Sentencia C-456 de junio 12 de 2002 

CORTE CONSTITUCIONAL

SALA PLENA

Sentencia C-456 de 2002

Ref.: Expediente D-3836.

Magistrado Ponente:

Jaime Córdoba Triviño

Demanda de inconstitucionalidad del artículo 2º (parcial) de la Ley 642 de 2001.

Actor: Nelson Barrera Roa.

Bogotá, D.C., doce de junio de dos mil dos

EXTRACTOS: «II. Norma demandada

Se transcribe a continuación el texto de la norma acusada y se resalta lo demandado:

LEY 642 DE 2001

(Enero 5)

Por la cual se aclara el artículo 2º inciso segundo, de la Ley 548 de 1999 en lo atinente a la incorporación de jóvenes bachilleres al servicio militar.

ART. 1º—Aclárese el artículo segundo de la Ley 548 de 1999 en el sentido que la opción prevista en el inciso segundo de este artículo se aplicara también a quienes cumplan los 18 años mientras cursan sus estudios de bachillerato momento en el cual deben definir su situación militar.

ART. 2º—La presente ley rige a partir de su promulgación y cobija a quienes finalicen sus estudios de bachillerato durante la vigencia de la Ley 548 de 1999.

(...).

VI. Consideraciones de la Corte Constitucional y fundamentos de la decisión

Problema jurídico

El ciudadano demandante del artículo 2º (parcial) de la Ley 642 de 2001 considera la norma vulneratoria del artículo 13 de la Constitución Política porque establece una discriminación injustificada e irracional al consagrar un beneficio para los jóvenes que prestan el servicio militar pero sólo a partir de la vigencia de la Ley 548 de 1999.

La abogada representante del Ministerio de Defensa Nacional solicita se declare la exequibilidad de la norma porque la reglamentación de la forma como se vinculan las personas al servicio militar fue producto de la facultad legislativa que posee el Congreso y cumple con el desarrollo de un deber constitucional. Además, no se puede esperar la aplicación retroactiva de la ley porque con ello se vulnera uno de los principios generales del derecho como es el de que la ley rige hacia el futuro. De otra parte, en la norma se hace referencia a situaciones fácticas diferentes.

En opinión del señor Procurador General de la Nación la norma debe ser declarada exequible porque regula situaciones jurídicas diferentes por lo cual resulta imperioso verificar cuál es la normativa que debe aplicarse en cada caso, e razón de las diversas leyes vigentes que regulan la prestación del servicio militar.

Conforme a lo expuesto, le corresponde a la Corte Constitucional identificar si la norma demandada configura una distinción injustificada o irracional, vulneratoria del derecho a la igualdad de los jóvenes bachilleres que deben cumplir con el deber de prestar el servicio militar pero que ingresan a un centro e estudios superiores. La Corte Constitucional en el presente caso no realizará el estudio de las condiciones para cumplir el deber de prestar el servicio militar de jóvenes que adquieren la mayoría de edad y no ingresen a una institución de educación superior. La situación jurídica que se plantea como fuente de la posible discriminación tiene como elemento configurativo la condición que poseen los menores estudiantes elegidos para prestar el servicio militar quienes deben esperar hasta alcanzar su mayoría de edad para ingresar a las filas de las fuerzas públicas, momento en el cual se encuentran facultados para aplazar el cumplimiento del servicio hasta finalizar sus estudios de educación superior.

En consecuencia, la Corte revisará la constitucionalidad de la disposición demandada para evaluar si ellas configuran una discriminación injustificada respecto a los estudiantes bachilleres que al definir su situación militar fueron elegidos para cumplir clon este deber pero lo aplazan hasta finalizar sus estudios de pregrado en un centro de educación superior debido a que los beneficios consagrados en la Ley 548 de 1999, norma aclarada por la Ley 642 de 2001, sólo se aplican a los bachilleres a partir de 1999.

La reglamentación del deber de prestar el servicio militar

1. La Constitución en su artículo 216 le confiere al legislador la facultad de definir las condiciones en las que los colombianos tiene que cumplir con el deber de prestar el servicio militar. Después de entrar en vigencia la Carta Política de 1991, el Congreso ha expedido cuatro leyes en desarrollo de esta facultad.

Las leyes 48 de 1993, 418 de 1997, 548 de 1999 y 642 de 2001, normativas que pretenden cumplir con la obligación internacional contraída por el Estado colombiano, al ratificar la Convención sobre los derechos del niño, de no vincular a los jóvenes menores de edad a los cuerpos armados, de no involucrar a los niños en los conflictos armados y de garantizar su educación.

El conjunto de normas mencionadas establecen, las siguientes situaciones jurídicas para cumplir con el deber de prestar el servicio militar:

a) El artículo 10 de la Ley 48 de 1993 prescribe que todo varón colombiano está obligado a definir su situación militar a partir de que cumpla la mayoría de edad y hasta los 50 años, excepto los estudiantes de bachillerato quienes deben de definirla cuando tengan su título de bachiller. El literal j) del artículo 36 disponía que la tarjeta de reservista o provisional militar debía acreditarse para ingresar por primera vez en cualquier centro docente de educación superior.

El artículo 40 de la ley en comento establece el derecho que tienen los bachilleres que han sido admitidos en centros de educación superior, a que la institución educativa les reserve el cupo hasta el semestre siguiente al licenciamiento. De otra parte, el artículo 41 consagró las multas que le serían impuestas al centro de educación superior por admitir personas que no hubiesen definido su situación militar.

b) La Ley 418 de 1997 prohíbe la incorporación de los menores a las filas de la fuerza pública. Por ello, señala que los estudiantes de undécimo grado menores de edad que resulten elegidos para la prestación de dicho servicio deben aplazar el cumplimiento del deber hasta cumplir la mayoría de edad. Sin embargo, permitía la incorporación de los menores si voluntariamente ellos así lo expresaban junto con la autorización escrita de los padres.

c) El artículo 2º de la Ley 548 de 1999 prohíbe expresamente la incorporación de menores a las filas de la fuerza pública, por ello los estudiantes de último grado de bachillerato menores de edad, que resulten aptos para prestar el servicio militar deben aplazarlo hasta su mayoría de edad. Además, la norma prescribe que si cumplida la mayoría de edad el joven se encuentra matriculado o admitido en un programa de pregrado tendrá la opción de prestar el servicio inmediatamente, caso en el cual la institución educativa debe guardar el cupo en igualdad de condiciones, o puede aplazar la prestación del servicio militar hasta cuando finalice sus estudios superiores de pregrado.

d) La Ley 642 de 2001, aclaró el artículo 2º de la Ley 548 de 1999 en lo relacionado con la cobertura del beneficio a los jóvenes que hayan aplazado la prestación del servicio para hacerlo extensivo a los mayores de edad que culminen sus estudios de bachillerato durante la vigencia de la Ley 548 de 1999.

2. Conforme a la legislación expedida por el Congreso para definir las condiciones mediante las cuales los colombianos deben cumplir con el deber de prestar el servicio militar obligatorio, es posible establecer las siguientes situaciones jurídicas:

i. Desde 1993 todo varón colombiano está obligado a definir su situación militar a partir de que cumpla la mayoría de edad y hasta los 50 años.

ii. Los estudiantes de bachillerato (menores y mayores) deben definirla cuando obtengan su título de bachiller antes de ingresar a un centro de educación superior.

iii. Desde 1997 las estudiantes de bachillerato menores que hubieren resultado elegidos para prestar el servicio militar, deben aplazar su incorporación a las filas de la fuerza pública hasta tanto cumplan la mayoría de edad, y

iv. Los jóvenes elegidos para prestar el servicio militar que cumplan la mayoría de edad, estando matriculados en un curso de pregrado de un centro de educación superior, pueden aplazar la prestación del servicio militar hasta cuando finalicen los estudios de pregrado u optar por cumplir inmediatamente con el deber de prestar el servicio, en cuyo caso la institución educativa deberá reservar el cupo en igualdad de condiciones.

v. En 1999 para los jóvenes que hubieren aplazado el servicio militar hasta finalizar sus estudios se creó el beneficio de reducirlo a seis meses y la posibilidad de homologarlo con los servicios sociales que exigen determinadas profesiones.

vi. En el 2001 el beneficio de aplazar la prestación del servicio militar se extendió a los jóvenes mayores de edad que finalizaran sus estudios de bachillerato durante la vigencia de la Ley 548 de 1999.

