Sentencia SL11416-2014 de agosto 27 de 2014

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA 

SALA DE CASACIÓN LABORAL

Rad.: 51904

Magistrado Ponente:

Dr. Gustavo Hernando López Algarra

Acta 30

Bogotá, D.C., veintisiete de agosto de dos mil catorce.

EXTRACTOS: «VIII. Consideraciones

Alega la censura que el tribunal cometió yerro fáctico, al dar por demostrada, sin estarlo, la afiliación del demandante al Sistema de Seguridad Social en pensiones, por cuanto, arguye, las planillas que obran a folio 77 a 96 del cuaderno principal son ilegibles y a partir de ellas no puede establecerse si existió dicha afiliación, la fecha de la misma o si las cotizaciones realizadas se habían efectuado al sistema de salud o de pensiones, además de que la certificación de folio 120 del Instituto de Seguros Sociales constaba que el demandante no había sido afiliado por la entidad demandada en el Sistema de Seguridad Social en pensiones.

Frente a esto, observa la Sala que, efectivamente, el ad quem incurrió en error fáctico, al momento de apreciar las planillas de aportes obrantes a folios 77 a 96 del cuaderno principal, toda vez que, debido a la ilegibilidad de estas, no se logra acreditar con certeza que el demandante haya sido afiliado en pensiones al Instituto de Seguros Sociales y, menos, la fecha a partir de la cual se hizo su inscripción por los riesgos de invalidez, vejez y muerte, puesto que todas las columnas son borrosas y no se logra determinar con meridiana claridad a qué corresponden los datos y valores allí establecidos, de tal modo que no podía el fallador de segunda instancia derivar el hecho de la afiliación del actor de esta prueba documental.

De igual forma, es evidente la falta de apreciación por parte del ad quem de la certificación de folio 120 expedida por el Instituto de Seguros Sociales el 21 de febrero de 2006, en la que este, una vez verificadas las bases de datos correspondientes, informó que el señor José Lisímaco Romero, identificado con C.C. 7.245.761, bajo el empleador Inderena, no había realizado afiliación, ni pagos de aportes en el Sistema de Pensión con el Seguro Social, de tal modo que esta documental, de manera expresa y clara, da cuenta de la no inscripción del actor al Sistema General de Pensiones y fue omitida completamente por el tribunal en la sentencia impugnada.

Vistas así las cosas, los yerros cometidos sobre las pruebas atrás referidas llevaron al juez de segunda instancia a dar por establecida, sin estarlo, la afiliación del actor al Sistema General de Seguridad Social en Pensiones, de donde derivó la improcedencia de la pensión del artículo 133 de la Ley 100 de 1993, cuando, por el contrario, la misma no está probada dentro del juicio, de tal modo que, al cumplir el demandante con las exigencias contenidas en dicha norma de i) tiempo de servicios, ii) despido injustificado del empleador y iii) no afiliación al Sistema General de Pensiones por omisión del empleador, resulta viable el reconocimiento y pago de la pensión sanción a favor del citado.

En consecuencia, el cargo prospera y, por ende, habrá que casarse la sentencia recurrida.

Antes de emitir el correspondiente fallo de instancia y comoquiera que para hacerlo resulta necesario contar con los salarios devengados por el demandante en los últimos 10 años de servicios antes de la terminación injustificada de su relación laboral, es por lo que se oficiará al ministerio demandado a fin de que remita al proceso la certificación de los mismos.

IX. Decisión

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, CASA TOTALMENTE la sentencia dictada el 31 de marzo de 2011 por el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá, dentro del proceso ordinario laboral seguido por José Lisímaco Romero contra la Nación, Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

Sin costas en el recurso extraordinario de casación.

Antes de proferir la sentencia de instancia, ofíciese al ministerio demandado, a fin de que remita al presente juicio certificación en la que consten los salarios devengados por el demandante en los últimos 10 años de servicios.

Cópiese, notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen».