Sentencia SL10643-2014 de agosto 12 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SL10643-2014

Radicación: 45274

Acta 29

Magistrado Ponente:

Dr. Jorge Mauricio Burgos Ruiz

Bogotá, D.C., doce de agosto de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «VII. Consideraciones

Sea lo primero señalar, como atrás se advirtió, que los diversos problemas de orden técnico que comporta el recurso no permiten su examen, como se explica a continuación:

1. En cuanto al alcance de la impugnación.

Formula el recurrente, en sede de instancia, reclamaciones diversas a las que constituyeron el petitum de la demanda original toda vez que, como se recordará, el actor pretende:

a) Se decrete, la reliquidación de la pensión con sus correspondientes mesadas, incluidos los salarios en especie, establecidos por dictamen pericial, que al efecto se ordene y que dice haber devengado “durante la ejecución del contrato de trabajo, e inclusive, todos y cada uno de los factores salariales correspondientes, y que se condene a la empresa demandada a cancelar los saldos débitos pendientes por dichos reajustes pensionales y mesadas adicionales, con sus respectivos retroactivos; b) Se disponga, igualmente, la reliquidación de las “primas de servicio, prima de navidad, cesantías e intereses..., y de todas las prestaciones legales y convencionales que le correspondan, tomando como base, el dato del salario en especie, que no se incluyeron al momento de liquidar todas y cada una de dichas prestaciones”; c) Se condene a salarios moratorios generados por la no satisfacción oportuna de los derechos reclamados por el actor; y se ordene el pago de las sumas adeudadas por tiempo suplementario.

Ahora, en el recurso de casación, y en sede de instancia, la impugnante pretende, una vez se produzca la revocatoria de la sentencia de primer grado, se ordene “como salario en especie, los suministros de comida recibidos por el trabajador..., por estipulación convencional, por órdenes en restaurantes, como trabajador rural”.

De igual manera no reclamó el demandante, en la petición inicial, se declarara que entre enero de 1991 y junio de 1993, había recibido por concepto de suministro de comida el valor de $ 685.708.

Así mismo surge como una variación al petitum, con el cual convocó a la empresa al proceso, al demandar en esta oportunidad procesal el pago, “por la no cancelación del tiempo suplementario desde el 17 de junio de 1991 hasta el 15 de junio de 1993”, de $ 2.667.661.

Tampoco hizo parte de la demanda inicial la petición para que la empleadora fuera condenada al pago de “$ 222.000 por concepto de 222 auxilios de transporte urbano dejado de cancelar a $ 1.000 diario, en el lapso comprendido entre el 1º de octubre del 1992 hasta el 15 de junio de 1993.

Esta formulación inédita de las pretensiones del actor en casación, respecto a las cuales el adversario judicial en las instancias no tuvo oportunidad de controvertir, no son, por supuesto, de recibo toda vez que ello conduciría a conculcar elementales derechos de defensa y contradicción razón que lleva a desestimar la acusación.

Sin embargo, si se realizare el ejercicio hipotético de ignorar el insuperable defecto técnico anotado y se entendiese, (lo que no puede ocurrir en virtud al carácter extraordinario y rogado del recurso), que la recurrente en instancia pretende la revocatoria de la decisión absolutoria del juez de primer grado para acceder a las súplicas de la demanda; de igual manera los demás errores que se advierten en los cargos impedirían el análisis de fondo reclamado:

2. Formulación del segundo y tercer cargo.

Para sustentar aún más la determinación de no proceder al examen del recurso, baste señalar que ambos cargos carecen de proposición jurídica en su formulación aludiendo simplemente a efectuar la siguiente enunciación con respecto al segundo:

“Violación indirecta por error de hecho por la no apreciación de documentos auténticos”.

Y, con relación al tercero:

“Violación indirecta por error de hecho por la no apreciación de informe pericial”.

Lo anterior sin que en el desarrollo mismo de los cargos se hiciere mención alguna a las normas entendidas como quebrantadas con la decisión impugnada y al concepto de violación que no puede confundirse con las causas que lo determinaron.