3. Los cargos por violación al derecho a la igualdad expuestos por el demandante se fundan en la idea de que la norma establece una discriminación injustificada en relación con los bachilleres que terminaron sus estudios secundarios antes de entrar en vigencia la Ley 548 de 1999. El artículo 2º de la norma mencionada, se conceden amplios beneficios para los menores de edad que finalizan sus estudios de bachillerato y el artículo 2º de la Ley 642 de 2001 estableció, que la Ley 548 de 1999, regía a partir del momento de su promulgación y que sólo cubría a los estudiantes de bachillerato que finalizan sus estudios durante la vigencia e la Ley 548. El demandante considera que al definir la ley el ámbito de aplicación del beneficio, sólo para los estudiante que finalizaran sus estudios de bachillerato a partir del 23 de diciembre de 1999, fecha en la que se promulgó la Ley 548, los jóvenes que finalizan sus estudios antes de la vigencia de esta ley quedan excluidos en los beneficios consagrados para reducir el período de prestación del servicio militar y la posibilidad de homologarlo con el año de servicio social que exigen algunas profesiones.

4. La pregunta que surge frente a las consideraciones de la demanda es ¿si los presupuestos fácticos expuestos por el accionante son los mismos que contemplan las normas, que definen las condiciones para cumplir con el deber de prestar el servicio militar o si por el contrario, la normativa en mención establece condiciones materiales diferentes?

5. La respuesta parte por reconocer en principio, que desde el año de 1993 todos los varones colombianos deben resolver su situación militar al cumplir la mayoría de edad y que los estudiantes de bachillerato deben hacerlo al obtener el título de bachiller. Ningún varón colombiano puede ingresar a un centro de educación superior sin cumplir con este deber. En 1997 la ley el permite a los menores de edad que finalizan sus estudios de bachillerato, aplazar el cumplimiento del deber del servicio militar hasta cumplir la mayoría de edad, momento en el cual pueden cumplir inmediatamente con la prestación del servicio militar o pueden aplazar su cumplimiento hasta finalizar los estudios de pregrado universitario.

Conforme a ello, las condiciones para cumplir con el deber del servicio pretenden garantizar a los menores de edad el ejercicio del derecho a la educación pero en ningún momento configuran una exención al deber constitucional. De otro lado, los beneficios previstos, en la Ley 548 de 1999, no modifica la obligación de definir la situación jurídica de los varones colombianos, al cumplir la mayoría de edad ni tampoco, de los estudiantes, mayores o menores, que finalicen sus estudios de bachillerato. Esta obligación subsiste y es exigida para todos los estudiantes que finalizan sus estudios de bachillerato menores o mayores.

6. Una vez entra en vigencia la Ley 548 de 1999 las situaciones fácticas previstas cuando los varones colombianos finalizan los estudios de bachillerato son:

i. El varón colombiano mayor de edad que resulte elegido para prestar el servicio debe cumplir con el deber militar en forma inmediata.

ii. El varón colombiano menor de edad que resulte elegido para prestar el servicio militar debe aplazar el cumplimiento de su deber hasta cuando alcance la mayoría de edad.

Y conforme a la Ley 548 de 1999 estos jóvenes quienes aplazaron la prestación del servicio militar pueden:

• Al cumplir la mayoría de edad prestar en forma inmediata el servicio militar o aplazarlo hasta cuando finalicen sus estudios de pregrado.

• Adicionalmente para aquellos jóvenes que deciden continuar sus estudios y prestar el servicio militar una vez finalicen, la ley prevé: i. Reducir el período del servicio militar a 6 meses, y ii. Homologar el tiempo del servicio al período de actividad social y comunitaria que exigen algunas profesiones para conceder el título.

7. Conforme a lo expuesto ¿pueden los varones colombianos mayores de edad que finalicen sus estudios de bachillerato acceder a la aplicación de los beneficios previstos en la Ley 548 de 1999?

