Providencia de marzo 4 de 1992 

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN CIVIL

FALLOS DE TUTELA

LA IMPUGNACIÓN DEBE SER SUSTENTADA

EXTRACTOS: «1. Los recursos consagrados por la ley procesal son, dentro de los medios de defensa en general, formas regladas por el legislador para manifestar los motivos de inconformidad que se tengan frente a una decisión concreta. Por dicho motivo el recurrente debe, salvo excepción desprendida de la misma ley, fundamentar su inconformidad, dentro del plazo u oportunidad que le señale el procedimiento, para que dentro de esos límites se revise lo resuelto. La expresión de los motivos de desacuerdo con la decisión atacada, para que se modifique o revoque, es lo que se conoce bajo el nombre de sustentación del recurso.

Ahora bien, que la impugnación de los fallos de tutela requiere de sustentación es cuestión que se desprende, sin dejar lugar a dudas, del texto del art. 32 del Decreto 2591 de 1991, reglamentario de la acción de tutela, pues éste ordena al juez que conozca de la impugnación hacer un estudio de “el contenido de la misma, cotejándola con el acervo probatorio y con el fallo”, estudio y cotejo que no se pueden efectuar cuando la impugnación carece de sustentación, como ocurre en el caso presente.

2. En sentencia de 30 de agosto de 1984, refiriéndose la Corte concretamente al tema de la sustentación de los recursos (en el caso, el de apelación), luego de señalar que tal exigencia se contiene en la mayoría de los sistemas positivos, dijo:

“ . . . va ella referida (su admisión) a la procedencia formal del medio de impugnación elegido, o sea a los presupuestos necesarios para que sea concedido y admitido el recurso, entre los cuales se enlista el atinente a la presentación de la correspondiente motivación o sustentación escrita, cuando así lo exige la ley . . Si como ya está dicho, la apelación es una faceta del derecho de impugnar, expresión ésta derivada de la voz latina “impugnare”, que significa “combatir, contradecir, refutar”, tiene que aceptarse que el deber de sustentar este recurso consiste precisa y claramente en dar o explicar por escrito la razón o motivo concreto que se ha tenido para interponer el recurso; o sea, para expresar la idea con criterio tautológico, presentar el escrito por el cual, mediante la pertinente crítica jurídica, se acusa la providencia recurrida a fin de hacer ver su contrariedad con el derecho y alcanzar por ende su revocatoria o su modificación”. (Separación de cuerpos de Óscar Alfonso Manzi contra Carmen Elisa Rozo).

3. Se refuerza la necesidad de sustentar la impugnación si se tiene en cuenta que sin ella la Corte se vería abocada a efectuar una simple revisión de su contenido, revisión que corresponde por competencia a la Corte Constitucional, en forma eventual, según lo disponen los artículos 31 y 32 del Decreto 2591 de 1991, en su parte final. Ninguna utilidad tendría y es contraria al principio de la economía procesal una doble revisión de los fallos, si se toma en consideración que la “revisión” en el sentido del Decreto 2591 no es un recurso sino un simple grado de jurisdicción, de la misma naturaleza que la consulta, en materias civil y penal».

(Providencia de marzo 4 de 1992. Magistrado Ponente: Dr. Alberto Ospina Botero).

_________________________________