Sentencia AP- 975-01 de marzo 10 de 2005 

CONSEJO DE ESTADO 

SALA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

SECCIÓN PRIMERA

Expediente 25000-23-27-000 2002-00975-01

Consejero Ponente:

Dr. Camilo Arciniegas Andrade

Actor: Juan Carlos Quintero Castro.

Acción popular

Bogotá, D.C., diez de marzo de dos mil cinco.

Se decide el recurso de apelación interpuesto por el apoderado del Instituto de Desarrollo Urbano, IDU, contra la sentencia de 26 de enero de 2004, mediante la cual el Tribunal Administrativo de Cundinamarca (Sec. Cuarta, Subsec. B), negó las pretensiones de la demanda.

I. Antecedentes

1. La demanda.

Mediante demanda de 17 de junio de 2002, Juan Carlos Quintero Castro interpuso acción popular contra la Alcaldía Mayor de Bogotá, con miras a la protección de los derechos colectivos al goce del espacio público, la utilización y defensa de los bienes públicos, el ambiente sano, la seguridad y salubridad públicas, la seguridad y prevención de desastres previsibles técnicamente y los derechos de los consumidores y usuarios.

1.1. Hechos.

Por su tamaño y servicios el Centro Comercial Unicentro tiene gran afluencia de personas y presenta uno de los mayores usos de transporte de la ciudad, incrementado en las horas pico.

La Alcaldía Mayor de Bogotá ha autorizado nuevas construcciones en el Centro Comercial Unicentro y ha adelantado obras de desarrollo urbano en áreas cercanas, lo cual ha densificado el uso del transporte vehicular y peatonal.

En el Centro Comercial Unicentro se ha puesto en servicio un conjunto adicional de salas de cine, un edificio de 5 niveles de parqueaderos y una plazoleta de restaurantes de comidas rápidas.

Aunque en el marco del programa de mejoramiento vial de la diagonal 127 (avenida 127) se intervinieron los andenes peatonales contiguos al Hotel La Fontana y a la cancha del Polo Country Club, los andenes de los costados occidental y oriental contiguos al centro comercial sobre la carrera 15 y 13A no han sido refaccionados; como tampoco los del costado occidental de la avenida calle 127 con carrera 15.

A ello se suma que los cruces peatonales en las intersecciones de la carrera 15 y la avenida 127 son peligrosos para los transeúntes pues carecen de puentes peatonales.

El separador central de la carrera 15 frente a la entrada del centro comercial presenta franco deterioro; la salida y entrada de vehículos ocasiona desorden vial.

La ampliación de los cupos de parqueo dentro del centro comercial no se acompañó de la adopción de medidas de acondicionamiento de las vías públicas.

Carece de sentido que se autoricen costosas obras en el interior del centro comercial, sin que a la par se emprendan las obras necesarias para adecuar el tráfico peatonal y vehicular en la zona de influencia del centro comercial.

1.2. Pretensiones.

El actor solicita al tribunal las siguientes declaraciones y condenas:

Se confirme la responsabilidad exclusiva o concurrente de la Alcaldía Mayor de Bogotá a causa del deterioro de la zona circunvecina al Centro Comercial Unicentro.

Se ordene a las dependencias competentes de la Alcaldía Mayor construir la infraestructura de amplios andenes y puentes peatonales, semáforos, señalización, disposición de rutas de transporte, control de la contaminación física, visual y ambiental del sector comprendido entre la calle 122 y la diagonal 127 y los alrededores del Centro Comercial Unicentro.

Se promueva una campaña de orientación cultural a conductores y peatones, y de sensibilización a los agentes privados beneficiarios del centro comercial sobre la problemática del sector y sus soluciones.

Se incite al sector privado del centro comercial a cooperar en su preservación y sostenibilidad, concretándose compromisos.

Se ordene la adopción de las medidas que hagan cesar el daño contingente, el peligro, la amenaza y la vulneración de los derechos e intereses colectivos invocados.

Se fije el incentivo a favor del actor de conformidad con el artículo 39 de la Ley 472 de 1998.

2. La contestación.

2.1. El IDU, por medio de apoderado, señaló que no le compete adoptar medidas de restitución del espacio público, disponer la señalización o instalación de semáforos, o adoptar medidas similares para controlar el tráfico. Puso de presente que el andén del costado sur de la avenida 127 entre la transversal 13A y la carrera 15 fue rehabilitado en su totalidad entre mayo y julio del año 2001 mediante contrato IDU-449 de 2000; el andén ubicado sobre la carrera 13A fue intervenido mediante contrato IDU 832 de 1999 y los andenes de la avenida 15 se intervinieron según contrato celebrado con Ingenieros Civiles Asociados.

Propuso la excepción de falta de legitimación en la causa por pasiva por cuanto el IDU es un establecimiento público del orden distrital creado mediante Acuerdo 19 de 1972 para la ejecución de obras públicas de desarrollo urbanístico programadas dentro del plan general de desarrollo siguiendo las directrices del Departamento Administrativo de Planeación Distrital. En dicho acuerdo no se señala como función del IDU la ampliación o reducción de calzadas y andenes.

Manifiesta que la acción popular es improcedente frente a entidades sujetas a la planeación del gasto público por cuanto estas atienden sus cometidos según la priorización de necesidades, la planeación y la participación comunitaria.

Sostiene que las vías objeto de la acción no se encuentran en estado de intransitabilidad y que de conformidad con el plan de ordenamiento territorial la malla arterial complementaria se intervino en su momento de acuerdo con la apropiación presupuestal existente y de conformidad con el sistema de administración de vías urbanas.

En todos los costados del Centro Comercial Unicentro hay andenes que permiten la movilidad de los peatones, parqueaderos que descongestionan las vías y señalización de estas.

2.2. El apoderado del Departamento Administrativo del Medio Ambiente-DAMA, sostiene que según el inciso 2º del artículo 1º del Acuerdo 9 de 1990 la gestión ambiental es responsabilidad conjunta de la administración distrital y de la comunidad. El artículo 3º ídem asignó al DAMA funciones de desarrollo y vigilancia de la aplicación del plan de gestión ambiental.

Señala que el artículo 2º del Decreto Distrital 673 de 1995 le asigna las funciones de dirigir y coordinar la gestión ambiental, asesorar, coordinar, evaluar el desarrollo de las actividades ambientales que adelanten las demás entidades del distrito.

El artículo 2º del Acuerdo 18 de 1999 asignó al Departamento de la Defensoría del Espacio Público la función de “contribuir al mejoramiento de la calidad de vida en Santafé de Bogotá, por medio de una eficaz defensa del espacio público, así como de una óptima administración del patrimonio inmobiliario de la ciudad y de la construcción de una nueva cultura del espacio que garantice su uso y disfrute común y estimule la participación comunitaria”.