En principio la respuesta al interrogante es NO, porque conforme a lo previsto en la Ley 48 de 1993, todo varón colombiano mayor de edad que finalice sus estudios de bachillerato y haya sido elegido para prestar el servicio militar debe cumplir INMEDIATAMENTE con el deber constitucional, no puede aplazarlo porque el aplazamiento sólo está previsto para los jóvenes menores de edad quienes deben cumplir con su deber, una vez adquieran la mayoría de edad.

8. Sin embargo, cuando el Congreso de la República decide expedir la Ley 642 de 2001 introduce un cambio sustancial al extender la posibilidad de aplazamiento y los beneficios previstos en la Ley 548 de 1999, a los estudiantes de bachillerato que finalicen sus estudios aún siendo mayores de edad. Desde el 2001 con la Ley 642 es cuando la situación fáctica de los jóvenes que al finalizar sus estudios de bachillerato siendo mayores de edad que resultan elegidos para prestar el servicio militar, pueden válidamente aplazar el cumplimiento del deber. En ningún momento, antes de la expedición de la Ley 642 de 2001, los estudiantes mayores de edad podían postergar la prestación del servicio militar. El aplazamiento hasta antes de la ley en mención sólo era una figura que operaba en favor de los menores de edad.

9. Conforme a lo expuesto, cabe preguntar si la situación fáctica prevista por el demandante al considerar que la norma crea una discriminación injustificada porque impide que los beneficios de la Ley 548 de 1999 se apliquen a los jóvenes que terminaron su bachillerato y aplazaron la prestación del servicio militar antes de entrar en vigencia dicha ley, corresponde en estricto sentido a la situación fáctica expuesta con anterioridad porque la norma demandada establece su aplicación sólo para los bachilleres que finalicen sus estudios dentro de la vigencia de la Ley 548 de 1999.

Condiciones y beneficios del deber de prestar el servicio militar

10. La Corte Constitucional en este punto debe entrar a analizar si las situaciones fácticas, tanto la prevista en la ley como la expuesta por el demandante, son similares y así pronunciarse sobre la constitucionalidad de la distinción creada por el legislador.

11. Al respecto el señor Procurador General de la Nación considera que las normas se refieren a situaciones fácticas diferentes porque:

Las normas (L. 548 de 1999 y la L. 642 de 2001) sólo benefician a los mayores de edad que finalizaron sus estudios de bachillerato bajo la vigencia de la Ley 548 de 1999 porque el legislador no podía desconocer el imperativo que regía bajo la Ley 418 de 1997, como es el que, los mayores de edad debían definir su situación militar antes de continuar sus estudios profesionales.

La pregunta que surge en este punto se relaciona con la necesidad de esclarecer ¿cuál es la población que resulta cubierta con los beneficios previstos en la Ley 548 de 1999?

El artículo 2º de la Ley 548 de 1999 establece que:

“Los menores de 18 años de edad no serán incorporados a las filas para la prestación del servicio militar. A los estudiantes de undécimo grado, menores de edad que, conforme a la Ley 48 de 1993, resultaren elegidos para prestar dicho servicio, se les aplazará su incorporación a las filas hasta el cumplimiento de la referida edad.

Si al acceder a la mayoría de edad el joven que hubiera aplazado su servicio militar estuviere matriculado o admitido en un programa de pregrado en institución de educación superior, tendrá la opción de cumplir inmediatamente su deber o de aplazarlo para el momento de la terminación de sus estudios. Si optare por el cumplimiento inmediato, la institución educativa le conservará el respectivo cupo en las mismas condiciones; si optare por el aplazamiento, el título correspondiente sólo podrá ser otorgado una vez haya cumplido el servicio militar que la ley ordena. La interrupción de los estudios superiores hará exigible la obligación de incorporarse al servicio militar.

La autoridad civil o militar que desconozca la presente disposición incurrirá en causal de mala conducta sancionable con la destitución.

