Sentencia C-1269 de septiembre 20 de 2000 

CORTE CONSTITUCIONAL

SALA PLENA

DECRETOS EXTRAORDINARIOS

PUEDEN SER PROMULGADOS AL MISMO TIEMPO QUE LA LEY DE FACULTADES

EXTRACTOS: «La corporación encuentra que carece de sustento el cargo que aduce desconocimiento de las facultades extraordinarias conferidas por el artículo 7º de la Ley 180 de 1995, que el demandante endilga al hecho de haberse expedido el Decreto 132 de 1995 el mismo día en que aquella se promulgó.

En sentir de la Corte, no hay duda de que las facultades extraordinarias conferidas al ejecutivo mediante el artículo 7º de la Ley 180 de 1995, le habilitaban plenamente para expedir desde el mismo día de su promulgación, el Decreto 132 de 1995 pues, ciertamente, estas le fueron dadas:

“... hasta por el término de noventa (90) días, contados a partir de la promulgación de la presente ley, para los siguientes efectos: (...)”.

(...).

Ahora bien, según se reseñó en la síntesis de la demanda, el accionante deduce la inconstitucionalidad del Decreto 132 de 1995 de la circunstancia de haberse publicado el mismo día que se promulgó la Ley de Facultades Extraordinarias Nº 180 de 1995, en el mismo Diario Oficial 41.676 de enero trece (13) de 1995, lo que en su sentir, constituye en una prueba fehaciente de que, para entonces, el Presidente de la República no gozaba aún de la habilitación legislativa requerida para hacer uso válido de las mismas, ya que, en su criterio, estas surgen tan sólo después de que se verifica la promulgación de la ley habilitante.

A juicio de la Corte, este cargo se basa en suposiciones que, en el caso en estudio, no pueden inferirse válidamente de la ley de facultades, y que más bien están determinadas por la particular concepción del accionante, para quien el desarrollo de las facultades extraordinarias implica, por necesidad, fases secuenciales que no se pueden agotar en forma coetánea sino sucesivamente, en orden a que, por el aspecto del ámbito temporal, su ejercicio pueda reputarse constitucionalmente válido.

Aunque es cierto que, de ordinario, la promulgación de la ley de facultades extraordinarias precede a la expedición de los decretos que las desarrollan, para esta Corte, la promulgación concomitante de ambos actos no acarrea la inconstitucionalidad de estos últimos cuando estas se confieren “a partir de la promulgación” de la ley habilitante, como ocurrió precisamente en el caso presente.

Esta Corte interpreta que la expresión “a partir” connota la circunstancia que marca el comienzo del ejercicio válido de las facultades, o dicho en otros términos, denota cuándo se inicia el límite inicial del intervalo de tiempo en que estas pueden ser ejercidas sin que, le sea consustancial la connotación que le atribuye el demandante, al perder de vista que la contabilización del límite inicial señalado para su ejercicio está dado por lo que la misma ley habilitante preceptúe, por lo que la secuencialidad en el tiempo que el demandante da por supuesta, sea de hecho o en todos los casos necesaria.

Por lo expuesto, la Corte considera que este cargo es infundado pues, como quedó visto, conforme a lo preceptuado en el numeral 7º, de la Ley 180 de 1995, las facultades extraordinarias se confirieron “hasta por el término de noventa (90) días contados a partir de la promulgación...” de la misma ley, de lo que se deduce que podían válidamente ser ejercidas desde el momento mismo de su promulgación que tuvo lugar con su publicación en el Diario Oficial 41.676 del viernes trece (13) de enero de 1995, que fue lo que efectivamente ocurrió al haberse también publicado en esa fecha el Decreto 132 de 1995 materia de demanda, que les dio desarrollo.

Así las cosas, por este aspecto, el Decreto 132 de 1995 será declarado ceñido en todo a la Constitución, como quiera que no se advierte desbordamiento de las atribuciones constitucionales que detentaba el ejecutivo, al tenor de lo dispuesto en el artículo 7º de la Ley 180 de 1995».

(Sentencia C-1269 de septiembre 20 de 2000. Magistrado Ponente: Dr. Fabio Morón Díaz).

_____________________________________