Ninguna de las funciones asignadas al DAMA se relaciona con la protección de los derechos colectivos que el actor estima violados, amén de que tampoco se ha probado violación de los derechos colectivos que como autoridad ambiental debe proteger.

2.3. El apoderado de la alcaldía local de Usaquén propuso la excepción de falta de legitimación en la causa por pasiva pues la ampliación de andenes y la construcción de puentes peatonales compete al IDU; a la secretaría de tránsito y transporte le corresponde lo relativo a la semaforización, señalización y disposición de rutas de transporte; y al DAMA el control de la contaminación ambiental, según el Decreto 786 de 1999.

2.4. La subdirectora jurídica del Departamento Administrativo de Planeación Distrital-DAPD, sostuvo que la semaforización, señalización y regulación de rutas de transporte son de competencia de la STT.

2.5. El director de asuntos judiciales de la secretaría general de la Alcaldía Mayor de Bogotá sostuvo que las manifestaciones del actor no corresponden a hechos sino a apreciaciones subjetivas, vagas e imprecisas que demuestran la falta de conocimiento de las competencias administrativas.

Se opuso a la totalidad de las pretensiones por cuanto el Distrito Capital no ha violado los derechos relacionados con el goce del espacio público, la utilización y defensa de los bienes de uso público, pues a través de las alcaldías locales ha adelantado medidas para su restitución; además, las autoridades de tránsito vienen adelantando los correspondientes procedimientos policivos para asegurar a los ciudadanos la movilidad en condiciones seguras.

Señala que la red de andenes constituye uno de los componentes de la estructura de los espacios peatonales; que de conformidad con los artículos 233 y 236 de la Ley 234 de 1997 su reordenamiento y reconstrucción se desarrollará a través de proyectos específicos de recuperación y construcción de andenes en ejes comerciales de la ciudad, teniendo en cuenta el plan de ordenamiento territorial.

Sostiene que dentro de las funciones de la secretaría de obras públicas no se encuentra la construcción de obras de infraestructura en el espacio público.

2.6. La representante del Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público sostuvo que el artículo 3º del Acuerdo 18 de 1999 le asigna la defensa, inspección, vigilancia, regulación y control del espacio público del Distrito Capital, la administración de los bienes inmuebles y la conformación del inventario general del patrimonio inmobiliario distrital.

Sostiene que de conformidad con el Decreto Distrital 343 de 2002 corresponde al IDU “administrar, mantener, reconstruir, dotar y preservar alamedas, andenes, zonas de control ambiental, sardineles, separadores, ciclo-rutas y demás componentes de la infraestructura del espacio público, de los puentes peatonales y vehiculares, de las plazas, plazoletas y de los monumentos”.

2.7. El apoderado de la Ciudadela Comercial Unicentro sostuvo que la violación de los derechos e intereses colectivos para cuya protección se instauró la acción no le es atribuible y que desde antes de instaurarse la acción había cursado comunicaciones a las autoridades locales y distritales solicitándoles adoptar medidas de tránsito, señalización, arreglo de vías y separadores.

Expone que en el año 1999 contrató los servicios de la firma de Ingenieros Consultores Projekta Ltda., para que realizara un estudio sobre el impacto del funcionamiento de la ciudadela en el sector, cuyas recomendaciones ha atendido.

Señala que en atención a ese estudio construyó el edificio de parqueaderos del cual se lamenta el actor y que, contrario a lo que él cree, beneficia principalmente a los usuarios permanentes de las vías adyacentes al centro comercial. Este documento desvirtúa que el deterioro de la zona de influencia de la ciudadela comercial le haya sido indiferente y demuestra que los directivos de la Ciudadela Unicentro han desplegado actividades tendientes a respetar y preservar los derechos e intereses colectivos en su entorno.

Señala que ante la falta de agentes de tránsito, ha sido necesario contratar por cuenta y a cargo de Unicentro direccionadores de tráfico para mitigar el embotellamiento externo que se presenta en horas pico.

Sostiene que las construcciones que se adelantaron al interior de la ciudadela no inciden en el aumento del tráfico vehicular de la zona y que, contrariamente a lo afirmado por el actor el nuevo edificio de parqueaderos mitigó la congestión vehicular en las vías circundantes. Expresa que las obras contaron con los permisos y licencias exigidos por la normativa vigente; la construcción, modificación, ampliación y demolición de las salas de cines fue adelantada por el propietario del local quien junto con la copropiedad obtuvo del curador urbano 3 la licencia LC 00-3-0046 de 4 de febrero de 2000. Mediante Resolución CU2-2000-056 de 21 de marzo de 2000 la curaduría urbana expidió licencia de construcción para modificación y adecuación de la oficina 4-01 para desarrollar el proyecto de plaza de comidas. Así mismo, mediante Resolución CU2-2000-161 de 25 de agosto de 2000 la curaduría urbana 2 expidió licencia para la construcción de una edificación de 4 pisos destinada a 1032 cupos adicionales de parqueo dentro del centro comercial. Las licencias de construcción otorgadas a la ciudadela comercial constituyen actos administrativos que solo pueden ser controvertidos a través de las acciones contencioso-administrativas y no a través de una acción popular.

Considera importante que la corporación llame la atención a las dependencias distritales que se vincularon a la acción, a fin de que interactuando mancomunadamente con las directivas de la Ciudadela Comercial Unicentro den pronta solución a las solicitudes que desde hace varios años ha planteado con insistencia a la administración distrital, sin respuesta o solución en relación con los siguientes aspectos:

• El separador de la carrera 15, frente a la entrada principal de Unicentro se encuentra, desde hace varios años, en total abandono. Allegan fotografías que así lo evidencian y pone de presente que dirigió varias comunicaciones a la administración, sin solución a la vista.

• Es absolutamente necesario racionalizar transporte público sobre la carrera 15 y la diagonal 127, vías por las cuales circulan cientos de rutas que congestionan el sector.

• Es indispensable la presencia de agentes de tránsito permanentes en el sector, particularmente en la intersección de la avenida 127 con la carrera 15, lugar donde se estacionan frecuentemente vehículos, ocasionando embotellamiento.

• Los andenes sobre la transversal 13A requieren mantenimiento.

• Pese a los múltiples requerimientos no ha sido posible que el DAMA tale o pode los árboles que se encuentran sobre la avenida 127 que impiden la visibilidad de los conductores que cruzan dicha avenida para ingresar al sector de la ciudadela, a través de la transversal 13A.

Pone de presente que de no darse solución oportuna a esos inconvenientes podría, eventualmente, comprometerse en el futuro, el disfrute de algunos derechos colectivos.

2.8. Por auto de 4 de octubre de 2002 se dispuso tener por no contestada la demanda por parte de la Secretaría de Tránsito y Transporte de Bogotá en razón a que no ejerció el derecho de contradicción.

3. La audiencia de pacto de cumplimiento.

La audiencia de pacto de cumplimiento tuvo lugar el 19 de marzo de 2003 con la asistencia del representante del Ministerio Público, el actor, los apoderados del Distrito Capital, la STT, la defensoría del espacio público, el IDU, el DAPD, la Ciudadela Comercial Unicentro y el alcalde local de Usaquén, la cual se declaró fallida pues las partes no llegaron a ningún acuerdo.

4. Pruebas.

Entre las pruebas allegadas se destacan las siguientes:

• El apoderado de la Ciudadela Comercial Unicentro allegó 46 comunicaciones dirigidas a partir del 4 de enero del año 2000 a las distintas dependencias de la administración distrital, adjuntando un resumen del informe de las etapas II y III, “Afectaciones en el entorno inmediato y mejoramiento del sector” del estudio de tráfico e impacto zonal desarrollado por la firma Projekta Ltda., que formula, entre otras, las recomendaciones siguientes:

“(...).

• Dejar la transversal 13 A unidireccional hacia el sur entre la diagonal 127A y la calle 116.

• Se eliminará el giro a la izquierda (este-norte) en la calle 116.

• Dejar el corredor calle 122 A - calle 123, entre la transversal 13A y la carrera 11, funcionando en un solo sentido hacia el este, de tal forma que sirva de vía de evacuación a los vehículos que salen de la ciudadela comercial a través de la portería 6, y que deseen seguir hacia el oriente o el norte.

• Dejar la calle 119 en un solo sentido hacia el occidente entre la avenida 9ª y la carrera 15.

• La rehabilitación y adecuación del separador central de la carrera 15, entre la calle 122 y la diagonal 127A, debe ser una prioridad de las autoridades distritales, toda vez que las condiciones actuales de las calzadas de circulación vehicular deben su pésimo estado a la influencia de las raíces de los árboles que se encuentran allí sembrados. Es de vital importancia para la circulación de esta vía, la recuperación de las calzadas que manejan los flujos en sentido norte-sur y viceversa a través de la recuperación total de la estructura del pavimento y de la siembra de especies nativas en la zona verde del separador.

• Un claro ejemplo de la importancia que para el entorno de una comunidad tienen los separadores con zonas verdes, lo evidencia la recuperación de los mismos sobre la carrera 7ª entre calles 72 y 76; igualmente pone de manifiesto que la decidida voluntad de cooperación y apoyo entre las entidades distritales y los comerciantes pueden propiciar espacios y soluciones que permitan la recuperación y embellecimiento del espacio público, por esta razón Unicentro no debe ser ajeno al planteamiento de soluciones que permitan recuperar el separador que se encuentra frente a la ciudadela.

Bajo este precepto se recomienda que Unicentro tome la iniciativa y proponga al distrito la recuperación de este espacio, mediante el aporte de los lineamientos y diseños del nuevo espacio público que se puede generar, toda vez que con la implementación del paso peatonal a desnivel permitiría contar con una amplia zona a recuperar.

• La malla vial adyacente a Unicentro presenta grandes deficiencias en cuanto a señalización vertical y horizontal se refiere, situación que se hace critica al no existir por parte del conductor un acatamiento de la normatividad existente en la circulación del sector. Debido a lo anterior, se hace necesario el realizar ante la secretaría de tránsito y transporte de la ciudad, la solicitud de reposición de las señales verticales que han sido destruidas o que se encuentran deterioradas y la recuperación de la demarcación horizontal que permite la regulación y organización del tránsito sobre los corredores de la carrera 15, la diagonal 127A, la transversal 13A y la calle 119.

• Complementario a lo anterior, se recomienda solicitar el apoyo de las autoridades de tránsito para controlar y regular el estacionamiento sobre las vías aledañas a Unicentro, al igual que las operaciones de ascenso y descenso de pasajeros en lugares no permitidos, específicamente sobre los corredores de la carrera 15 y la diagonal 127A, dado que el incumplimiento y desorganización existentes en estos aspectos entorpecen tanto la circulación normal del flujo vehicular, como los intercambios vehiculares a través de las porterías de entrada y salida del área de estacionamiento de la ciudadela.

(...)”.

Entre la citada correspondencia, merece destacarse la siguiente:

• Oficio de 4 de enero de 2000 mediante el cual el gerente general de Unicentro solicita a la STT:

— Instalar nuevos paraderos de buses de transporte público frente a Unicentro por la carrera 15.

— Modificar el sentido de operación de la transversal 13A para convertirla en vía de sentido norte-sur desde la diagonal 127 hasta la calle 116.

— La rehabilitación de las calzadas norte y sur de la diagonal 127.

— La conservación y mantenimiento de la malla vial adyacente a Unicentro.

• Oficio de 4 de enero de 2000 mediante el cual el gerente general de Unicentro solicita al director del IDU que atienda los siguientes puntos del estudio compromiso:

— Diseño y construcción de un cruce peatonal a diferente nivel sobre la carrera 15, frente de la entrada principal de Unicentro.

— Arreglo del separador de la carrera 15 en el sector comprendido entre la calle 122 y la diagonal 127 con el propósito de eliminar el cruce peatonal indiscriminado.

— Autorización para aumentar la longitud de almacenamiento de vehículos para el giro a la izquierda en los accesos sur de las intersecciones carrera 15 por calle 122 y carrera 15 por diagonal 127.

— Estudiar la eliminación de los semáforos peatonales instalados sobre la carrera 15 en el evento de que se dé al servicio el cruce peatonal a diferente nivel.

• Oficio de 4 de enero de 2000 suscrito por el gerente general de Unicentro en el que le solicita a la dirección de semaforización electrónica:

— Instalación del cruce semaforizado de la transversal 14 por la diagonal 127, aunque ya está diseñado se requiere que la administración distrital y ETB ejecuten las obras e instalen los equipos pertinentes.

— Revisión y actualización de los programas de los semáforos para la operación de los fines de semana, en las intersecciones de la carrera 15 por calle 119, carrera 15 por calle 122 y carrera 15 por diagonal 127.

— Cambio del sentido de las calles 123 y 124 entre las carreras 11 y transversal 13A una vez se dé al servicio la carrera 9ª entre las calles 106 y 116.

— Revisión y actualización de la señalización y la demarcación en la malla vial adyacente a Unicentro.

— Control al estacionamiento de taxis frente a la puerta principal de Unicentro.

— Reestructuración de las rutas de transporte público que usan la carrera 15 y la diagonal 127.

• Fotografías que muestran:

— El cruce de la carrera 13A con calle 127 y el peligro que representan los árboles ubicados sobre el separador de la avenida 127.

— El estado del separador central de la carrera 15, entre calles 122 y 127, en particular, frente a la entrada 1 de Unicentro.

— Estado del separador sobre la carrera 15 frente a la entrada 2 de Unicentro.

• El 12 de junio de 2003 la magistrada conductora del proceso en la primera instancia practicó inspección judicial. En el acta de la diligencia consta lo siguiente:

“Se observa que los andenes que lindan o bordean el Centro Comercial Unicentro están en buen estado de conservación, así mismo, se nota la presencia de agentes de tránsito en el trayecto de la avenida 15 entre calles 122 a 127, sin que se presente represamiento vehicular a las 3:30 de la tarde. Al trasladarse la diligencia al paso peatonal que se encuentra frente a la entrada principal del Centro Comercial Unicentro, se observa que los andenes presentan mal estado de conservación y el separador de la avenida 15, no tiene paso para personas discapacitadas, se deja constancia que existe paso semaforizado y la señalización a la altura de la rampa del anden del costado occidental es deficiente en la vía cuyo sentido va de norte a sur de la avenida 15. El apoderado judicial de la secretaría de tránsito y transporte indica que debido al alto flujo vehicular en la zona, la señalización de las vías tiene poco tiempo de duración, sin embargo, esta se hace tres veces en el año. Recorrido el costado occidental de la avenida 15 se observa que los andenes presentan un mal estado de conservación, haciendo la claridad el alcalde local, que las obras de mantenimiento y ornamentación le corresponde hacerla a los propietarios de los inmuebles. Se deja constancia por el despacho que la irregularidad del andén permite que dichos pasos sean objeto de invasión vehicular, así como invasión al espacio público por vendedores ambulantes. Ubicados en el costado occidental de la avenida 15 con calle 127, se observa que en su cruce no existe semáforo peatonal mas sí vehicular. Así mismo se deja constancia que no existe señalización (cebra) sobre la calle 127 costado occidental, a la altura del paso peatonal (ambos sentidos de la vía), ni semáforos peatonales. El apoderado de la secretaría de tránsito y transporte indica que el semáforo vehicular (en rojo) permite que el peatón cruce la vía sin que se presente riesgo. Se observa la misma situación, es decir, la inexistencia de señalización (cebra) y de semáforo peatonal sobre la avenida 15, costado norte y sur de la vía que tiene recorrido en el mismo sentido en intersección con la calle 127 y en su costado nororiental (sentido de vía sur-norte). El despacho deja constancia que existe señalización (cebra) sobre la calle 127 con avenida 15, costado nororiental y semáforo vehicular, señalización en su costado suroriental, sin semáforo peatonal. Se pregunta a un peatón sobre la facilidad o dificultad de transitar por los cruces de la avenida 15 con calle 127, quien indica que es bastante difícil. Al trasladarse la diligencia a la entrada 3 del Centro Comercial Unicentro, se observa que la intersección que existe sobre la calle 127, cuenta con semaforización y señalización, aspectos con los que no cuenta la intersección existente sobre la avenida 127 con calle 13A. El apoderado de la secretaría de tránsito y transporte, indica que en este punto no existe paso peatonal y por ende no hay señalización que así lo autorice, el paso debe hacerse a la altura de la entrada 3 de Unicentro. Al continuar el recorrido por el entorno del centro comercial se observa que sus accesos peatonales se encuentran en perfecto estado. La diligencia se traslada a la avenida 15 con calle 122, lugar donde se observa la existencia de paso peatonal en su costado suroriental, en donde existe semaforización y señalización; se deja constancia que el separador de la avenida 15 a la altura de la calle 122, en su costado nororiental presenta mal estado de conservación. El apoderado judicial del IDU indica que el paso peatonal a pesar de su estado no es intransitable. El apoderado judicial de la Ciudadela Comercial Unicentro indica que por este sector no existe entrada peatonal al centro comercial”.

• Oficio de 24 de julio de 2003 mediante el cual el subdirector técnico de procesos judiciales del IDU señaló que el andén ubicado en el costado sur de la avenida 127 entre la transversal 13A y la avenida carrera 15, fue rehabilitado en su totalidad entre mayo y julio de 2001 mediante contrato IDU-449 de 2000 suscrito entre el IDU y la firma Unión Temporal Bradford y Rodríguez Ltda., Maran Ltda., cuyo objeto fue la rehabilitación de la calle 127 entre la Autopista Norte y la carrera 7ª, bajo la modalidad de precios unitarios sin reajuste. El andén ubicado sobre la carrera 13A fue intervenido mediante contrato IDU 832 de 1999 suscrito entre el IDU y la firma Unión Temporal Castro Tcherassi y Cía. Ltda.-Syvial Ltda., y los andenes de la avenida carrera 15 se intervinieron por el contrato 462 de 1997 suscrito por la SOP con ICA S.A.

• Oficio de 25 de julio de 2003 mediante el cual el director del DAMA señala que mediante Resolución 1166 de 21 de agosto de 2001 se otorgó licencia al representante legal del Centro Comercial Unicentro para que realizara los tratamientos silviculares dentro del proyecto de construcción del edificio de parqueaderos. Y que mediante Resolución 453 de 17 de abril de 2003 autorizó la tala de 89 árboles ubicados en los corredores internos del centro comercial.

• Oficio de 15 de noviembre de 2003 mediante el cual la subdirectora de infraestructura y espacio público rinde informe acerca del cuestionario presentado por el actor (1) .

5. Alegatos de conclusión.

• El apoderado del DAMA reiteró que a la entidad no es imputable conducta alguna que haya puesto en peligro los derechos colectivos invocados por el actor como vulnerados, y que tampoco ha omitido el cumplimiento de los deberes que le competen como autoridad ambiental.

• El apoderado de la Ciudadela Comercial Unicentro reiteró que su vinculación en la acción popular no es en calidad de demandado sino como coadyuvante comoquiera que las pretensiones plantean la necesidad de construir obras públicas que contrarresten el deterioro de la zona de influencia del centro comercial.

Agregó que desde hace varios años Unicentro viene formulando solicitudes similares a las que plantea el actor popular sin que hubiese obtenido respuesta de parte de los entes distritales.

Pone de presente que el centro comercial es el primer interesado en que se construya la infraestructura de andenes, separadores, cruces, semáforos y señalización.

