícula respectiva.

Es claro también que el carácter de ocasional de la actividad desarrollada por la sociedad actora no produce ningún efecto, ya que a la luz de la Ley 14 de 1983, está igualmente gravada con el impuesto de industria y comercio.

No debe olvidarse, como lo afirma el a quo, que la facultad impositiva municipal es derivada de la ley, por lo cual, sus autoridades al expedir los acuerdos municipales no pueden desconocer lo prescrito en ésta, la cual determinó los sujetos pasivos, el hecho imponible y la base gravable.

Así las cosas, los municipios pueden señalar la forma de recaudo y las tarifas aplicables pero no pueden establecer nuevos sujetos contribuyentes, como pretende con la actuación administrativa censurada al señalar que el Consorcio Hispano Alemán es el sujeto pasivo del impuesto de industria y comercio.

Tampoco es procedente, a juicio de la Sala, tratándose de un impuesto municipal como es el impuesto de industria y comercio darse aplicación a las normas procesales del estatuto tributario, pues su regulación está regida por la Ley 14 ibídem y por los acuerdos expedidos por los concejos municipales en desarrollo de la misma (art. 33, par. 1º)».

_________________________________