Implica la mencionada imperfección clara inobservancia a las reglas que disciplinan el recurso en especial las establecidas en el artículo 90 del CPLSS:

La demanda de casación deberá contener:

1) ...

2) ...

3) ...

4) ...

5. La expresión de los motivos de casación indicando:

a) El precepto legal sustantivo, de orden nacional, que se estime violado, y el concepto de infracción...

3. En relación a otros aspectos atinentes a los cargos.

De otra parte, es preciso señalar que no es prueba hábil para demostrar error fáctico en casación la experticia pericial, como lo reclamara la impugnante puesto que, como se sabe, solo los documentos auténticos, la confesión judicial y la inspección ocular son eficaces a estos efectos, como lo refiere con insistencia esta Sala de la Corte, advirtiendo a la vez que procede su estudio únicamente cuando se acredite yerro a través de pruebas calificadas.

“Pues bien, de acuerdo a la disposición legal en cita (L. 16/69, art. 7º) solo los documentos auténticos, la confesión judicial y la inspección judicial son pruebas susceptibles de generar desacierto fáctico que pueda llevar al quebrantamiento de la sentencia acusada.

Y si bien se ha admitido el examen de medios probatorios distintos no calificados en la casación del trabajo, ello opera una vez establecido el error ostensible, con fundamento en aquellas pruebas hábiles;...” CSJ SL; 10 de febrero de 2005, rad. 21851.

En relación a la falta de apreciación de los documentos de los que se valió el perito para formular su dictamen, estos, al no ser parte de aquellos solicitados como prueba (fl. 4) en el proceso y menos aún, y por tal razón, de los considerados como tales por el a quo (fl. 71); no permiten válidamente el examen que al respecto se pide.

Sin embargo y si se hicieren aparte las consideraciones en torno a la novedad de las pretensiones en la demanda de casación así como a las relativas al dictamen pericial como prueba no calificada en casación y de atender a las propias solicitudes de la impugnante en torno a examinar documentos relativos a la acreditación de valores pagados al trabajador por los señalados conceptos; se establecería que la recurrente soslaya la conclusión probatoria que no permite al ad quem llegar a la inferencia del carácter de salario en especie que se demanda, según la cual “no aparece en las convenciones colectivas que un elemento de esta naturaleza deba tenerse como salario en especie no obstante, según las normas convencionales cierto es que ordena que se le entregue a los trabajadores algunos elementos; empero para probar lo anterior, debió el actor allegar al proceso constancia, no solo de haber recibido lo que las normas convencionales enuncia; presupuesto probatorio que nos sirviese para determinar el recibo de estos, la cuantía y la periodicidad de los mismos”; puesto que solo se limita a indicar que del análisis de los documentos de folios 374 a 494 “puede inferirse, que las órdenes con las que se entregaba la comida, no eran personales, sino que el suministro se entregaba a todos los trabajadores sin excepción, por orden convencional y de acuerdo a la actividad realizada; sin que señale la norma o normas del acuerdo colectivo que el tribunal echa en falta y que le asignaban esta naturaleza a los indicados conceptos.

Finalmente, y continuando con la suposición del análisis de los cargos, debe decirse que la sentencia impugnada, edificada sobre la conclusión fáctica de no encontrar demostradas las pretensiones del actor; no recibiría menoscabo alguno con el ataque propuesto en el cargo primero de vía directa y en el que se acusa al ad quem de no aplicar los artículos 127, 128 y 129 del Código Sustantivo del Trabajo, entre otros.

Baste lo expuesto para desestimar la acusación.

Sin costas ante la ausencia de réplica.

VI. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia proferida por la Sala Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla, el 16 de octubre de 2009, en el proceso que instaurara José Antonio Cobos Amaya, contra la Electrificadora del Atlántico S.A. ESP, Electranta S.A. ESP, en liquidación.

Sin costas ante la ausencia de réplica.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».