Sentencia C-494 de septiembre 26 de 1996 

CORTE CONSTITUCIONAL

SALA PLENA

INCOMPATIBILIDADES DE LOS ALCALDES

RENUNCIA CON EL FIN DE ASPIRAR A OTRO CARGO

EXTRACTOS: «Ha sido demandado ante la Corte el artículo 5º (parcial) de la Ley 177 de 1994, que dice (se subraya lo demandado):

“LEY NÚMERO 177 DE 1994

(Diciembre 28)

Por la cual se modifica la Ley 136 de 1994 y se dictan otras disposiciones.

El Congreso de Colombia,

DECRETA:

ART. 5º—Incompatibilidades. Los numerales 6º, 7º y 8º del artículo 96 de la Ley 136 de 1994, quedarán así:

(...).

7. Inscribirse como candidato a cualquier cargo de elección popular durante el período para el cual fue elegido, y durante el año siguiente al mismo, así medie renuncia previa de su empleo”.

(...).

La frase demandada es exactamente igual a la incluida en el numeral 7º del artículo 96 de la Ley 136 de 1994, que prohibía al alcalde “inscribirse como candidato a cualquier cargo de elección popular durante el período para el cual fue elegido y durante los seis (6) meses siguientes al mismo, así medie renuncia previa de su empleo” (subraya la Corte), aparte normativo que fue declarado inexequible por esta corporación mediante sentencia C-194 del 4 de mayo de 1995(*).

(*) Publicada en J. y D., Nº 283, pág. 800 (N. del D.).

Ahora bien, los motivos que tuvo la Corte para declarar inexequible la frase objeto de acción persisten en el nuevo precepto, pues el cambio introducido, lejos de disminuir o atenuar el rigor de la inhabilidad, lo aumenta, ya que prolonga el término de la misma —que correspondía al período y seis meses más— al establecerla por el tiempo del período adicionado con el año siguiente, en todo caso “así medie renuncia del empleo”.

No existe entonces razón para que la Corte Constitucional aplique a las expresiones impugnadas un criterio diferente al que tuvo en cuenta respecto de la norma modificada.

(...).

Tal como en esa oportunidad lo advirtió la Corte respecto del lapso de seis meses, que en la norma ahora considerada es de un año, durante el cual se prolonga la prohibición a los alcaldes de inscribirse como candidatos a cargos de elección popular, debe entenderse comprendido dentro del término total del período en sentido objetivo, ya que la incompatibilidad, bajo el alcance señalado por la jurisprudencia —simultaneidad—, termina con el desempeño de las funciones. Por ello, se repite que lo razonable es que el año consagrado en la disposición acusada se cuente, en caso de renuncia, a partir de ésta, siempre que falte un término mayor para culminar el período, con lo cual se quiere decir que, si resta menos, la aludida prohibición termina cuando él concluya.

“Es por ello —sostuvo la Corte y lo reitera— que el artículo 181 de la Constitución, al regular las incompatibilidades de los congresistas, las mantiene durante el año siguiente a la aceptación de la renuncia, si el lapso que faltare para el vencimiento del período fuere superior”.

Para la Corte, la voz “período” tiene en la norma objeto de análisis, de conformidad con la Constitución, un alcance subjetivo, lo cual implica que quien renuncie previamente queda incurso en la prohibición de inscribirse como candidato a cualquier cargo de elección popular, pero solamente durante el año siguiente a la aceptación de la renuncia. No tendrá que esperar, entonces, a que finalice el período en sentido objetivo para formalizar nuevas aspiraciones electorales.

Y, desde luego, ese término de un año resulta aplicable tan sólo en la medida en que el tiempo que falte para la finalización del período en sentido objetivo sea superior.

La frase demandada será declarada inexequible.

Decisión

En mérito de lo expuesto, la Sala Plena de la Corte Constitucional, oído el concepto del Procurador General de la Nación y cumplidos los trámites y requisitos que establece el Decreto 2067 de 1991,

RESUELVE:

Declárase INEXEQUIBLE, en el artículo 5º, numeral 7º, de la Ley 177 de 1994, la frase “así medie renuncia previa de su empleo”.

Cópiese, notifíquese, comuníquese, insértese en la Gaceta de la Corte Constitucional, cúmplase y archívese el expediente».

(Sentencia C-494 de septiembre 26 de 1996. Magistrado Ponente: Dr. José Gregorio Hernández Galindo).

________________________________