PAR.—El joven convocado a filas que haya aplazado su servicio militar hasta la terminación de sus estudios profesionales, cumplirá su deber constitucional como profesional universitario o profesional tecnólogo al servicio de las fuerzas armadas en actividades de servicio social a la comunidad, en obras civiles y tareas de índole científica o técnica que la respectiva dependencia a la que sea adscrito necesite, en tal caso el servicio militar tendrá una duración de seis (6) meses y será homologable el año rural, período de práctica, semestre industria, año de judicatura, servicio social obligatorio o exigencias académicas similares que la respectiva carrera establezca como requisito de grado. Para los egresados en la carrera de derecho, dicho servicio militar podrá sustituir la tesis o monografía de grado, y en todo caso, reemplazarla al servicio social obligatorio a que se refiere el artículo 149 de la Ley 446 de 1998”.

La Ley 642 de 2001 establece que:

ART. 1º—Aclárase el artículo segundo de la Ley 548 de 1999 en el sentido que la opción prevista en el inciso segundo de este artículo se aplicará también a quienes cumplan los 18 años mientras cursan sus estudios de bachillerato momento en el cual deben definir su situación militar.

ART. 2º—La presente ley rige a partir de su promulgación y cobija a quienes finalicen sus estudios de bachillerato durante la vigencia de la Ley 548 de 1999.

De conformidad con las normas transcritas los jóvenes a los que se pueden aplicar los beneficios en la ley son:

Los varones colombianos menores y mayores que finalicen sus estudios de bachillerato durante la vigencia de la Ley 548 de 1999.

12. Al señor Procurador General de la Nación le asiste razón cuando afirma que los varones colombianos mayores de edad antes de la Ley 642 de 2001, no podían haber aplazado la prestación del servicio militar si al finalizar sus estudios de bachillerato fueron elegidos para integrar temporalmente las instituciones de la fuerza pública. En tal sentido, debieron haber cumplido con el deber constitucional en forma inmediata. Por ello, pretender que los beneficios previstos en las normas transcritas se extienden a los jóvenes mayores que finalizaron sus estudios de bachillerato antes de la vigencia de la Ley 548 de 1999 y que no han definido su situación con la fuerza pública, es tanto como declarar una amnistía y legalizar la condición militar de unos ciudadanos que no cumplieron con el deber al finalizar sus estudios de bachillerato.

En este sentido, los presupuestos fácticos son diferentes: i. una es la situación de los jóvenes menores de edad que finalizan sus estudios de bachillerato y deben aplazar la prestación del servicio militar hasta cuando cumplan la mayoría de edad y otra, muy distinta, ii. Es la situación de los estudiante mayores de edad que finalizan sus estudios y antes de la Ley 642 de 2001, no podían aplazar la prestación del servicio, si eran elegidos debían cumplir de inmediato con este deber.

13. Frente a la condición fáctica ii. Se revela claramente que no puede afirmarse, de manera válida, que los jóvenes mayores de edad que finalizan sus estudios de bachillerato y omiten definir su situación jurídica estén cubiertos por los beneficios previstos en la Ley 548 de 1999, porque hasta el momento la regla general los obligaba a definir su situación militar sin posibilidad de aplazamientos pues, lo dispuesto en la Ley 642 de 2001 debe aplicarse conforme a lo previsto en el artículo 2º de la Ley 548 de 1999, porque respecto a las condiciones para cumplir el deber de prestar el servicio militar, las dos normas forman una proposición jurídica inseparable. Las dos disposiciones (L. 548 y L. 642) se condicionan y complementan mutuamente y por ello, no es factible aplicarlas en forma separada para construir hipótesis jurídicas distintas a las allí previstas.

14. Sin embrago, surge otra situación fáctica sobre la cual es importante preguntarse por la condición de los estudiantes menores de edad que finalizaron sus estudios de bachillerato después de la Ley 418 de 1997, norma que creó la figura del aplazamiento de la prestación del servicio militar para los jóvenes bachilleres menores de edad que fueran elegidos. Si el joven bachiller menor de edad en 1997 y 1998 fue elegido para prestar el servicio militar y decidió aplazarlo hasta cumplir con la mayoría y aún más, decidió postergarlo hasta finalizar los estudios de pregrado universitario como lo permitía la Ley 418 de 1999, condición que ratificó la Ley 548 de 1999, la pregunta que surge en este punto es ¿si estos jóvenes no tienen derecho a que se les apliquen los beneficios de seis meses de duración del servicio militar y la homologación del período con el servicio social y comunitario porque la ley que lo creó rige a partir de 1999?

15. En este punto considera la Corte Constitucional que sí existen aspectos que hacen de la distinción creada por el legislador una discriminación injustificada e irrazonable porque:

i. Los beneficios creados por Ley 548 de 1999 son la reducción del período durante el cual se presta el servicio militar de 12 a 6 meses y la posibilidad que tiene el futuro profesional de homologar el servicio militar obligatorio con el servicio social y comunitario que exigen algunas profesiones. La Ley 548 de 1999 no fue la que creó el beneficio de aplazar la prestación del servicio militar para los jóvenes menores estudiantes de bachillerato que resulten elegidos, el aplazamiento lo creó la Ley 418 de 1997.

ii. Luego los beneficios creados por la Ley 548 de 1999 tienen una relación estrecha con la posibilidad que poseen los menores para aplazar la prestación del servicio. Si el sujeto beneficiado con la ley en mención, no estuviere en posibilidad de postergar el cumplimiento del deber de prestar el servicio militar, no podría reclamar la aplicación de los dos beneficios, la rebaja y la homologación.

iii. Pero si el sujeto se encuentra facultado por la ley para aplazar el cumplimiento del deber, se cumple la condición para exigir la aplicación de los otros dos beneficios.

16. La distinción creada por el legislador para no aplicar la Ley 548 de 1999 a los jóvenes menores que válidamente estaban facultados por la Ley 418 de 1997 para aplazar sus estudios y lo hicieron, y hoy se encuentra cursando estudios de pregrado en un centro universitario parece no tener una razón que la justifique. En este punto, la Corte se pregunta ¿por qué no pueden beneficiarse con las normas creadas en 1999, cuando su situación es exactamente igual a la de los jóvenes que a partir de 1999 deciden aplazar la prestación del servicio militar y una vez finalicen sus estudios profesionales cumplir con el deber constitucional pero durante un período de seis meses y homologar su servicio social o comunitario?

17. Es cierto que antes de la Ley 548 de 1999 en el tiempo establecido para la prestación del servicio militar para los bachilleres era de 12 meses y que no existía la posibilidad de homologación, pero éstos son aspectos jurídicos adicionales al aplazamiento, mas la situación fáctica a la que se le aplican los beneficios es la misma: los jóvenes estudiantes que válidamente han aplazado la prestación del servicio militar. Aquí no se trata de los mayores que con anterioridad a la vigencia de la ley no habían definido su situación militar y hoy quieren aprovechar los cambios jurídicos para legalizar su condición. Por el contrario, se trata de jóvenes que definieron su situación jurídica, conforme lo establece la ley en el momento de finalizar sus estudios de bachillerato, pero por ser menores de edad, la misma ley, les permite aplazar el cumplimiento del deber hasta tanto alcancen la mayoría de edad, momento en el cual si se encuentran cursando estudios universitarios, pueden postergar la prestación del servicio militar hasta finalizar el pregrado.

La Corte Constitucional se pregunta ¿cuál es la diferencia fáctica entre los estudiantes que aplazan válidamente la prestación del servicio militar desde 1997, situación permitida por la Ley 418 y los estudiantes que lo hacen desde 1999 bajo la vigencia de la Ley 548?

Esta corporación reconoce la facultad legislativa asignada por la Constitución al Congreso de la República para definir y reglamentar lo relacionado con el servicio militar obligatorio, pero recuerda que no se trata de una facultad absoluta y sin límites. Frente a ello, en repetidas oportunidades, se ha dicho que el ejercicio de los poderes constituidos se encuentra delimitado por la Carta Política en la cual los derechos de las personas deben garantizarse en condiciones de igualdad. Las distinciones creadas por el legislador deben regirse por los principios de proporcionalidad y razonabilidad para no generar discriminaciones injustas.

18. En consecuencia, la Corte Constitucional considera que la distinción creada por el legislador en cuanto a los sujetos a los que se aplican los beneficios de la Ley 548, no pueden restringirse a los jóvenes bachilleres que a partir de 1999 aplacen la prestación del servicio militar, sino que también cubre a los jóvenes menores bachilleres que aplazaron el cumplimiento del deber militar bajo la facultad otorgada por la Ley 418 de 1997. El aplazamiento es la condición legalmente válida para acceder a la posición jurídica prevista por los beneficios legales, no es el momento en que entra en vigencia la ley el que define el grupo de personas a las que se le aplican los beneficios.

