Sentencia ACU-189 de marzo 13 de 1998 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN TERCERA

Ref.: Exp. ACU-189

Consejero ponente:

Dr. Juan de Dios Montes Hernández

Actor: Corporación Cívica de Caldas

Santafé de Bogotá, D.C., marzo 13 de mil novecientos noventa y ocho.

EXTRACTOS: «Resuelve la Sala la impugnación interpuesta por la parte demandada en contra de la sentencia dictada por el tribunal administrativo de Caldas, el 5 de febrero de 1998, mediante la cual se adoptaron las siguientes decisiones:

EXTRACTOS: «A juicio de la Sala, la declaración de voluntad cuestionada está destinada a trascender en la comunidad, a producir efectos jurídicos inmediatos debido a la apremiante necesidad de tomar los correctivos indispensables ante una situación de peligro: se ordenó al ente público fondo de desarrollo de Caldas, Fodecal, la realización de unas acciones destinadas a corregir las anomalías detectadas en el aeródromo “La Nubia”.

Se trata de una orden proferida al inferior de la administración pública del estado, una decisión interadministrativa que se produjo con una dirección teológica clara: preservar las condiciones de seguridad de la comunidad, esto es, el interés general que constituye un principio constitucional en que se fundamenta el estado colombiano.

Es preciso resaltar que el Estado moderno se caracteriza por una compleja estructura de organización del poder, regulada por reglas racionalmente creadas (se apropió para sí el monopolio de las regulaciones normativas intersubjetivas) que le permiten disponer de los recursos humanos y medios materiales en orden a cumplir los cometidos que legitiman su existencia, los cuales no pueden ser otros que garantizar y producir las condiciones necesarias para el pleno ejercicio y disfrute de los derechos de los asociados.

Así que, la organización estatal en su conjunto está obligada conjurar o prevenir las situaciones de peligro o amenaza a la vida e integridad personal de los administrados y demás bienes jurídicamente protegidos. Esto significa que debe tomar las decisiones y emprender las acciones conducentes de manera pronta y eficaz, y no esperar que se produzcan hechos lamentables para actuar, como desgraciadamente suelen ocurrir.

En este sentido, sorprende a la Sala el hecho que luego de detectarse hace aproximadamente dos años graves anomalías en el aeródromo “La Nubia” de Manizalez, las cuales comprometen las condiciones de seguridad y eficiencia del transporte aéreo, así como también las zonas de población aledañas al mismo, la entidad estatal no haya tomado las medidas necesarias para corregirlas.

En consecuencia, el acto administrativo emanado de la Aeronáutica Civil y dirigido a la entidad territorial fondo de fomento y desarrollo de Caldas, Fodecal, que se presume legal, está en mora de ser cumplido, como acertadamente lo consideró el a quo.

Es importante resaltar que el contenido material del acto referido está dirigido al mejoramiento del servicio público, que constituye el fin esencial que debe perseguir la administración pública a través de los cauces legales como son los actos administrativos. De allí que el artículo 2º del CCA prescriba que la actuación de la administración “tiene por objeto el cumplimiento de los cometidos estatales como lo señalan las leyes, la adecuada prestación de los servicios públicos y la efectividad de los derechos e intereses de los administrados, reconocidos por la ley”.

(...)».

__________________________________