Sentencia SL11855-2017/53568 de agosto 2 de 2017

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN LABORAL

SALA CUARTA DE DESCONGESTIÓN

Magistrada ponente:

Dra. Ana María Muñoz Segura

SL11855-2017

Rad.: 53568

Acta 04

Bogotá, D.C., dos de agosto de dos mil diecisiete.

Extractos «IV. Recurso de Casación.

Interpuesto por Álvaro Blandón Bedoya, concedido por el Tribunal y admitido por la Corte, se procede a resolver.

(…)

IX. Consideraciones.

El censor radicó su inconformidad bajo la presentación de dos cargos, uno por la vía directa y el otro por la indirecta respectivamente, encaminados ambos a demostrar la vulneración de las mismas disposiciones normativas. En tal sentido, procede estar Corporación a pronunciarse sobre los dos cargos dentro las presentes consideraciones.

De igual forma, los dos problemas jurídicos llamados a resolver, a saber: (i) la vigencia del preacuerdo convencional al momento de la terminación del contrato de trabajo de manera unilateral y sin justa causa por parte de la Empresa y; (ii) la viabilidad en el reconocimiento de la pretensión de reintegro solicitada por el demandante, ya han sido resueltos de manera reiterada por esta Sala en providencias CSJ SL, del 20 de junio de 2012, rad. 39744, SL2729-2015 y SL10114-2015, motivo por el cual se entrará a resolver de fondo con base en el precedente judicial ya establecido.

En primer lugar, es de precisar que el acta de preacuerdo convencional dentro del cual se encuentra prevista la figura de estabilidad reforzada para aquellos trabajadores que hayan sido despedidos de manera unilateral y sin justa causa por parte del empleador, no prevé una fecha determinada para extinguir sus plenos efectos. De igual forma, tampoco existe alusión alguna que acredite que la suscripción de la Convención Colectiva de Trabajo 2003-2007 dejará de manera automática sin efectos la integridad de las disposiciones tenidas en el preacuerdo suscitado.

Así pues, ha dicho esta Sala que resulta equivocada la interpretación realizada por el ad quem, al señalar que el acta de preacuerdo se encuentra suplida por la Convención Colectiva. Por el contrario, el mismo carácter de extraconvencional que las partes le han otorgado al acta en mención, permite colegir que ésta debe ser valorada de forma autónoma y con efectos de ley para los contratantes, independientes a los de la Convención. Al respecto, en providencia SL10114-2015 esta Corporación adujo:

Nada se opone a que en el Derecho del Trabajo los trabajadores, bien sea por si mismos o representados por la organización sindical a la cual pertenecen, celebren acuerdos con los empleadores tendientes a regular diversas situaciones laborales y menos aún, tampoco puede haber oposición o ilicitud en cuanto con ellos se superen los mínimos derechos legales o inclusive convencionales. Si el simple acto unilateral de un empleador puede crear derechos para los trabajadores en tanto superen los mínimos legalmente establecidos, con mucha mayor razón ello puede aplicarse a los convenios directos que celebren con sus servidores.

En los anteriores términos, queda claro que el Tribunal obró erróneamente al restarle validez a lo acordado por las partes con respecto a la estabilidad reforzada, pues en ningún momento supeditaron sus efectos a la firma de una nueva Convención. En tal sentido, la Convención Colectiva 2003-2007 no le otorgó una facultad implícita al empleador de terminar la relación laboral de manera arbitraria e injustificada, desconociendo las consecuencias de reintegro acordadas por las partes. Así pues, esta Sala concluye este punto de debate argumentando que:

[…] dicho preacuerdo extraconvencional es lícito o legal, tiene plena validez y resulta de obligatorio cumplimiento para los pactantes, así éstos no le hubieran dado el carácter de convención colectiva de trabajo, el cual para el momento de la terminación del contrato de trabajo del demandante estaba en pleno vigor, aun cuando para esa época ya estuviera firmada la convención con vigencia hasta el 31 de diciembre de 2007, que se insiste no modificó lo concerniente a la consecuencia del reintegro.

No cabe duda que en el sub judice, las pruebas obrantes dentro del proceso no permiten corroborar que efectivamente hubo un reemplazo o una sustitución de disposiciones y efectos entre el acta de preacuerdo extraconvencional y la Convención Colectiva. Por tal motivo, se entiende ambos pueden coexistir sin que su contenido sea excluyente entre sí.