Los beneficios creados por la Ley 548 de 1999 son condiciones dentro de las cuales los jóvenes bachilleres cumplen el deber de prestar el servicio militar, pero ellos tienen un vínculo estrecho con la posibilidad del aplazamiento que no es creación de la mencionada ley sino fue prescrito por la Ley 418 de 1997. En este sentido, lo creado por la Ley 548 de 1999 se suma a lo ya existente, el aplazamiento que para el caso, ya se había convertido en una situación jurídica válida. Conforme a ello, todos los jóvenes que por ser menores de edad, al momento de definir su situación militar, decidieron aplazar la prestación del servicio son beneficiarios de la reducción a seis meses del servicio y a la homologación con el servicio social.

19. La finalidad de la norma es la de favorecer el derecho a los menores para que continúen con su proceso educativo pero en ningún momento, persigue la creación de una exención al deber que tienen los varones colombianos de prestar el servicio militar. De otra parte, la norma al adicionarle a la figura del aplazamiento ciertos beneficios, además de garantizar el derecho a la educación, lo armoniza con el deber del servicio militar y elabora una fórmula en la que se reconoce la importancia de la formación profesional puesta al servicio de la fuerza pública en favor de la cualificación de las instituciones.

Conforme a lo expuesto, la Corte Constitucional considera necesario puntualizar los aspectos que reglamentan la forma como los colombianos cumplen con el deber de prestar el servicio militar:

i. Todo varón colombiano debe definir su situación militar a partir de la fecha en la que cumpla la mayoría de edad y hasta los 50 años.

ii. Los estudiantes de bachillerato deben definirla cuando obtengan el título de bachiller.

iii. Los estudiantes bachilleres que sean menores de edad en el momento de definir su situación militar y que son elegidos, deben aplazar el cumplimiento del deber hasta cuando alcancen la mayoría de edad.

iv. El joven que debió aplazar la prestación del servicio hasta cumplir con la mayoría de edad y al alcanzar los 18 años se encuentra estudiando en un instituto de educación superior puede aplazar, el cumplimiento del deber militar, hasta cuando finalice los estudios de pregrado universitario.

v. A partir de 2001 el beneficio del aplazamiento se extiende a los jóvenes bachilleres mayores quienes al finalizar sus estudios de secundaria pueden, igual que los menores, aplazar el servicio militar hasta cuando finalicen sus estudios de pregrado universitario.

Adicionalmente a las cinco consideraciones jurídicas enunciadas en la Ley 548 de 1999 creó dos beneficios accesorios de la posibilidad de aplazamiento:

i. Para quienes aplacen la prestación del servicio militar hasta finalizar los estudios de pregrado universitario, cuando cumplan con el deber militar, el período al servicio de una institución de la fuerza pública será de 6 meses.

ii. Los seis meses del servicio militar serán homologables a la obligación de prestar un servicio social y comunitario que exigen ciertas carreras para conceder el título de profesional.

20. Así las cosas, los jóvenes bachilleres mayores de edad que pueden exigir la aplicación del aplazamiento y los beneficios sólo son quienes finalicen sus estudios de bachillerato durante la vigencia de la Ley 548 de 1999. Pero los jóvenes que desde 1997 estaban facultados por la Ley 418 de 1997, para aplazar el servicio militar por ser menores de edad y al momento de entra en vigencia la Ley 548 de 1999, se encontraban cursando estudios de pregrado, son también sujetos cubiertos por los dos beneficios adicionales y accesorios del aplazamiento.