• El apoderado del Departamento Administrativo de la defensoría del espacio público sostuvo que no es organismo ejecutor de las operaciones necesarias para la protección del espacio público, ya que de conformidad con el numeral 7º del artículo 86 del Decreto-Ley 1421 de 1993 —estatuto orgánico de Santafé de Bogotá—, es competencia de los alcaldes locales dictar los actos y ejecutar las operaciones necesarias para la protección, recuperación y conservación del espacio público. A contrario sensu la misión de la defensoría del espacio público es contribuir al mejoramiento de la calidad de vida en Bogotá, por medio de una eficaz defensa del espacio público.

De conformidad con el Decreto 619 de 2000 —plan de ordenamiento territorial— en lo relacionado con los espacios peatonales el artículo 234 dispone que el reordenamiento o reconstrucción de los espacios públicos peatonales se desarrollará a través de proyectos específicos, establecidos en concordancia con los determinantes del modelo de ordenamiento.

Agrega que es competencia de la secretaría de tránsito y transporte la adecuación de la semaforización y señalización, de conformidad con el Decreto 343 de 2002.

• El apoderado del Distrito Capital manifestó que no existe prueba que acredite la negligencia de la administración en la protección del derecho al goce del espacio público, invocado en la presente acción.

Señala que de conformidad con el artículo 233 del plan de ordenamiento territorial la red de andenes constituye un componente de la estructura de los espacios peatonales y que según el 234 ídem, su reordenamiento o reconstrucción se desarrollará a través de proyectos específicos de recuperación y construcción de andenes.

Concluye que la construcción de un puente no es posible debido a inconvenientes de carácter técnico, además, existen mecanismos de tránsito diseñados para el tránsito seguro de peatones apoyados con la presencia de personal de la administración o guías de tránsito quienes contribuyen a controlar el tráfico de peatones y vehículos en la zona.

• El representante legal de la alcaldía local de Usaquén se opuso a la prosperidad de las pretensiones argumentando que son el IDU, la secretaría de tránsito y transporte, el DAMA y la defensoría del espacio público, las entidades encargadas de la protección de los derechos colectivos invocados como vulnerados.

Afirma que la alcaldía local solo puede asumir compromisos en orden a lo estrictamente facultado por la ley y no ajenos a su competencia, y que en virtud de ello, no ha omitido su deber de garantizar el derecho colectivo al espacio público, ya que fue una función que le fue asignada a otras entidades y que por tal razón no se puede predicar el nexo de causalidad que debe existir entre la acción u omisión y el daño.

Sostiene que de conformidad con el numeral 9º del artículo 86 del Decreto-Ley 1421 de 1993 la alcaldía local ha adelantado los procesos administrativos correspondientes cuando se han presentado violación de las normas sobre construcción de obras y urbanismo en el sector.

El representante legal del IDU manifestó que dentro de las funciones del IDU se encuentra la construcción y ejecución de obras públicas de desarrollo urbanístico, labor que no puede analizarse haciendo abstracción de las limitaciones que le son propias tales como las de tipo presupuestal y logístico.

Sostiene que las obras que puede ejecutar esa entidad están determinadas y limitadas por los recursos asignados, los cuales deben respetar según su ordenación.

Manifiesta que de las pruebas aportadas se infiere que los andenes y el separador central de la carrera 15 entre calles 122 a 127 necesitan mantenimiento, pero de ellas también se deduce que no se encuentran en estado de intransitabilidad que ocasione lesión a los derechos colectivos.

• La secretaría de tránsito y transporte a través de apoderado sostuvo que los hechos expuestos por el actor son apreciaciones subjetivas sin conocimiento de las consideraciones que de orden técnico deben reunir cada uno de los pasos ya sean peatonales o vehiculares para poder ser objeto de señalización.

Manifiesta que en el sector existen las suficientes señales para un paso seguro, así, desde la calles 122 con carrera 15 existe la primera señal semaforizada la que en su concepto da un paso seguro a peatones; a la altura de la calle 124A existe un sendero peatonal con su respectivo semáforo, por último indica la existencia de una intersección con diversos cruces a la altura de la calle 127, la que de acuerdo con las normas internacionales aplicadas por esa entidad solo es posible cruzarla a riesgo por el costado occidental en el sentido sur-norte de la calle 127, al igual que el cruce occidente-oriente por el costado norte de la carrera 15, puesto que el peatón se obliga a asumir una condición de mayor alerta y los conductores deberán dar prelación a su paso.

V. La actuación probatoria oficiosa

Llegada la oportunidad procesal para decidir, el consejero ponente advirtió que se hacía necesario allegar elementos de juicio sobre aspectos relevantes para decidir el recurso de apelación interpuesto, siendo del caso verificar en la carrera 15 en el sector comprendido entre la calle 122 y la avenida 127: 1. El estado de los andenes y las estructuras para la movilidad de discapacitados; 2. La señalización e instalación de semáforos peatonales; 3. Los tiempos efectivos en verde para cruce de peatones en las intersecciones.

A esos efectos, con fundamento en el artículo 169 del Código Contencioso Administrativo, aplicable a la presente acción popular por virtud de lo dispuesto en el artículo 44 de la Ley 472 de 1998, mediante auto de 19 de marzo de 2004 decretó la práctica de inspección judicial sobre el lugar donde está situado el puente vehicular de la avenida Ciudad de Quito (carrera 30) con calle 53.

La diligencia de inspección judicial fue realizada el 14 de octubre de 2004 por la abogada auxiliar del despacho, de conformidad con la delegación autorizada por el artículo 153 numeral 5º de la Ley 270 estatutaria de la administración de justicia. A sus resultados se hará referencia en las consideraciones de este fallo.

VI. Consideraciones

A juicio de la Sala, le asistió razón al IDU al censurar el fallo apelado en cuanto impartió órdenes de construcción de un puente peatonal en el sector sin un sustento técnico apropiado, pues en esas condiciones, lejos de protegerse los derechos colectivos se introduce caos y anarquía en el plan de desarrollo, en la ejecución del plan de ordenamiento territorial y en el presupuesto distrital.

Como la Sala lo ha puesto de presente en numerosas ocasiones, al impartir las órdenes necesarias para proteger los derechos para cuyo amparo se instaura la acción, el juez no puede desatender las razones válidas de orden técnico o presupuestal que expuso la administración, pues indudablemente estas supeditan la viabilidad de la orden de gestión que deba impartirse a las autoridades para lograr la protección de los derechos colectivos.

Empero, lo dicho en modo alguno significa que asistiera razón al IDU en alegar falta de disponibilidad presupuestal, pues en ocasiones anteriores la Sala ha despachado desfavorablemente este argumento y dejado claramente definido que esta no desdice la vulneración de los derechos colectivos ni enerva las pretensiones, cuando su prosperidad ha quedado acreditada.