En segundo lugar, en lo atinente a la viabilidad en el reconocimiento de la pretensión de reintegro solicitada por el demandante, la Sala encuentra que el argumento de la liquidación de la Empresa no representa por si solo una circunstancia que imposibilite la reincorporación del señor Blandón Bedoya al cargo que se encontraba desempeñando. Lo anterior, en tanto que no existe dentro del plenaria prueba concluyente que certifique la finalización del respectivo proceso de liquidación.

Con lo cual, se tiene que el juez que resolvió la apelación incurrió en la comisión de yerros de apreciación tanto fácticos como jurídicos, por lo que los cargos presentados por el recurrente están llamados a prosperar y, en consecuencia, se casará la sentencia gravada.

Sin costas en casación dada la prosperidad del recurso.

X. Sentencia de Instancia.

En instancia, toda vez que el acta de acuerdo extra convencional suscrito por las partes no fue derogada y contaba con plenos efectos al momento de la terminación unilateral y sin justa causa del contrato suscrito con el señor Blandón Bedoya, se tiene que el despido efectuado por parte de la Empresa es ineficaz de conformidad con el precepto de estabilidad reforzada contenido en el acuerdo. Así las cosas, se ordena el reintegro pretendido por el demandante en las mismas condiciones de trabajo que se encontraba ejerciendo.

Ahora bien, sobre la base del argumento expuesto por el opositor respecto a la imposibilidad de reintegro, se reitera lo ya manifestado en la parte considerativa que resolvió el recurso de casación, en donde se dispuso que dicha circunstancia no es suficiente para negar la reincorporación del actor, pues no existe prueba de la culminación del proceso de liquidación.

En los anteriores términos, se revoca la sentencia proferida por la Sala Cuarta de Descongestión Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Medellín el 15 de junio de 2011 y, en consecuencia, se declara que procede el reintegro al cargo de “auxiliar administrativo” que venía desempeñando o uno de similar condición, además del reconocimiento y pago de los salarios y prestaciones no percibidos.

A su vez, se autoriza a la Empresa demandada que descuente y compense lo pagado por concepto de indemnización por despido sin justa causa y prestaciones legales definitivas en virtud de la excepción de compensación propuesta dentro del proceso.

En cuanto al pago de aportes al Sistema de Seguridad Social Integral, se ordena a la demandada efectuarlos en debida forma a partir del 29 de abril de 2005.

No habrá lugar al reconocimiento y pago por resarcimiento de perjuicios morales, toda vez que éstos no fueron fundamentados, ni a declarar las excepciones de inexistencia de la obligación y estabilidad absoluta.

Con respecto a la excepción de prescripción, se determina como improcedente, pues la demanda fue interpuesta el 18 de noviembre de 2005, es decir, dentro de los tres (3) años siguientes a la terminación del vínculo laboral del demandante.

Las costas de instancia estarán a cargo de la parte demandada.

XI. Decisión.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, casa la Sentencia proferida el quince (15) de junio de dos mil once (2011) por la Sala Cuarta de Descongestión Laboral del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Medellín, dentro del proceso ordinario laboral promovido por Álvaro Blandón Bedoya contra la Empresa Antioqueña de Energía EADE S.A. E.S.P., en Liquidación.

En sede de instancia, RESUELVE:

1. REVOCAR la Sentencia proferida el veintinueve (29) de octubre de dos mil diez (2010) por el Juzgado Trece Laboral del Circuito de Medellín.

2. CONDENAR a la Empresa Antioqueña de Energía EADE S.A. E.S.P., En Liquidación, a proceder con el reintegro del señor Álvaro Blandón Bedoya al cargo de “auxiliar administrativo” o a otro igual o superior, junto con el pago de todos los salarios y prestaciones dejados de percibir a partir del 29 de abril de 2005.

3. CONDENAR a la Empresa Antioqueña de Energía EADE S.A. E.S.P., en Liquidación al pago de aportes a seguridad social, permitiendo el descuento de los mismos sobre los salarios dejados de percibir el trabajador en el porcentaje que por ley corresponda a partir del 29 de abril de 2005.

4. DECLARAR por probada la excepción de compensación y Autorizar a la Empresa Antioqueña de Energía EADE S.A. E.S.P., en Liquidación a descontar las sumas que le fueron canceladas al señor Álvaro Blandón Bedoya por concepto de indemnización por despido sin justa causa.

5. ABSOLVER a la demandada del reconocimiento y pago por concepto de perjuicios morales.

6. Costas como se dispuso en la parte motiva de esta sentencia.

Notifíquese, publíquese, cúmplase y devuélvase el expediente al tribunal de origen.