Sentencia S-80 de septiembre 6 de 1999 

CONSEJO DE ESTADO

SALA PLENA DE LO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

RECURSO EXTRAORDINARIO DE SÚPLICA

LOS TRES CONCEPTOS DE VIOLACIÓN DIRECTA

EXTRACTOS: «El artículo 130 del Código Contencioso Administrativo, según el cual el recurso extraordinario de súplica procedía contra los autos interlocutorios y las sentencias proferidas por las secciones, cuando sin la aprobación de la Sala Plena se acogiera doctrina contraria a la jurisprudencia de la corporación, fue modificado en virtud de la expedición de la Ley 446 de julio 7 de 1998 y sobre la procedencia del recurso extraordinario de súplica ante la jurisdicción se dispuso:

“ART. 194.—Del recurso extraordinario de súplica. El recurso extraordinario de súplica, procede contra las sentencias ejecutoriadas dictadas por cualquiera de las secciones o subsecciones del Consejo de Estado. Es causal del recurso extraordinario de súplica la violación directa de normas sustanciales, ya sea por aplicación indebida, falta de aplicación o interpretación errónea de las mismas. Los miembros de la sección o subsección falladora están excluidos de la decisión, pero podrán ser oídos si la Sala así lo determina.

En el escrito que contenga el recurso se indicará en forma precisa la norma o normas sustanciales infringidas y los motivos de la infracción; y deberá interponerse dentro de los veinte (20) días siguientes al de la ejecutoria de la sentencia impugnada, ante la sección o subsección falladora que lo concederá o rechazará”.

Se prevé así como causal única del recurso extraordinario de súplica en lo contencioso administrativo, la violación directa de normas sustanciales bajo los conceptos de aplicación indebida, falta de aplicación o interpretación errónea, y se establece como requisito esencial para su procedibilidad que “en el escrito que contenga el recurso”, se indique en forma precisa la norma o normas sustanciales supuestamente infringidas por el fallo impugnado y los conceptos o motivos por los cuales se considera configurada la infracción.

Por violación directa entiende la Sala la infracción expresa y manifiesta de la norma sustancial en las tres formas indicadas en la norma legal, o sea cuando debiendo aplicarse el precepto legal al caso controvertido dejó de aplicarse; cuando la norma se aplica sin ser pertinente al caso debatido y cuando siendo la norma pertinente al caso se interpretó equivocadamente y con base en esa interpretación se aplicó al caso.

La interpretación errónea supone que se aplique la norma al caso litigado por lo cual se excluye la aplicación indebida y la falta de aplicación. Por el contrario, la aplicación indebida normalmente va aparejada de la falta de aplicación de otra norma, por lo que para la formulación de los cargos, debe precisarse no sólo la norma sustancial presuntamente infringida por el fallo suplicado, sino además la forma específica a través de la cual se llegó al quebranto de la norma.

De otra parte, las normas sustanciales susceptibles de quebranto por violación directa se entienden aquellas que en relación a una situación fáctica concreta declaran, crean, modifican o extinguen relaciones jurídicas también concretas entre las personas implicadas en una situación dada. De manera que no son susceptibles de originar el recurso extraordinario de súplica contencioso los preceptos legales reguladores de la actividad “in procedendo”, encaminada a definir los medios y procedimientos para hacer efectivos los derechos y concretar las obligaciones.

Precisa igualmente la Sala, que si bien la causal única de súplica contencioso administrativa prevista en la nueva ley, es similar a la primera de casación civil de que trata el numeral 1º del artículo 368 del Código de Procedimiento Civil y primera de casación penal consagrada en el numeral 1º del artículo 220 del Código de Procedimiento Penal, entre aquélla y éstas surge una diferencia sustancial, consistente en que la primera sólo acepta como causal del recurso extraordinario la violación directa de la norma sustancial, en tanto que en las segundas además de la violación directa, se admite la infracción a la norma sustancial por violación indirecta, en consecuencia, y teniendo en cuenta que las causales de este medio de impugnación extraordinario tienen autonomía e individualidad propias, la pertinencia del recurso extraordinario está limitada en cada caso a las circunstancias o motivos previamente definidos por el legislador.

Así las cosas, debe entenderse que si en el contencioso administrativo, existe una única causal de súplica, la violación directa de norma sustancial en las tres formas previstas en la ley, a ella se limita la procedibilidad del recurso.

(...).

Advierte la Sala que la etapa de alegatos es conclusiva y no extensiva del término legal establecido para la interposición y sustentación del recurso extraordinario de súplica, de manera que no puede ser utilizada para sanear las omisiones o deficiencias del recurso.

(...).

Si bien conforme lo previsto en el artículo 85 de la Constitución Política pueden considerarse igualmente susceptibles de quebranto por violación directa los preceptos constitucionales, tratándose de normas generadoras de derechos civiles y garantías sociales, entre ellos el derecho fundamental al debido proceso que consagra el artículo 29 de la misma Carta Política, se entiende que la infracción a tales disposiciones debe ser manifiesta y que normalmente se traduce en el quebranto de otras normas de naturaleza sustancial».

(Sentencia de septiembre 6 de 1999. Expediente S-080. Consejero Ponente: Dr. Daniel Manrique Guzmán).

___________________________