Así, en sentencia de 25 de octubre de 2001 (Exp. 0512, C.P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo), al decidir una acción popular esta Sala consignó el criterio jurisprudencial que por su pertinencia para el caso presente en esta oportunidad reitera:

“La falta de disponibilidad presupuestal y de existencia real de recursos no es, en manera alguna, argumento válido para destruir el acervo probatorio que sustenta el fallo del inferior y que se puntualiza en la indudable demostración de los hechos que sirvieron de fundamento al ejercicio de la acción popular”.

Y, en sentencia (2) de 5 de septiembre de 2002, reiteró que:

“... La falta de disponibilidad presupuestal no enerva la acción ante la demostrada vulneración de los derechos colectivos para cuya protección se instauró. Cosa distinta es que ante esa situación lo procedente sea ordenar a las autoridades... que efectúen las gestiones administrativas y financieras necesarias para obtenerlos”.

Cosa diferente es que para la construcción de obras deban adelantarse los estudios técnicos por expertos en su área de especialidad, por lo que no podía prescindir el tribunal de considerar las razones que expuso la administración para sostener que la construcción del puente peatonal no es viable desde el punto de vista técnico.

La Sala también ha dejado claramente definido que la circunstancia de que las obras públicas solo puedan adelantarse con fundamento en estudios técnicos y cuando exista la debida disponibilidad presupuestal, conforme a las prioridades sobre inversión que las autoridades territoriales en ejercicio de sus competencias constitucionales y legales señalen en los respectivos planes de desarrollo, no significa en modo alguno que puedan dilatar indefinidamente las soluciones a las necesidades colectivas ni permanecer indiferentes a los riesgos que amenacen los derechos colectivos y la seguridad de los ciudadanos.

Esto es cuanto ha ocurrido en el caso presente pues se probó que desde el 21 de mayo de 1998 las directivas de la Ciudadela Unicentro han solicitado insistentemente a la administración distrital adelantar los trabajos de recuperación del entorno inmediato e insistido en la necesidad inaplazable de rehabilitar el separador central de la carrera 15, los andenes de la calzada occidental de la carrera 15, los andenes norte y sur de la avenida 127 y de proveer el sector con la señalización y la demarcación requerida para regular el tráfico peatonal y vehicular.

La inspección judicial practicada el 14 de octubre de 2004 permitió constatar que el separador central de la carrera 15, entre las calles 122 y la avenida 127 continua sin reparación y que su estado de deterioro permite que los peatones crucen, por fuera de las intersecciones, posibilitando el caos y las condiciones de inseguridad que representan un peligro para la seguridad de transeúntes y conductores.

Se comprobó además el estado de deterioro de los andenes de la calzada occidental de la carrera 15 y los de la avenida 127, costado oriente, acera opuesta al Hotel La Fontana.

Se constató además que el sector está desprovisto de estructuras que aseguren accesibilidad y movilidad en condiciones seguras a ancianos, discapacitados y a personas con limitaciones físicas o sensoriales.

Se pudo igualmente constatar que es indispensable sincronizar los semáforos en las intersecciones del sector mencionado, y asegurar un tiempo de verde efectivo para el paso peatonal sobre la calzada oriental y occidental de la carrera 15, interrumpiendo el tráfico vehicular en sentido occidente-norte y oriente-sur.

La inspección también permitió constatar que el tiempo de verde efectivo para el paso peatonal en las intersecciones semaforizadas del sector comprendido entre las avenidas 122 y 127 con carrera 15 también es insuficiente para que los peatones puedan cruzar en sentido occidente-norte, oriente-sur y viceversa, lo que debe garantizarse dado el riesgo a que se exponen si se tiene en cuenta que la zona carece de cruces peatonales demarcados con cebras y de calzadas seguras. De ahí que acertara el tribunal al ordenar a la STT coordinar con la ETB-Dirección de semaforización la adopción e implementación de estas medidas. En este aspecto se confirmará el fallo apelado.

Se constató igualmente que la amenaza a los derechos colectivos para cuya protección se instauró la acción también es el resultado de la indisciplina de conductores de buses y busetas que paran a dejar y recoger pasajeros sobre las intersecciones, lo que hace más difícil que los peatones las empleen para cruzar.

La inspección de la zona también evidenció que la imprudencia e indisciplina de los peatones es causa eficiente puesto que exponen sus vidas al no hacer los cruces por las esquinas de las intersecciones.

También se advirtió que esta problemática se exacerba dada la absoluta falta de demarcación de las zonas de cruce peatonal pues las intersecciones del sector carecen de cebras, y la avenida 127 con carrera 15, costado norte carece de andenes que aseguren a los peatones tiempos de espera en condiciones seguras; el tamaño de las existentes es insuficiente pues no alcanzan a atender el volumen de peatones que deben permanecer estacionados en un lugar seguro durante la circulación de vehículos y la falta de demarcación de los paraderos de transporte público en el sector.

El riesgo contingente a la seguridad que a causa de la falta de señalización y la indisciplina de conductores y peatones se agrava por no haberse implementado en el sector un dispositivo preventivo con personal de policía que con carácter permanente organice y controle el tráfico peatonal y vehicular, prevenga la comisión de infracciones de tránsito, vigile que peatones y conductores observen las normas de tráfico y sancione a los contraventores.

En efecto, en el acta de la inspección judicial consta lo siguiente:

“Costado oriente carrera 15 con avenida 127 a la altura de la entrada vehicular 1 de Unicentro: separador central, es indispensable su reparación habida cuenta de que presenta deterioro de las losas, el borde de las calzadas y la altura del andén, todo ello en el tramo que queda frente a la entrada vehicular 1 de la Ciudadela Comercial Unicentro: las zonas de cruce peatonal no están demarcadas con cebras, la temporización de los semáforos existente es insuficiente porque no hay un tiempo de rojo efectivo que asegure el tránsito de peatones en forma segura, el semáforo interrumpe el flujo vehicular en sentido sur-norte, pero no occidente-oriente. Se observa que los peatones cruzan de forma incorrecta porque las intersecciones semaforizadas carecen de demarcación y señalización con cebras, se advierte total ausencia de la policía de tránsito que controle el cruce de los peatones. El separador central es usado inadecuadamente para tránsito peatonal, lo que exige su adecuación total en gramilla y señalización de área con cruce prohibido para peatones. Igualmente hay que aumentar la altura del sardinel del separador para que no lo puedan usar como zona de cruce. En el costado oriental presentan deterioro los andenes, no hay rampas para acceso de discapacitados, ni facilidades que aseguren el desplazamiento de personas con alguna limitación física o sensorial. Se debe implementar un operativo de policía para sancionar a transeúntes que crucen por zonas prohibidas. Entrada principal (peatonal): no hay demarcación de zonas peatonales, cebras, ni señalización, ni rampas para minusválidos, el tiempo de rojo a verde es insuficiente para que los peatones crucen. Hay que habilitar el separador central de modo que los transeúntes tengan seguridad y hacer una prolongación de la zona de cruce peatonal hasta el costado oriente-occidente y viceversa. Asegurar la concurrencia de la Ciudadela Comercial en la realización de las obras. Salida vehicular 1, a la altura de ley. Se debe arborizar el separador central, engramar y subir la altura del andén. A la altura de la carrera 15 en la esquina de la intersección con la calle 127: aunque hay espacio para cruce de peatones la cebra para cruce está borrada, la semaforización es vehicular y no peatonal, no existe la zona peatonal adyacente al canal de aguas lluvias y se requiere la adecuación de una zona de espera, mientras que los peatones puedan efectuar el cruce. Se deben ampliar los andenes a la altura del canal de aguas lluvias sobre la calle 127. Los semáforos interrumpen el tráfico en sentido sur-norte, pero no en sentido oriente-occidente. En el andén sobre el canal de aguas lluvias la estructura en concreto y las barandas presentan sumo deterioro. Intersección avenida 127 con carrera 15 costado oriental (enfrente del Hotel La Fontana): los andenes y calzadas presentan franco deterioro y se encuentran en pésimas condiciones, carecen de rampa para el paso de discapacitados. Hay ocupación del espacio público por parte de los almacenes Cafam Express, Internacional de Vehículos y una serviteca, parquean vehículos sobre los andenes, estando prohibido. Carrera 15 con la avenida 127 (a la altura de la panadería Pan Pa Ya): hay bolardos pero el estado del andén presenta sumo deterioro, el separador central entre la avenida 127 y 128 está absolutamente deteriorado, hay una alcantarilla con la tapa reventada lo que implica riesgo para la seguridad de los peatones. El tiempo de cruce a la izquierda de los vehículos que vienen por la 127 en el sentido occidente-norte es insuficiente, causando congestión al represarse sobre la vía enfrente del canal de aguas lluvias y confluir con el tráfico vehicular que se desplaza en sentido oriente-occidente por la 127. En la intersección de la avenida 127 con carrera 15 al costado occidental adyacente al Hotel La Fontana los andenes contiguos al Hotel La Fontana están en perfecto estado, no hay zona habilitada para el tránsito peatonal a la altura del canal de aguas lluvias, tampoco se interrumpe el tráfico vehicular que viene por la carrera 15, toma a la derecha para desplazarse hacia el oriente por la calle 127, como tampoco se interrumpe el tráfico vehicular que viene de la diagonal 128 con la 15. Costado occidente de la carrera 15 con avenida 127: el estado de los andenes es de mayor deterioro en comparación al costado oriental adyacente a la Ciudadela Unicentro. Se debe exigir la concurrencia del establecimiento de vehículos usados Colwagen para habilitar la rampa de acceso vehicular al establecimiento de comercio que impida el deterioro del andén y conminarlo para que adopte las medidas que aseguren el desplazamiento de peatones en condiciones seguras. El andén adyacente al establecimiento de comercio Colwagen cuya nomenclatura es avenida 15 Nº 125-13 y la nomenclatura 124-67 es aceptable; en la avenida 15 Nº 124-49 hasta el 124-31 Edificio Plaza con gran deterioro lo mismo que el local correspondiente a la avenida 15 Nº 124-15, igualmente presentan gran deterioro los siguientes establecimientos: la Ferretería y Eléctricos, el restaurante, el local de Apuestas Echeverri y la Frutería y Cigarrería Unipunto, sobre la carrera 15 entre 124 y 125 presenta sumo deterioro en los andenes, lo mismo en el paradero de peatones sobre el costado occidente de la carrera 15 a la altura de la entrada principal de Unicentro. Hay que habilitar en el frente de la entrada principal de Unicentro un corredor de tránsito peatonal, lo mismo que otro a la altura de la entrada 1 vehicular. En la avenida 122: calle colindante con la 127 que es como un callejón interior en pésimo estado, se debe ordenar recoger la silla de metal que está absolutamente deteriorada para la dirección del tránsito por parte de la policía. El separador central a la altura de la intersección de la calle 122 muy deteriorado; falta operativo preventivo, para disciplinar a la ciudadanía; el tiempo de cruce efectivo que dan los semáforos es insuficiente para atravesar en sentido oriente-occidente y viceversa”.

Las pruebas documentales allegadas demuestran que pese a haber sostenido varias reuniones sobre esta temática e intercambiado copiosa correspondencia, ni el IDU ni la STT han acordado un cronograma de gestión para realizar en un tiempo razonable las acciones que les competen para solucionar la problemática causante de la violación de los derechos colectivos al goce del espacio público y a la seguridad ciudadana que aqueja el sector, lo que explica que desde que iniciaron los contactos sobre esta problemática hayan transcurrido más de 7 años de conversaciones, y estas se hayan dilatado.

También se demostró que con ocasión de la instauración de la acción la administración distrital reanudó las conversaciones con las directivas de la ciudadela comercial, la cual ha ofrecido asumir el costo del separador y que tanto el DAPD como el IDU consideran factible que las obras se adelanten en el marco normativo del programa denominado “Obra por tu lugar”, lo cierto es que las conversaciones no se han traducido en un programa de acciones concretas y eficaces ni en la adopción de un cronograma de ejecución. En esas condiciones, no es posible asegurar que las soluciones efectivas y definitivas a las necesidades ciudadanas se produzcan en un plazo razonable.

En memorando de 25 de octubre de 2004 el subdirector técnico de mantenimiento de espacio público, ingeniero Tomás Eduardo Pachón informó a la subdirección técnica de procesos judiciales lo siguiente:

“La dirección técnica de espacio público a través del programa obra por tu lugar adelanta a la fecha de conversaciones con la administración del Centro Comercial Unicentro para la adecuación del separador de la avenida 15 entre la calle 122 y avenida 127.

Dichas conversaciones se adelantan desde el mes de abril, tiempo durante el cual se han sostenido diálogos, no solo con Unicentro sino con distintos representantes de la comunidad del sector incluyendo a comerciantes como los del Hotel La Fontana.

Así mismo se han elaborado distintos diseños de carácter preliminares con sus respectivos presupuestos, que han sido presentados a la comunidad como alternativas viables de intervención.

Ya entidades Distritales como el DAPD y la secretaría de tránsito han sido comunicadas sobre al intención de adelantar las obras y estas se han manifestado sobre los diseños planteados.

Con relación a esto la STT en oficio con radicado IDU 094156 de 13 de octubre de 2004 cuya copia anexo emite recomendaciones para el proyecto. En oficio radicado IDU 068117 de 29 de julio de 2004 el DAPD determina que los diseños que se presenten para su aprobación deberán sustentarse con un estudio de tránsito.