La posición jurídica de los jóvenes mayores que finalizan sus estudios de bachillerato antes de la vigencia de la Ley 548 de 1999, es diferente de la posición jurídica de los menores que válidamente aplazaron la prestación del servicio militar hasta finalizar sus estudios profesionales antes de entrar en vigencia la mencionada ley. Desde luego, como concluye el Procurador General, a los jóvenes mayores que finalizaron sus estudios antes de entrar en vigencia la Ley 548 de 1999 no es posible conceder el aplazamiento ni mucho menos los beneficios de esta misma ley, porque ellos se encontraban en la obligación de definir su situación militar inmediatamente terminaran el bachillerato. En condiciones diferentes y por ende, constitutivas de una posición jurídica distinta se encuentran los jóvenes que por mandato de la Ley 418 de 1997, estaban facultados para aplazar la prestación del servicio militar y al encontrarse cursando estudios superiores se crea una ley que confiere beneficios para quienes aplazan la prestación del servicio militar. Si la condición para conceder los beneficios de la Ley 548 de 1999 es haber aplazado válidamente el servicio militar ¿cuál es la diferencia entre quienes lo hicieron durante los años 1997 - 1998 y los que lo hacen en 1999? Ninguna, porque el presupuesto fáctico es el mismo: estar facultados por la ley para aplazar la prestación del servicio militar.

Durante el período comprendido entre 1993 y 1999 la legislación sobre las condiciones para prestar el servicio militar opera así:

LeyCondiciones vigentes para prestar el servicio militar
Ley 48 de 19931. Todo varón colombiano está obligado a definir su situación militar a partir de que cumpla la mayoría de edad y hasta los 50 años.
2. Los jóvenes estudiantes (menores y mayores) deben definir su situación militar al finalizar sus estudios de bachillerato.
Ley 418 de 19971. Todo varón colombiano está obligado a definir su situación militar a partir de que cumpla la mayoría de edad y hasta los 50 años.
2. Los jóvenes estudiantes menores de edad, elegidos, pueden aplazar el deber de prestar el servicio militar hasta cuando cumplan los 18 años.
a) Cumplir con el deber inmediatamente.
b) Cumplir con el deber al finalizar lo estudios de pregrado.
Ley 548 de 19991. Todo varón colombiano está obligado a definir su situación militar a partir de que cumpla la mayoría de edad y hasta los 50 años.
2. Los jóvenes estudiantes menores de edad, elegidos, pueden aplazar el deber de prestar el servicio militar hasta cuando cumplan los 18 años.
a) Cumplir con el deber inmediatamente.
b) Cumplir con el deber al finalizar lo estudios de pregrado.
3. Quien haya aplazado, al cumplir con el deber de prestar el servicio se le reconoce:
a) Servicio militar por un período de seis meses, y
b) La homologación del servicio militar al servicio social o comunitario que exigen algunas profesiones.
Ley 642 de 20011. Todo varón colombiano está obligado a definir su situación militar a partir de que cumpla la mayoría de edad y hasta los 50 años.
2. Los jóvenes estudiantes menores y mayores de edad, elegidos, pueden aplazar el deber de prestar el servicio militar.
Y cumplir con el deber al finalizar los estudios de pregrado.
3. Quien haya aplazado, al cumplir con el deber de prestar el servicio se le reconoce:
a) Servicio militar por un período de seis meses, y
b) La homologación del servicio militar al servicio social o comunitario que exigen algunas profesiones.
En consecuencia, la Corte Constitucional declarará exequible la expresión y cobija a quienes finalicen sus estudios durante la vigencia de la Ley 548 de 1999 bajo el entendido que los beneficios previstos en la ley también se aplican a los jóvenes bachilleres menores de edad que válidamente aplazaron el cumplimiento del deber de prestar el servicio militar desde 1997.

Decisión

En mérito de lo expuesto, la sala Plena de la Corte Constitucional de la República de Colombia, administrando justicia en nombre del pueblo y por mandato de la constitución,

RESUELVE:

Declarar EXEQUIBLE en forma condicionada la expresión “y cobija a quienes finalicen sus estudios durante la vigencia de la Ley 548 de 1999” del artículo 2º de la Ley 642 de 2001 bajo el entendido que los beneficios previstos en esta ley también se aplican a los jóvenes bachilleres que válidamente aplazaron el cumplimiento del deber de prestar el servicio militar desde 1997.

Notifíquese, comuníquese, cúmplase, publíquese, insértese en la Gaceta de la Corte Constitucional y archívese el expediente.

______________________________