Entonces, en las conversaciones que se sostienen actualmente con la subgerente de Unicentro, señora Mariela Usme, dentro de las cuales dicha entidad ha manifestado su intención de comprometerse a sufragar la totalidad de los costos que conlleve la adecuación del separador, se les ha solicitado que se adelanten los estudios y diseños del separador vial donde se incluya lo solicitado por las entidades distritales referidas. Para tal fin el programa obra por tu lugar, por solicitud de Unicentro, remitió un modelo de convenio. Según la señora Usme dicho documento está siendo sometido a aprobación del comité administrativo del centro comercial, por lo cual el instituto se encuentra a la espera de una respuesta”.

Por lo expuesto, se revocará la sentencia apelada. En su lugar, se ordenará al IDU adoptar las medidas técnicas, presupuestales y de planeación que aseguren que en un plazo razonable que no podrá exceder de un (1) año contado a partir de la ejecutoria de este fallo, se efectúen las obras de reparación del separador central y de los andenes en el sector comprendido entre las calles 122 y la avenida 127 con el concurso de los comerciantes del sector en el marco del programa “Obra por tu lugar”.

Se ordenará así mismo a las autoridades de tránsito implementar en el sector de la carrera 15 entre avenidas 122 y 127 en forma permanente un operativo de policía de tránsito que organice y controle el tráfico peatonal y vehicular; prevenga que la comisión de infracciones de tránsito ponga en riesgo la vida e integridad personal de los peatones, debiéndose conminar a los peatones para que crucen las calles por las intersecciones empleando las cebras y para que aborden el servicio de transporte público en los paraderos habilitados; y a los conductores para que no dejen y recojan pasajeros en las intersecciones ni estacionen sobre las cebras. De igual modo, deben implementarse operativos con efectivos que sancionen eficazmente a los contraventores.

No se reconocerá incentivo al actor, dado que hizo expresa renuncia (3) al beneficio económico, siendo procedente admitirla a voces del artículo 15 del Código Civil, por tratarse de un derecho renunciable pues el mismo solo mira el interés individual del renunciante y su renuncia no está prohibida.

Por lo expuesto, el Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

FALLA:

REVÓCASE la sentencia de 26 de enero de 2004 proferida por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. En su lugar:

1. DECLÁRANSE VIOLADOS los derechos al goce del espacio público, a la seguridad pública y a la prevención de desastres previsibles técnicamente.

2. ORDÉNASE a la Secretaría de Tránsito y Transporte de Bogotá:

2.1. A más tardar dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a la notificación del fallo efectuar la señalización y demarcación con cebras de las zonas de tránsito peatonal; de paraderos de transporte público, estacionamiento de taxis, y zonas de prohibición en el sector de la carrera 15 entre la calle 122 y la avenida 127.

2.2. En coordinación con la ETB efectuar la reprogramación del tiempo de verde efectivo de los semáforos de modo que se asegure tiempo suficiente para el paso peatonal; y la interrupción del flujo vehicular en todos los sentidos. La sincronización de los semáforos debe asegurar que los peatones crucen las calzadas en todos los sentidos en un solo tiempo, inclusive en los períodos de mayor demanda vehicular y peatonal.

2.3. Remover la estructura metálica para ubicación de policía que pese a estar inservible está en el separador central en la intersección semaforizada de la carrera 15 con avenida 122 y repare la estructura metálica de los paraderos ubicados sobre el costado occidental de la carrera 15 y sobre la avenida 122.

3. ORDÉNASE al comandante de la Policía Metropolitana del Distrito Capital y a la STT que dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la ejecutoria del presente fallo adopten las medidas que aseguren que a más tardar dentro de los quince (15) días hábiles siguientes:

Implementen en el sector de la carrera 15 entre avenidas 122 y 127 en forma permanente un operativo de policía de tránsito que organice y controle el tráfico peatonal y vehicular; prevenga que la comisión de infracciones de tránsito ponga en riesgo la vida e integridad personal de los peatones, debiéndose conminar a los peatones para que crucen las calles por las intersecciones empleando las cebras y para que aborden el servicio de transporte público en los paraderos habilitados; y a los conductores para que no dejen y recojan pasajeros en las intersecciones, ni estacionen sobre las cebras. De igual modo, deben implementarse operativos con efectivos que sancionen eficazmente a los contraventores.

4. ORDÉNASE a las autoridades del Distrito Capital adelantar una campaña educativa para que los peatones crucen las calles por las cebras y las intersecciones y aborden el servicio de transporte público en los paraderos habilitados; para que los conductores no dejen ni recojan pasajeros en las intersecciones y respeten las cebras y para que unos y otros conozcan las sanciones que acarrea la trasgresión de las normas de tránsito.

5. ORDÉNASE al IDU y al DAPD que a más tardar dentro de los treinta (30) días siguientes a la ejecutoria de este fallo adopten las medidas administrativas, técnicas y presupuestales con su respectivo cronograma de ejecución, para que en un plazo razonable y en todo caso antes de que concluya la actual vigencia fiscal, efectúen con el concurso de los comerciantes y habitantes del sector comprendido entre las avenidas 122 y 127 con la carrera 15, en el marco del programa “Obra por tu lugar” las obras de: reparación y arborización del separador central de la carrera 15 entre avenidas 122 y 127; los andenes y paraderos de todo el sector, dando prelación a los de la calzada occidental de la carrera 15 y los de la calzada oriental avenida 127, en el costado opuesto al Hotel La Fontana que presentan mayor estado de deterioro; habilite en todo el sector rampas y estructuras que aseguren movilidad e integración social a las personas con limitaciones sensoriales y a las discapacitadas, habilite andenes en las zonas adyacentes a colector de aguas ubicado sobre la avenida 127 con carrera 15.

6. PREVÉNGASE a las autoridades del Distrito Capital de Bogotá para que se abstengan de volver a incurrir en las omisiones que dieron mérito para acceder a las pretensiones del demandante.

7. NO SE RECONOCE incentivo al actor ya que renunció en forma expresa al mismo.

Cópiese, notifíquese y, en firme esta providencia, devuélvase el expediente al tribunal de origen. Cúmplase.

La anterior providencia fue discutida y aprobada por la Sala en reunión celebrada el 10 de marzo de 2005.

Magistrados: Rafael E. Ostau de Lafont Pianeta, presidente—Camilo Arciniegas Andrade—Gabriel E. Mendoza Martelo—María Claudia Rojas Lasso.

(1) Folios 666 a 672.

(2) Expediente 0303. Actor: Adalberto Castro Meléndez.

(3) Folio 791.

____________________________________